Vargas Arizu advierte: "Nos vamos quedar sin gente que trabaje en el campo"

Lo dijo en diálogo con el programa "Tenés que saberlo", que conduce Gabriel Conte, con la participación de Santiago Montiveros, Alejandro Gamero, Julieta Navarro y equipo, por Radio Jornada 91.9.

El empresario bodeguero y olivícola Rodolfo Vargas Arizu, además de dirigente político y partidario de Javier Milei, analizó el triunfo, los desafíos y además, se refirió al rol de las cámaras gremiales empresarias y la situación de la economía, a la luz de las entidades que masivamente la semana pasada "se la jugaron" por Sergio Massa emitiendo comunicados de apoyo y ahora empiezan a saludar a Milei. Además analizó la situación económica y dio un panorama triste por el desbarajuste entre sectores, que lo llevó a señalar que "nos vamos a quedar sin gente que trabaje en el campo".

Lo hizo en diálogo con el programa "Tenés que saberlo", que conduce Gabriel Conte, con la participación de Santiago Montiveros, Alejandro Gamero, Julieta Navarro y equipo, por Radio Jornada 91.9.

Vargas Arizu expresó su decisión de alejarse de estas cámaras debido a la influencia del Estado en sus miembros, creando sesgos y conflictos de intereses. "Fuimos los primeros que apoyamos a Javier Milei", contó. Además agregó que cuando él decidió incurrir en la política "renuncié a todas las cámaras, porque las cámaras tienen dentro de sus miembros gente que está comprometida con el Estado, entonces se sesga la realidad", subrayó. 

Vargas Arizu.

"Lo que hay que explicar es que a la gente compitiendo le va a ir mucho mejor. El que tiene una gran empresa y tiene privilegios, cuando le minen los privilegios a él le va a ir mucho mejor", expresó. 

Dijo que el gobierno de Javier Milei "es bueno para Argentina y para Mendoza". En cuanto a nuestra provincia, el empresario destacó que puede ser bueno debido a que "tenemos mucha libre competencia y relación con el exterior".

En cuanto a un análisis nacional, es decir a nivel país, Rodolfo Vargas Arizu señaló que "Argentina tiene un tremendo potencial" y que "se deben construir un millón de empresas más". 

Las fincas y la industria del vino

Vargas Arizu puso énfasis en lo que la industria vitivinícola mendocina ya sabe hacer, que es producir, industrializar, vender, exportar y competir con miles de otras marcas y altísima calidad en vino.

En este punto, sostuvo que frente a los cambios en el consumo de vino en el mundo y además, los altos costos argentinos en materia logística, las bodegas en Mendoza están replanteándose hacia la "premiunización" que se vive globalmente: menos volumen y más especialización, explicó el concepto.

Recordó que "a principios del siglo pasado se consumían 90 litros anuales de vino por persona en Argentina y ahora hay una infinidad de otras bebidas que compiten con el vino por ganar consumidores".

Pero a la vez, Vargas Arizu advirtió que en el medio de las trabajas para conseguir insumos para la industria, los costos logísticos, las trabas de todo tipo para producir sin pedirle permisos al Estado están ocasionando que "los hijos de los que trabajan la tierra se van al centro y se alejan de la actividad, porque no ven que sus padres hayan podido crecer y mejorar trabajando en la finca". 

¿Por qué seguirían la actividad de sus padres si no les alcanza lo que ganan trabajando en la tierra para vivir?, se preguntó con lógica Vargas Arizu.

Y agregó al desbarajuste de situaciones económicas y políticas, la realidad social: "Todos los días pasa que van a la finca y cuando van a prender el pozo para sacar agua, no anda, porque se han robado los transformadores o los cables". O, agregó, "de repente no tienen más el alambrado", relató como realidad diaria de la ruralidad en Mendoa.


Esta nota habla de:
¿Argentina debe tomar partido activo en el conflicto del Medio Oriente?