A falta de triunfos propios, Carmona festeja los ajenos con mucha épica

El presidente formal del PJ renació (en las redes) para celebrar el triunfo en Bolivia de Luis Arce y se esforzó por mostrarse como parte de ese hecho que le devuelve la institucionalidad al país.

Carmona y Evo, en una foto de archivo. 

El exministro, exdiputado nacional, actual funcionario de Defensa y presidente formal del Partido Justicialista en Mendoza, renació en las redes sociales con el triunfo del partido de Evo Morales en Bolivia. Repitió la épica que esgrimió en el triunfo de la última elección de Hugo Chávez en Caracas, cuando hizo caso omiso a la detención de periodistas argentinos, estando allí, ocupado en el festejo. O cuando concurrió invitado a la convención del Partido Comunista en China.

En su último testeo electoral, Carmona fue aplastado -a pesar de contar con el apoyo de toda la estructura del peronismo- por Martín Sevilla, un joven militante de La Cámpora. Fue cuando apostaron por la intendencia de la Ciudad de Mendoza. Sevilla escaló y hoy es el delegado del PAMI en la provincia y Carmona recibió un cargo de su referente nacional en la "Corriente de la Militancia", el ministro de Defensa, Agustín Rossi.

"Bolivia vuelve a la senda de la democracia de la mano de un gobierno popular. Fuerte señal de América Latina a quienes promueven la desestabilización y el golpismo para imponer el neoliberalismo", tuiteó y arrobó a Luis Arce y David Choquehuanca, los triunfadores en la contienda, por las dudas de que puedan leerlo. 


Esta nota habla de: