De Marchi criticó los vaivenes de Gobierno con Vicentin

Según De Marchi, "esto es improvisación con mayúsculas, esto es pretender avanzar con algo sin saber cuál va a ser el puerto al cual se avanza. Esto no sólo es una pésima señal para el inversor externo, es también para el inversor chiquito, mediano, pequeño. La expropiación, en sí misma ya es una mala señal, sobre todo si todo está cargada de ideología y es selectiva".

La Comisión Bicameral de Trámite Legislativo analizó este lunes el reciente decreto 636/20 que deroga la intervención de Vicentin, dispuesta por un DNU 522 del Poder Ejecutivo en junio pasado.

En este marco el diputado nacional por Mendoza de Juntos por el Cambio y titular del Pro en la provincia, Omar De Marchi, expresó que la Argentina atraviesa una situación económica muy compleja. En este sentido hizo referencia a crédito externo cortado, falta de plan para ahorrar gasto público, y carrera de inversión pública muy fuerte cuya fuente de financiamiento es la emisión y pintar papel. "Prácticamente estamos duplicando el circulante, esto va a venir tarde o temprano en inflación", advirtió.

Para De Marchi "la única manera capaz y eficiente para una reactivación relativamente rápida de las enormes dificultades económicas que estamos atravesamos es la inversión privada. El Estado está quebrado virtualmente y debemos generar el clima para que haya inversión privada de riesgo, para que se produzca una reactivación económica lo más rápida posible".

Sin embargo señaló que el Ejecutivo está actuando al revés. Explicó que las inversiones no van a lugares en donde una de las variables principales es la improvisación. al hacer alusión al decreto que dispone la intervención de Vicentín que luego fue dejado sin efecto con otra norma. Y fue más allá al criticar los dichos del presidente Alberto Fernández, que al fundamentar la marcha atrás con la intervención, en vez de pedir disculpas, apuntó contra el juez del concurso y a que no se pudo avanzar con la medida "por cuestiones ajenas a la decisión del gobierno".

Según De Marchi, "esto es improvisación con mayúsculas, esto es pretender avanzar con algo sin saber cuál va a ser el puerto al cual se avanza. Esto no sólo es una pésima señal para el inversor externo, es también para el inversor chiquito, mediano, pequeño. La expropiación, en sí misma ya es una mala señal, sobre todo si todo está cargada de ideología y es selectiva".

"Si el gobierno no corrige estas idas y vueltas y esta dualidad permanente, nos va costar mucho salir de la situación de extrema crisis a la cual nos están llevando", finalizó De Marchi.

Esta nota habla de:
¿Estás de acuerdo con la prohibición de la Ciudad de fumar en determinados espacios abiertos?