Los vínculos en Argentina de Bannon, el detenido exasesor de Trump

El promotor de las ultraderechas en el mundo tiene su contacto en Argentina. Fue detenido en Nueva York por una causa en la que se lo acusa de recaudar fondos para construir el muro con México y que resultó un fraude.

Hay un boom de las ultraderechas en el mundo que no es casual: ha sido organizado por una mente y billetera poderosa, un articulador que exhibió, primero, su cercanía con Donald Trump pero ya en 2017 hasta él se sacó de encima por considerarlo demasiado extremista. Steve Bannon fue arrestado en Nueva York por una investigación de fraude en su contra, pero nadie le quita lo bailado: haber empujado a cifras increíbles en las elecciones a movimientos de ultraderecha como VOX en España, y a muchos otros para las elecciones europeas.

Trump adoptó un esquema de "úselo y tírelo". Fue Bannon quien escribió su manual de instrucciones para la creación de un nuevo populismo de derecha. Podría adjudicársele un demérito importante: haber instituido todo un andamiaje de credibilidad alrededor de mentiras. Es decir: un defensor de lo que por algunos meses se llamó insistentemente como "posverdad" y sus hijas, las a veces muy creídas por la sociedad "fake News". 

La periodista Martha García Aller señaló en El Independiente de España "uno de los ingredientes de la receta Bannon es el desprecio por la verdad". A él se le atribuye la idea de "los hechos alternativos" como eufemismo para las mentiras de toda la vida. Difundir datos falsos en redes sociales y en discursos sin preocuparse por su veracidad sino por la fuerza emocional que puedan transmitir es también marca de la casa. Todo vale con tal de crear debates sociales de interés partidista. Escandalizar para existir, como podría resumirse.

En Argentina, el contacto de Bannon es Cynthia Hotton, excandidata a vicepresidenta por el Frente NOS que llevó al frente al exmilitar que había sido funcionario macrista Juan José Gómez Centurión. Se trató de un movimiento más conservador que populista, y sobre todo, monotemático: "No al aborto" y nada más sobre el resto de los temas del país.

Hotton, por su parte, fue legisladora nacional por el Pro, se fue luego con alguno de los partidos de Sergio Massa y se unió bajo la consigna antiabortista a NOS, pero considera que ese espacio ya caducó y ahora se muestra junto al liberal José Luis Espert, a la vez que fue mencionada por otros dirigentes que aspiran a generar un gran frente opositor.

Bannon se instaló en su momento en Roma para empujar a sus partidos, The Movement, su usina, tiene sede en Bruselas, Bélgica. Entrevistado por el diario español El País, Bannon sostuvo que su centro "es un motor evangelizador", de la extrema derecha. "Hacemos conferencias, cenas", explicó su accionar. 

El portal Politico.com, definió The Movement como "el primer club para populistas y euroescéopticos". Su socio fundador es Mischaël Modrikamen, un abogado belga fan de Trump que espera que esta plataforma sirva como think tank para ayudar a grupos anti-establishment por toda Europa. Sus fundadores quieren que sea "un Davos del populismo". 

Ahora estará en suspenso mientras resuelve una causa judicial que lo mantiene confinado y lejos de sus amigos en el mundo.

Esta nota habla de:
Este Día del Padre se festeja...