¿Quiénes cosechan en Mendoza los votos de la siembra de Milei?

Javier Milei ha generado una ola a favor de las ideas liberales en todo el país y también en Mendoza. Pero aquí apoya a candidatos de Vamos Mendocinos, con los que los pibes y pibas no parecen identificarse mucho. Aparece la opción de los liberales de toda la vida, pero están en una lista del oficialismo local, Cambia YA. Hay un dilema y se resolverá el día de la elección.

Fin de semana mendocino. Bar de la San Martín Sur, en Godoy Cruz. Toca una banda local y lo hace con sus propios temas. Uno de ellos se llama "Perdóname". El cantante bromea ante la multitud de pibes y pibas con el título de la canción: "¡Perdóname! ¡No hago más fiestas en Olivos!". La sala estalla con la ocurrencia. Ya no hay compasión y si alguno de los millennials presentes tenía en el corazón al gobierno, como lo indicaban las encuestas hasta no hace mucho, esta vez prefirieron disimularlo.

Los más jóvenes votan. Si lo quieren hacer, puede probar aquellos que tengan los 16 cumplidos al día de la elección. En todo el país suman 933.998 adolescentes, según un informe de Unicef. Esto representa un incremento de un 58% de la cantidad de chicos y chicas de 16 y 17 años habilitados en el padrón nacional. Estos jóvenes conforman el 2,9% del total del padrón nacional, que supera los 32 millones de electores inscriptos. En el año 2013, luego de la sanción en noviembre de 2012, de la ley 26.774, la inscripción de jóvenes habilitados para votar fue de 592.334.

Pero así como el kirchnerismo generó una ola de amor a lo estatal en la generación millennial, el economista Javier Milei, entre otros anarcolibertarios, liberales y libertarios ortodoxos, sembraron las ideas contrarias y conquistaron la atención de decenas de miles de jóvenes que ni siquiera tienen edad para votar.

El trio Milei, Espert y Rosales firmaron contrato con el PD local. Pero puede haber más estatismo allí que en cualquier otro partido. 

En síntesis, la prédica sobre el fracaso de la política llegó, esta vez, no para arengar un voto bronca tradicional, sino para insuflar interés en el estudio de la teoría política y de economía. Son multitudes los pibes y pibas que siguen a Milei, su excompañero de rutas Giacomini y a versiones internacionales con matices, como la guatemalteca Gloria Álvarez, en cada una de sus presentaciones, ya sea presenciales, virtuales o por las redes sociales.

Hay una ola liberal en los nuevos votantes. Pero si su enojo se pasa de vueltas, el sesgo anarquista podría llevarlos a no votar o a hacerlo en blanco.

Todo ese movimiento se está dando posiblemente a espaldas de las generaciones que llevan adelante la conducción de las cosas en el mundo de la política y el Gobierno.

En superficie Milei -que es candidato en la Ciudad de Buenos Aires- puede mostrar un show. Pero por debajo, en redes subterráneas, con un metalenguaje y contraseñas que les son comunes solo a quienes lo siguen, la lealtad es infinita.

De allí que valga preguntarse hacia dónde irá el "voto Milei" en Mendoza. Y vale, sobre todo, porque el movimiento va más allá de lo que digan o decidan los dirigentes políticos o de las entidades que en algún momento se mostraron con el economista que ha dado origen a esta generación fuertemente reflexiva en torno a la política y la economía.

Así es que mientras un partido tradicionalmente estatista, con gran parte de su dirigencia viviendo del Estado, como empleados o haciendo negocios con él, como es el Partido Demócrata, se arroga la representación del "mileísmo" en Mendoza. Es más: hay mensajes del mismísimo apoyando a los candidatos del frente que armaron aquí, Vamos Mendocinos.

Pero más allá de esos acuerdos, los pibes y pibas ya aprendieron qué es lo que quieren y no se dejan engañar. ¿Dónde están los candidatos que profesan las ideas liberales y que, además, las practican?

Allí aparece otro fenómeno, el de la lista Cambia YA que orienta aquí un liberal de toda la vida y empresario agroindustrial, Rodolfo Vargas Arizu, que adscribe a nivel nacional a Ricardo López Murphy y aglutina a su alrededor a la mayor cantidad de empresarios y políticos liberales de Mendoza.

El factor restante de analizar es la polarización entre el Frente de Todos y Cambia Mendoza o Juntos por el Cambio. Si bien Milei aborrece a ambos, muchos liberales auténticos sostienen que apoyar a cualquier otra fuerza menor es darle chances al kirchnerismo.

De allí que las dudas prevalezcan y, finalmente, la actitud individual podría ser la que triunfe, aunque los mensajes desde el centro nacional de prédica de Milei avanzan en el sentido de pedirles a sus acólitos mendocinos que respalden a Mechi Llano y Gustavo Gutiérrez. Habrá que ver si la generación rebelde acata o se lo piensa mejor.

Esta nota habla de: