Inédita cirugía pediátrica se realizó en el Hospital Notti de Mendoza

La innovación médica en beneficio de la menor invasión en un paciente pediátrico, tuvo un hito importante. Lo contó el Dr. Jorge Isaguirre en el programa "Tenés que saberlo" por 91.9 Radio Jornada.

Una intervención quirúrgica inédita fue realizada en Mendoza por un equipo encabezado por el Dr. Jorge Isaguirre en el Hospital Pediátrico Humberto Notti. 

El profesional explicó que se intervino a un niño de un año que tenía una malformación congénita en el esófago denominada "atresia ensofáica". La tarea consistió en reconstruir el esófago de tal modo de que pudiera comer por sus propios medios. Hasta entonces, solo podía ser alimentado por una vía de acceso directa al estómago, denominada "gastrostoma".

Isaguirre describió la operación inédita en diálogo con Gabriel Conte y Laura Prudencio en el programa "Tenés que saberlo" por 91.9 Radio Jornada. La tarea del equipo médico, contó Isaguirre, consistió en "reimpermeabilizar el esófago, ya que se había cerrado totalmente y solo tenía una cicatriz". Indicó que hacerlo por los métodos tradicionales, "requería una cirugía muy grande". Por ello, la innovación fue hacer todo el trabajo utilizando endoscopía, trabajo que se hizo en conjunto con el Servicio de Cirugía del Hospital Notti: "Ingresamos por la boca del paciente y además, por el orificio del estómago, con una técnica que recibe un nombre en francés que es rendez-vous y que significa 'cita' o 'encuentro'".

El siguiente paso fue "juntar los dos endoscopios y con precisión milimétrica lograr perforar esa cicatriz, avanzar una guía con control de radioscopía, dilatarlo y así dejar colocado un tutor. En esta primera etapa, el paciente quedó con esa sonda colocada".

Imagen de la operación pediátrica inédita realizada en Mendoza.

Posteriormente, en un segundo tiempo, "se hizo una dilatación como las que habitualmente hacemos y ahora, el paciente ya está comiendo por la boca", explicó Isaguirre.

El profesional puso en valor lo "mínimamente invasivo" de la técnica utilizada, tan poco común que fue la primera vez que se hizo en Mendoza y se está chequeando si también lo fue en todo el país con las características del paciente, además: un niño muy pequeño y dos endoscopios en forma de interface que se terminan encontrando para cumplir la misión y habilitar el esófago.

El resultado es el mismo que si se lo hubiera operado, pero en vez de abrir el abdomen o por vía laparoscópica, se hizo por vía endoluminal, que resultó lo innovador del procedimiento.

Innovadores versus conservadores: se puede hacer más y mejor

"Hay que destacar la visión de los cirujanos pediatras de recurrir a esa otra alternativa, prepararse para trabajar con cirugías diferentes a las habituales y predisponerse a avanzar con ello", destacó Isaguirre en "Tenés que saberlo".

Otro punto de relevancia de lo sucedido es que se rompió otro límite autoimpuesto al utilizar una alternativa no usada hasta ahora en un paciente pediátrico. "En otro momento, frente a este tipo de patologías, de los derivaba a Buenos Aires", confió Isaguirre, lo que ahora vuelve a resaltar las capacidades propias que tiene la oferta sanitaria de Mendoza.

¿Cómo se decidió avanzar? "Programamos el abordaje, y el procedimiento funcionó en una hora porque logramos aceitar cada uno de los pasos que debíamos tomar", relató. "Si uno piensa, muchas veces el tiempo utilizado en este tipo de abordajes (como el aplicado en este caso prototipo) no es importante, debido a que la invasión es mínima", se explayó. "Muchas veces uno puede estar 3, 4 o 5 horas, pero la recuperación del paciente es absolutamente diferente al de cualquier otro, porque al tener una mínima invasión, se recuperan rápido", completó.

Este tipo de acciones, comentó Isaguirre, "ya lo hemos hecho en otro tipo de enfermedades, pero nunca en pacientes pediátricos".

Otros casos emblemáticos de la medicina en Mendoza

Isaguirre indicó otros casos que recientemente se han trabajado en Mendoza y que dan a la sociedad una seguridad de que la medicina está en muchos casos, a la altura de las circunstancias.

Por ejemplo, recordó la aplicación de un método parecido, pero en una cirugía pancreática, en una paciente pediátrica que tenía un tumor, en el que se pudo avanzar con menor riesgo en una persona que ya había sido operada. De tal manera que "se planificó un abordaje combinado mínimamente invasivo, pudiendo llegar a través del intestino al conducto pancreático y resolver el problema. La paciente fue dada de alta en muy buen estado general".

Destacó sobre esto que "lo importante es que se piensa en algo innovador, porque muchos pueden quedarse con la cirugía conservadora sin tener en el chip el cambiar".



Esta nota habla de: