El exsenador que quiere ser juez y reclama por una cortadora de césped

Andrés Da Rold fue senador provincial de manera irregular. Ahora busca un cargo como juez, mientras demanda a un shopping de la construcción por una cortadora de césped.

Gabriela Guilló

Andrés Da Rold, quien fue director de Vías y Medios de Transporte durante el gobierno de Celso Jaque y que luego asumió como senador provincial por el PJ envuelto en polémica, actualmente trabaja como abogado mientras se postula en concursos para el cargo de juez y demanda al Easy por una cortadora de césped.

Guiñazú y Jaque seguirán siendo directores de YPF un año más

Da Rold dejó la actividad política en abril de 2014 cuando se cumplió su mandato como senador del justicialismo tras una polémica con la UCR. En ese momento los radicales aseguraban que las listas colectoras que sumaron votos para los justicialistas (y permitieron que asuma Da Rold) no alcanzaron el 3% mínimo del padrón electoral y por esto debía renunciar y en su lugar asumir un radical.

El caso llegó a la Corte que falló a favor de los radicales, pero los tiempos de la Justicia se dilataron y el senador finalmente logró cumplir su mandato en el 2014.

En 2016 quedó implicado en una denuncia por supuesto enriquecimiento ilícito de Diego Martínez Palau -el director de Transporte en la gestión de Paco Pérez- donde finalmente fue sobreseído.

Ahora, alejado de la política partidaria, Da Rold ejerce su profesión de abogado y se postula a concursos para el cargo de juez en distintas jurisdicciones.

Mientras tanto, se representa a sí mismo en una demanda contra el shopping de la construcción Easy -Cencosud SA- por la compra de una cortadora de césped cuyo motor se fundió. La demanda fue presentada en agosto del 2020 cuando acusó al hipermercado por comprar el artefacto defectuoso.

Da Rold asegura que adquirió la máquina Einhell 1500 W en 2018 a $6 mil y después de un año dejó de funcionar. Si bien el exsenador realizó dos veces la queja en el hipermercado de Godoy Cruz no obtuvo respuesta favorable y hasta le indicaron que el motor se habría fundido por el mal uso de la máquina.

El caso finalmente llegó a la Justicia, donde Da Rold aseguró que desde Easy nunca le contestaron ni le ofrecieron una solución.

El modelo de cortadora de pasto que se le fundió a Da Rold.

Para el Tribunal de Gestión Asociada de Paz, la firma Easy es el home center líder especializado en este tipo de producto además de la construcción y equipamiento para el hogar, por lo que tiene una posición preponderante en el mercado, y no puede exigírsele menos que a un comerciante minorista, por lo que su deber de cuidado y colaboración se amplifica.

En este caso, según el tribunal, infringió el deber de colaboración propio del estándar del "buen proveedor", dilatando y obstaculizando esclarecer la situación patrimonial de la actora; no poniendo a su disposición en forma oportuna el servicio técnico de la cortadora de césped, no ofreciendo satisfacer los derechos del consumidor, sometió a un proceso judicial que ha hecho esperar al consumidor más de tres años y sin poder contar con el producto a ella adquirido, judicializada la situación para obtener y aún pendiente el reintegro que le corresponde por la devolución del producto defectuoso.

Frente a esto, condenaron a la empresa a pagar más de $106 mil pesos más los intereses por el tiempo transcurrido y la devolución de la máquina. La sentencia fue apelada por ambas partes, ya que el hipermercado insiste en su inocencia y Da Rold asegura que hubo daño moral por el hecho y pide $600 de resarcimiento. La causa sigue su curso.

Esta nota habla de:

Tenés que saberlo