Gullé justifica la geolocalización y le responde a Palermo

El Procurador le responde al juez Omar Palermo, quien en un fallo de la Suprema Corte tuvo duras críticas contra el Ministerio Público Fiscal.

Gabriela Guilló

Esta semana, el juez de la Suprema Corte de Mendoza, Omar Palermo, tuvo duros argumentos contra el Ministerio Público en un fallo en el cual autorizaban la geolocalización de personas. El procurador, Alejandro Gullé, le respondió y defendió la labor de los fiscales.

El "conflicto" comenzó esta semana cuando la Suprema Corte de Mendoza, en un fallo dividido, anuló una audiencia en la que habían descartado la geolocalización realizada por los fiscales porque consideraron que no había argumentos que las justificaran y de esta manera se violaba la privacidad de las personas. Con esta nulidad, la investigación contra una supuesta banda dedicada a cometer robos tambaleaba, por lo que desde el MPF apelaron la decisión.

La última palabra, entonces, la tuvo la Suprema Corte de Justicia y si bien le dieron la mano derecha al MPF, fue un fallo dividido, en el cual uno de los jueces que se opusieron fue Omar Palermo.

Extracción de datos telefónicos: interna en la Corte y críticas contra Ministerio Público

Tal como publicó Memo, Palermo sostuvo que "las peticiones fiscales no contaron con la más mínima fundamentación que justificara la realización de la medida probatoria. Las autorizaciones judiciales parecieron salir "a la caza" de cualquier elemento que pudiese hallarse, sin tener la más mínima información probatoria que indicara qué se pretendía encontrar".

Frente a esto, el procurador, Alejandro Gullé, en diálogo con Memo defendió la labor de los fiscales y aseguró que "no vamos a la caza de pruebas, nos basamos en informes policiales y no salimos a la caza con redes, sino que cazamos con carnadas".

Palermo realizó fuertes críticias al MPF.

Asimismo insistió en que "si hablamos que salimos a la caza parece que fuéramos una unidad de exterminio y no es así".

- ¿Considera que la geolocalización de personas viola la intimidad de las personas?

- No, los pedidos que les hacemos a las compañías telefónicas ni siquiera requieren de autorización judicial, porque lo único que hacen es que con las antenas se determina en un radio de 6 kilómetros dónde se encuentra una persona, no en qué casa, ni con qué persona, ni nada. 

Después de eso sí se solicita la autorización judicial para los allanamientos y para abrir los teléfonos. Pero en esta causa el juez Eduardo Martearena hasta anuló ese pedido.

- ¿Por qué cree que los jueces se opusieron entonces a las pruebas solicitadas?

- En este caso creo que se debe a un desconocimiento de los jueces de la tecnología. No se trata de herramientas que invaden la privacidad, porque no nos metemos en el alma de las personas. El MPF investiga y alguna vez hay que ponerse en el lugar de las víctimas y los jueces tienen que morigerar esto, porque sin estas herramientas nunca vamos a descubrir nada.

-¿Qué piensa cuando Palermo habla que el ministerio Público sale a la caza de pruebas?

- No es así. No salimos de caza, nos basamos en informes policiales y salimos a cazar con carnada. Sino estaríamos frente a una unidad de exterminio y no es así. La nuestra es una tarea dura y a veces sentimos que estamos remando en dulce de leche. Sin ir más lejos en esta causa nos tiraros abajo 13 procedimientos.

- Palermo también asegura que el poder del MPF actual es desmesurado

- Es un gran organismo, pero no es un monstruo grande que pisa fuerte, como dice la canción. Hay que tener en claro que somos nosotros quienes recolectamos y probamos los delitos y los jueces son quienes esperan y deciden si está bien lo que hicimos. Está bien que así sea, pero es desmoralizante que te tiren abajo siempre la tarea que hiciste, queremos un mínimo reconocimiento de lo que hacemos. 

-¿Con Palermo lo separan cuestiones ideológicas?

- Palermo es un juez bienintencionado, pero ideológicamente tiene sus reservas y su postura lo llevan a poner mucho hincapié en los imputados. Nosotros somos quienes nos encargamos de las víctimas. De todas maneras, el juez tiene una honestidad ideológica que respeto.


Esta nota habla de:

Tenés que saberlo