Liberación de presos: el Gobierno monopoliza las posturas a favor y en contra

Mientras el presidente Alberto Fernández avaló la liberación de presos hacia sus domicilios, debido a la pandemia, el presidente de la Cámara de Diputados amenazó con juicios políticos a los jueces que lo habiliten. La pandemia como excusa para todo.

Puede que no sea "grieta", sino estrategia: un sector del Gobierno habilita a que miles de personas condenadas por crímenes vayan a seguir con su condena en sus domicilios, aun en cercanías o conviviendo con sus víctimas, y el otro amenaza a los jueces con hacerles juicio político si lo permiten. Abrazan las dos posiciones. Contienen a victimarios que quieren salir del confinamiento penal y a las víctimas, que temen por ello ser revictimizadas.

En Mendoza, consultado durante su conferencia de prensa virtual de ayer, el gobernador Rodolfo Suarez dijo que su gobierno no está pensando en aflojar las condenas y que las cárceles están siendo bien atendidas en medio de la cuarentena. 

De hecho, en una simple comparación de ámbitos de vida y relaciones, quienes trabajan socialmente con los detenidos aseguraron a Memo, en un relevamiento telefónico realizado ayer, que es probable que las personas mayores de 65 y que están detenidas pidan judicialmente ser habilitadas a salir antes, o que como piensan algunos camaristas se apure el final de la condena a quienes les queda un año de prisión efectiva, pero sostienen que nada garantiza que el daño que puedan sufrir o infringir en libertad sea menor afuera que "adentro".

El Derecho indica, además, que todo esto no merece una interpretación seguida de decisión política, sino de una medida jurídica como es el indulto o la conmutación de penas, habida cuenta de que no se ha alterado el orden constitucional, al menos formalmente.

Dicho lo dicho por el gobernador, y luego de que el sábado el Partido Justicialista pidiera por los presos en un documento firmado por su presidente y funcionario del Ministerio de Defensa Guillermo Carmona, hubo una revuelta en el penal de Boulogne sur Mer siguiendo el libreto político de un sector del amplio espectro oficialista nacional.

Por izquierda 

 En el caso paradigmático del territorio bonaerense, en donde el gobernador Axel Kicillof primero les distribuyó celulares y luego alentó la descompresión de cárceles, "la mayoría de los 1.050 presos con prisión domiciliaria se fueron a sus casas sin tobilleras ni consigna policial. Confían en su buena fe -que ya quebraron al caer presos- de que cuando termine la pandemia, solos volverán a la cárcel", según el relevamiento y la opinión que dio sobre el tema el periodista especializado en asuntos tribunalicios Rolando Barbano y que dio anoche en el programa "Solo una vuelta más", por TN junto a Diego Sehinkman.

El presidente Alberto Fernández respaldó las excarcelaciones de detenidos por el riesgo de infecciones de esa enfermedad. Dijo que la cárcel es "un lugar de concentración humana muy riesgoso, donde el contacto y la contaminación pueden llegar con mucha facilidad" y que en los penales "hay gente con factores de riesgo, debilitada".

Explicó que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sugirió a todos los países que integran el Pacto de San José de Costa Rica, entre los que está la Argentina, a buscar alternativas para los presos por cuestiones sanitarias. "Recomienda desde detención domiciliaria hasta libertades restringidas, como pueden ser las pulseras para tener un control", dijo en una entrevista, ayer por la mañana.

Por derecha

Al mismo tiempo en que Fernández hablaba en Radio Con Vos, Sergio Massa lo hacía con La Red. Advirtió desde allí que los jueces que excarcelen presos sin dar vista e intervención a las víctimas "serán sometidos a juicio político". Cuestionó que muchos magistrados actúan de manera "irresponsable" incumpliendo con la Ley de la víctima, ante las recomendaciones de la Justicia de que excarcelen presos que integran la población de riesgo por la covid-19.

Massa aseguró que las penas "son para ser cumplidas" y que son el acto de reparación que el delincuente debe cumplir para subsanar el error que cometió". Indicó que "cuando aparece una situación que viola esto se rompe el principio de acuerdo de convivencia social que tenemos los argentinos". Hoy se reunirá con víctimas y familiares de víctimas de delito para concitar su respaldo.

La gran excusa para todo

Sin embargo, en donde sí hay dinero para regalarles smartphones a los prisioneros para que hagan videochats con sus familiares que no pueden visitarlos, no alcanzan los recursos para ponerles tobilleras. De allí que se duda de que se trate de una "prisión domiciliaria", sino de una simple liberación de presos.

La pandemia servirá, en caso de que violen la confianza, una vez más como excusa, como pagar sobreprecios porque es "urgente" comprar lo que el Estado compra, congelar las relaciones con el Mercosur "porque no sabemos en que mundo futuro nos moveremos", cerrar las fronteras aun para los argentinos que necesitan volver y hasta emitir dinero sin plan económico.

Esta nota habla de:
Más
Situación en las penitenciarias y acceso a la justicia en la Provincia de Mendoza
Guillermo Carmona

Situación en las penitenciarias y acceso a la justicia en la Provincia de Mendoza

El Partido Justicialista de Mendoza emitió un comunicado a raíz de la situación planteada ayer en el penal de mujeres de El Borbollón. El presidente del partido es Guillermo Carmona.