José Valerio: "Soy un disruptivo y siempre hice lo que había que hacer"

El juez de la Suprema Corte fue quien aprobó la resolución para el uso de toga en los juicios por jurados de Mendoza en 2020. Cree que todos deberían pagar impuesto a las Ganancias y considera algunas criticas como planteamientos cargados de emotividad.

Gabriela Guilló

José Valerio cumple 37 años en el Poder Judicial. Es miembro de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza desde 2016 y durante su carrera no ha pasado desapercibido, ni por sus fallos ni por sus opiniones.

Bajó el dólar en Chile, pero el cambio para el mendocino está mejor que el año pasado

Cuando era juez de la Segunda Cámara del Crimen lo señalaron por formar parte del tribunal al que llamaban "la cámara de gas" -junto a Roberto Yanzón y Arlington Uliarte-, también lo acusaron de emitir fallos sin perspectiva de género y de estar en las antípodas ideológicas de Omar Palermo, miembro de la Corte. En las últimas semanas el DNU de Javier Milei plantea la obligatoriedad del uso de toga y martillo en los jueces durante los juicios por jurado, dos puntos en los que Valerio insiste y fue del primero fue pionero.

-¿Por qué considera que los jueces deben usar toga?

-Siempre me pareció importante la formalidad en los juicios y que el imputado sepa quién es el juez que lo juzga. Pero la resolución que se aprobó en 2020 fue a raíz de las audiencias por zoom que se realizaron durante la pandemia y en la cual noté que se estaba relajando la formalidad durante las audiencias y se parecían más a un grupo de amigos que a un debate. Es como si el piloto de Aerolíneas fuera de jogging, su forma de pilotear el avión no va a cambiar, pero sí puede cambiar la confianza y la tranquilidad de los pasajeros durante el vuelo.

- Usted es uno de los únicos jueces que la sigue usando, ¿cree que si promulga el DNU va a ser bien recibido?

-La usé siempre a la toga, y hay muchos jueces que me manifestaron que la usarían pero entiendo que es algo que escapa de lo común y muchos temen a eso, yo soy un disruptivo y siempre he hecho lo que he tenido que hacer. Hay que aprender a escapar a lo que se considera políticamente correcto, tanto en la manera de vestir como en la de expresar lo que se piensa.

-En el caso de la obligatoriedad, ¿deberían conseguirla cada magistrado o el Polo Judicial se las proveería?

-Noo, cada juez debería comprarla. En mi caso, como en Mendoza no hay un lugar que confeccionen togas la mandé a hacer con una de las modistas de Vendimia, le mandé una foto de cómo la quería y la hizo.

Valerio, el único juez de la Corte con toga.

-Milei advirtió que serían años duros, ¿cómo cree que impactará esto en la justicia y en los delitos?

- En el 88 y 89 cuando era fiscal correccional hice un estudio comparativo del impacto de los delitos en momentos de crisis económicas. No hay que ser muy inteligente para saber que aumenta el delito, pero en ese caso lo que debe haber es la contención social y del Estado.

-Pero la idea de Milei es la menor intervención del Estado

-Si, pero una cosa es el aparato del Estado que se conforma debido a ciertas necesidades y luego se desarticule. El problema es que se crea en una emergencia y continúa con ese aparato.

-¿Es optimista o pesimista con las medidas del gobierno nacional?

-Hay que esperar que se tomen las decisiones que se deben para mejorar las condiciones actuales. Pero hay que saber respetar lo que quiere la mayoría, y en este caso la mayoría se pronunció por un candidato.

-Cuando Milei hablaba de casta, ¿como juez se sintió tocado?

-La verdad no sé a quién apuntaba, supongo que a condiciones de privilegio injustificadas, pero yo no me sentí aludido.

-Muchos piensan que el hecho de que los jueces no paguen ganancias es un privilegio

- Siempre pensé lo mismo y hace cinco años propuse que pagáramos ganancias no de acuerdo a la antigüedad sino a los incrementos salariales. Si esto se hubiera implementado, ahora todos los jueces estaríamos pagando.

-¿Qué piensa cuando lo acusan de emitir fallos sin perspectiva de género?

-Sigo pensando lo mismo que siempre. Por el 2000 me decían que integraba la "cámara de gas" (2 Cámara del Crimen) porque siempre condenábamos los abusos sexuales que no solían condenarse. Pero después empezó la nueva perspectiva de género y nos acusaban de no tenerla nosotros. Pero siempre he sido el mismo, el resto de las personas cambió. Lo que creo que hay actualmente son planteamientos cargados de emotividad y un juez puede cometer errores, por eso está Casación y la Corte para recurrir los fallos.

-¿Se siente en las antípoda ideológica con Omar Palermo?

-No, tenemos distinta formación y manera de redactar los fallos pero coincidimos en la mayoría. Habrá seis o siete en los que diferimos, pero no mucho más.

-¿Cuáles son los objetivos y cambios necesarios en la Justicia en 2024?

-La ampliación de los juicios por jurado. Planteé la necesidad que todos los homicidios se realizaran con esta modalidad, pero lo rechazaron. Critican los costos de estos juicios pero es porque no entienden la Reforma Judicial y la realidad me ha dado la razón. En el último tiempo se incrementaron los juicios abreviados, lo que permite descomprimir la justicia. Si en la administración pública es el lema es dejar para mañana lo que se puede hacer hoy, para nosotros es a la inversa. Buscamos la anticipación, es eso permite mejorar las investigaciones, las técnicas.

-¿Existe un modelo de justicia que admire?

-No, jamás he tenido un modelo ideal, porque cada pueblo construye su propia gobernanza. Podemos tomar algunas ideas, pero nada más.

-¿Se considera un juez duro y conservador?

-Lo que pasa es que estamos muy acostumbrados a que nos etiqueten, pero el hábito no hace al monje. Soy conservador porque me traje una mesa de la Corte y una vieja araña a mi oficina, pero el Polo es moderno, del futuro. hay que poner la cabeza en el futuro, pero eso no significa negar el pasado. Me puede gustar más Sarmiento que Rosas, pero no puedo negar su importancia. Hay que valorar el pasado para no repetirlo, pero pensar en el futuro.

-¿El juez está alejado del pueblo?

- En el juicio está en una tarima porque tiene que estar en un nivel superior, pero cuando sale del juicio pisa el mismo suelo que todos, es un ciudadano más, pero como dice Kant debe "actuar de manera tal que tu conducta pueda convertirse en universal", es decir actuar de manera correcta, no políticamente correcta.



Esta nota habla de: