Exportación de vinos: la Corte mendocina deberá resolver una demanda millonaria

El máximo tribunal debe fallar sobre la demanda presentada por C & P SUR S.A. contra Viñas de Millán por el mal estado de botellas de vino que tenían como destino Estados Unidos.

Gabriela Guilló

Una demanda millonaria por la pérdida de miles de botellas de vino de exportación llegó a la Suprema Corte de Justicia de Mendoza. La empresa C&P SUR S.A. demandó a Viñas de Millán por no haber mantenido en condiciones la mercadería y debido a esto perder contratos internacionales.

Los mejores vinos, bodegas, viñedos y enólogos, según Tim Atkin

C&P es una empresa familiar en manos de la familia Pérez Iraola, fundadora de Don Rosendo Wines y enfocado al comercio exterior. En ese momento contrató a Cavas de Millán -de los mismos propietarios que la cadena de supermercados Átomo- para almacenar sus productos.  

Las idas y vueltas judiciales comenzaron en 2021 y tras la sentencia en primera instancia y la apelación, el caso llegó al máximo tribunal que está a días de resolver la situación.

La demanda es por daños y perjuicios por una suma de U$S 85.698 y  $231.289,01, más los intereses correspondientes (en dólares y pesos) que habría sufrido C&P, por los supuestos incumplimientos contractuales e impericias de Cavas de Millán.

En 2021 la empresa presentó la demanda en la cual aseguraba que en diciembre de 2016, C&P encargó a Cavas de Millán S.A. el depósito y guarda de mercadería, consistente en vinos embotellados, insumos en cajas, etiquetas, corchos y cápsulas. En 2017 C&P vendió a la empresa norteamericana "Cabernet Corp" 1.587 cajas de vinos (12 vinos x caja) que tenía guardados en Cavas de Millán.

La entrega se concretaría con dos exportaciones, pero cuando llegaron las primeras cajas, desde la empresa extranjera indicaron que la mercadería no estaba en condiciones, que las cajas estaban húmedas, con olor a moho, y las etiquetas aglobadas. En principio no se cumplía con lo pactado, ni con los estándares mínimos para comercializarse, por lo que quedaba suspendida la compra y no abonarían las cajas enviadas.

Al pedir explicaciones a Cavas del Millán, indicaron que en noviembre del 2017 sufrieron una inundación en las naves del depósito ubicadas en Perdriel, y que por ello habían cambiado la mercadería de lugar llevándolas al depósito ubicado en Sargento Cabral 450 de Luján de Cuyo.

Producto de este problema, la empresa Cabernet Corp, dueña de la marca Don Rodolfo, decidió desistir la compra a C&P y contratar a otro exportador.

Si bien tras el conflicto Viñas de Millán liberó parte de los productos, retuvo 16.275 botellas, de las cuales muchas estaban en avanzado deterioro, y que gran parte ya estaba comercializada.

En primera instancia, la Justicia determinó que Cavas de Millán debía indemnizar a C&P con $7.299.755,64 más los intereses de los 3 años transcurridos en ese momento.

Pero la empresa C&P apeló debido a que la sentencia solo contempló el depósito o guarda de las botellas de vinos envasados, y no los contratos que perdió con la firma internacional.

La apelación fue rechazada y ahora la causa está en la Suprema Corte donde en los próximos diez días deberán pronunciarse.

Esta nota habla de:

Tenés que saberlo