Rigen nuevos cepos a los dólares

La nueva norma de la CNV establece que los bonos AL y GD30 que se adquieran a través del CCL y MEP no podrán vender hasta transcurridos los 15 días de la operación.

La Comisión Nacional de Valores (CNV) adoptó una nueva medida que establece que los títulos AL y GD30 que se adquieran vía contado con liquidación (CCL) o MEP no podrán venderse hasta transcurridos los 15 días de realizada la operación. 

Según la justificación oficial de la medida, este nuevo parking pretende interrumpir las maniobras detectadas la semana que pasada por la cual muchos inversores aprovechaban diferencias entre cotizaciones de activos para sacar una diferencia rápida a partir de un pase de manos de bonos y letras, el famoso rulo.

Desde sus usinas informativas, el Gobierno dijo que aquella maniobra venía dándose en el mercado consistía en la adquisición de dólares vía MEP o CCL a través de la compraventa de bonos operados en el segmento en el que intervenía el BCRA -los bonos AL y GD30, con un valor "subsidiado"), para luego venderlos inmediatamente en otro mercado a un precio mayor.

Para Sebastián Negri, titular de la CNV, esas operaciones de arbitraje implicaban un pase de manos de activos que "distorsionaban el mercado", tal como lo reflejó a través de su cuenta de Twitter.  Dijo estar abocado a "evitar la formación de los llamados rulos, que afectan la demanda y oferta genuina en el mercado de los dólares financieros".

La diferencia con la resolución 907, publicada por la CNV en octubre de 2021, previo a las elecciones de medio término, es que se establecía un parking de 30 días en vez de los actuales 15 días.

"Si compras MEP/CCL con bonos AL o GD, por 15 días no se podrán vender dólares contra otros instrumentos. Pero sí se podrá disponer de los dólares (retirarlos)", explicó el analista Christian Buteler. "No cambia nada la operatoria habitual del 99% de quienes hacen MEP y CCL", aclaró el titular de la CNV.

La mención que realizaron desde el equipo económico al calendario electoral es clave, teniendo en cuenta que las presiones devaluatorias - y por ende su correlato en precios y en la fijación de expectativas - se vienen registrando desde el segmento financiero más que a través del tipo de cambio oficial.

Por eso el ministro Sergio Massa tomó la decisión de hacerse de la cartera de bonos en poder de las diferentes dependencias públicas y el FGS para jugar en el mercado y tratar de contener las cotizaciones implícitas del CCL y el MEP.

A su vez, el Gobierno empezó a defender posiciones fijas de las cotizaciones en pesos para frenar la corrida de fines de abril. "La operatoria implicaba comprar los bonos que se desprendían en el mercado para dolarizar, aplicando dólares contantes y sonantes para ellos. Tal fue la presión que se corrió sobre la plaza, que al cierre de la semana pasada el MEP aumentó un 6% en un solo día, quedando casi acoplado con el dólar blue", explicaron desde la consultora Sarandí.

"Desde abril el Gobierno dispuso cambios regulatorios en el mercado de bonos, reduciendo el parking de los Bonares para migrar la operatoria de dolarización a ese instrumento del cual tiene mayores tenencias en cartera. En las rondas con mayor intensidad ya se operan aproximadamente 150 millones de nominales, que exigen un esfuerzo diario de entre 50 y 60 millones de dólares para el BCRA y el FGS. Con nuestras estimaciones, ya se aplicaron 1950 millones de dólares en lo que va de 2023" , puede leerse en el último informe de la consultora Sarandí.

En función del calendario electoral, que recién ahora está tomando temperatura, la consultora que dirige Sergio Chouza estima que el Banco Central deberá destinar hasta fin de año "un piso de 5500 millones para suavizar las subas del dólar MEP y del CCL".

La Comisión Nacional de Valores adoptó recientemente medidas contra los que operaban con cauciones. Se les empezó a requerir a los Agentes de Liquidación y Compensación (ALyCs) que no den curso ni liquiden operaciones de venta de valores negociables con liquidación en moneda extranjera a clientes que tuvieran posiciones tomadoras en cauciones y/o pases, cualquiera sea la moneda de liquidación.

La caución bursátil es una operación financiera por la cual un inversor toma prestado o coloca fondos en el mercado y la misma es garantizada con valores negociables.

"Se buscó evitar la utilización de cauciones para financiar la compra de títulos públicos para luego ser liquidados en moneda extranjera, como se observó durante las últimas ruedas", habían explicado desde la CNV.

Esta nota habla de:
¿Argentina debe tomar partido activo en el conflicto del Medio Oriente?