En Chile analizan el efecto de las manos extranjeras en el precio del dólar

Inversionistas extranjeros habrían sido claves para que el valor de la divisa norteamericana rozara los $1.000.

A fines de febrero, el dólar llegó en Chile hasta un máximo de $987, lo que encendió las alarmas del vecino país, dada la posibilidad de que sobrepasara la barrera de los $1.000. 

Chile: el dólar tuvo su mayor alza diaria en ocho meses

Aquello no ocurrió y la divisa norteamericana, de hecho, bajó hasta los $938, aunque luego subió $30.

Sin embargo, en los análisis quedó instalada una tesis de una sobrerreacción fuera de fundamentos asociada a posiciones especulativas de inversionistas extranjeros. 

De acuerdo a lo que señala Emol, el precio al que llegó el rebelde billete verde hace unas semanas no respondía solamente a factores económicos como el cobre o el diferencial de tasas de interés entre Chile y EEUU, sino que a inversionistas no residentes que habrían aprovechado un contexto de volúmenes bajos para generar ganancias de corto plazo, llevando al dólar cada vez más arriba. 

Señalan que esta "mano invisible" habría operado con meras intenciones de generar ganancias, comprando dólares para hacerlos más escasos en el mercado y con eso, aumentar su precio y luego vender. 

"Sorprende que suceda una y otra vez: en 2022, 2023 y ahora en 2024. Los brokers externos tienen absolutamente mapeado al Banco Central y van a llevar al dólar hasta donde le duela", dijo en febrero a El Mercurio Eduardo Orpis, estratega de divisas en Gemines Consultores. 

Luego de que se conociera el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de febrero, que redujo las expectativas del mercado de recortes de la Tasa de Política Monetaria (TPM), los extranjeros vendieron US$800 millones (en forwards) en un solo día, indicó Francisco Matthews, socio de NetGo, a El Mercurio. "Los no residentes operan con mano firme en el peso chileno", sostuvo al respecto. 

Así, según algunas advertencias, los inversionistas no residentes habrían comenzado a deshacerse de sus posiciones en contra del peso chileno, debido a la posibilidad de que se reduzca el ritmo de recortes de la TPM por parte del Banco Central. 

"Esta mejora en el sentimiento hacia la divisa chilena se debe al reciente repunte de la inflación, que podría obligar al Banco Central a adoptar una actitud más prudente en cuanto a los recortes de tasas". 

Aunque no todos creen que las posiciones de inversores no residentes se retirarán. "No es un cambio de tendencia: las posiciones extranjeras siguen reaccionando fuertemente a cualquier noticia que pueda mover las tasas de interés en Chile y EE.UU., como ha sido la tónica desde mitad de 2023, cuando el Banco Central comenzó a bajar las tasas", señaló Arturo Claro, economista de Econsult, también al medio citado. 

Esta nota habla de: