Miss Buenos Aires a los 60: ¿vale como reivindicación de la vejez?

La elección de Alejandra Rodríguez como representante porteña en el famoso certamen despertó una polémica sobre si realmente su participación reivindica a las personas mayores frente a las miradas negativas sobre la vejez

Al margen de la discusión sobre la maleficencia de los concursos de belleza como la elección de Miss Universo bajo el paragua feminista, y dejando de lado cualquier tipo de cuestionamiento hacia el derecho personalísimo de participar en ellos, el debate alrededor de Alejandra Rodríguez, abogada, periodista, de 60 años, quien se convirtió en la primera mujer de esa edad en representar a Buenos Aires en el famoso certamen, muestra varias cuestiones relacionadas a la vejez, o mejor dicho, a la "nueva" vejez en contraposición a las miradas antiguas sobre esta etapa de la vida.

Las redes sociales, y luego los medios, se llenaron de comentarios a favor y en contra- no de ella, sino de los motivos que la llevaron a superar a chicas de 20 años. Por lo tanto, la conversación pública fue sobre si lo que parecía inclusivo, en realidad lo era, ya que por primera vez se excluyó de los requisitos el tope de edad. Pero, al final la ganadora de las 6 décadas cumple con el estereotipo de las reinas de belleza: blanca, flaca, de ojos claros, sonrisa impecable y una personalidad acorde.Justo por eso se generó la polémica. ¿ Por qué nos sorprende su edad? ¿Quién puede llegar a viejo así? ¿Esa es la buena vejez? ¿Cómo hizo, o hace para verse así?

Y se desató un mar de opiniones contradictorias, incluso entre quienes estudian desde hace años el progresivo cambio de la población +60, sus costumbres de consumo, de su vida post-jubilación, su sexualidad, su economía, su salud, etc.

Ricardo Iacub, doctor en psicología, especializado en adultos mayores, consideró que "en principio me parece importante que la edad no sea un elemento que condicione negativamente a una elección de la reina de la belleza, que una persona de la edad que tiene esta mujer pueda llegar a este espacio, me parece promisorio en muchos sentidos porque es como salir de los esquemas fijos de que la belleza solamente puede estar en personas jóvenes. Eso por un lado, por otro, que hayan tenido la osadía quienes la eligieron sabiendo la edad que tenía, 60 años, me parece que también fue una muestra de época en el sentido de romper un poco con los esquemas más habituales.

Por otro lado, no es que estemos rompiendo con los criterios de belleza, sino ampliando un poco lo que es elegible. Lamentablemente nuestros criterios de belleza siguen respondiendo a modelos de juventud porque todavía no tenemos un criterio claro de una belleza que no parezca joven".

Por otra parte, señaló, "cuántas mujeres de 60 van a poder estar como ella.Si nosotros no podemos generar criterios más inclusivos, por ejemplo, esto no solo pasa con mujeres grandes, sino también con mujeres de pueblos originarios. En términos generales no suelen estar en estos espacios porque no son consideradas bellas, con lo cual, lo que vemos, es que los modelos estéticos terminan generando limitaciones muy estrictas a quienes sí pueden y quienes no pueden. El desafío político es poder encontrar una estética de la diversidad que integre más y que deje menos gente afuera".

Miss Buenos Aires, a sus 60 años

Miss Buenos Aires, a sus 60 años

Flora Proverbio consultora y divulgadora de temas de longevidad, edadismo, etc, escribió en sus redes, algo que también fue debatido en su propia comunidad de seguidores. "Por un lado, que haya ganado muestra un gran cambio cultural y resquebrajamiento de prejuicios edadistas. No ser joven y bella ya no son antagónicos. Pero miro su imagen y veo todas las manifestaciones del paso del tiempo en su cuerpo y su cara borradas, no hay canas, no hay arrugas,etc. En absoluto es un juicio de valor sobre el hecho de presentarse a un concurso de belleza ni tampoco sobre los tratamientos estéticos, cada una haga lo que le haga sentir mejor. Pero no puedo evitar preguntarme si en realidad la idea de belleza es menos edadista, porque parecería ser que para ser bella ya no es condición sine qua non ser joven, pero si parecerlo"

A su vez, Sol Rodriguez Maiztegui, gerontologa, fumadora del Club de la Porota, consideró que "nadie puede decir qué está mal, qué está bien, si lo concebimos como algo raro o extraño es porque de alguna manera asociamos la imposibilidad de ser linda a los 60, a los 70, a los 80 como que siempre hemos asociado a la belleza con la juventud y luego a medida que vamos a envejeciendo, pareciera que la belleza va desapareciendo, no? Entonces lo que sorprende para todo el mundo es la edad, pero actualmente estamos hackeando nuestras ideas y representaciones, nos estamos interpelando, estamos empezado a cambiar "la vista del punto" como dice el neurocientífico Estanislao Barra que a mí me gusta mucho, cambiar el modo de ver".

El contexto de este mini-debate es un mundo con población cada vez más envejecida, que aún no encuentra ni siquiera como nombrar el hecho de vivir más años gracias a los avances de la ciencia (cuarta edad,viejenials, plateados, etc), y la cada vez más certera perspectiva, de que como resultado de una buena alimentación, buenos vínculos sociales y familiares, ejercicio diario, sostenimiento de un proyecto de vida fuera de la dedicación laboral, la posibilidad de ser saludables de forma integral es concreta. Esto implica también otro aspecto, el crecimiento de la población centenaria que por ahora solo se cuenta en las zonas azules del mundo.

Esta nota habla de:
¿Cómo son tus expectativas económicas para el segundo semestre?