Homologación y cepo: la tormenta perfecta para que los argentinos no vayan a Chile

Los diferentes actores del sector turístico en Chile lamentaron la aplicación del cepo a los viajes al exterior, lo que se sumó a la pérdida de interés de los viajeros por la cantidad de requisitos que se piden en el vecino país. Creen que las pérdidas pueden llegar a los US$1.200 millones.

El flujo de turistas argentinos que viaja a Chile es fundamental para la industria del turismo en el vecino país y la noticia del cepo a los viajes al exterior cayó como balde de agua fría en un momento que ya consideran muy complejo.

Después de la pandemia, el cierre de fronteras, la lenta apertura y la cantidad de requisitos que se piden para entrar al vecino país, especialmente la homologación de vacunas, parecían ser la peor combinación que podrían tener los empresarios turísticos chilenos. Sin embargo, la prohibición de pago en cuotas de paquetes turísticos, pasajes o alojamientos en el exterior, vino a completar la "tormenta perfecta" para un pésimo momento.

Helen Kouyoumdjian, vicepresidenta ejecutiva de la Federación de Empresas de Turismo de Chile (Fedetur), criticó la medida del BCRA y señalló: "Esperamos que se tome conciencia y que esta medida sea revertida lo más pronto posible".

"Esta medida anunciada el día de ayer por el Banco Central de Argentina nos parece sumamente complicada, tanto para la industria emisiva argentina que lo ha pasado tan mal, como para la posibilidad de la llegada de turistas argentinos al país", dijo en declaraciones a Hosteltur.

Con esta resolución, que encarece aún más los viajes al exterior para los consumidores argentinos, los destinos como Chile ven alejarse la posibilidad de recuperar una parte del turismo extranjero este verano. 

El mercado argentino es el emisivo más fuerte para Chile y había esperanza de una recuperación, a pesar de las restricciones. "La compra de pasajes y paquetes turísticos se reduce sin la posibilidad de hacerlo con cuotas sin interés", dijo Kouyoumdjian, porque considera que "es una medida que le pone otra cortapisa más a la posibilidad de la recuperación del turismo argentino".

En tanto, Claudio Jofré, empresario gastronómico de Viña del Mar, dijo a TVN que se ve complicada la presencia de turistas argentinos en las costas chilenas porque la situación económica no es la mejor.

Por su parte, Ricardo Margulis, presidente de Fedetur, dijo que la medida del BCRA constituye un problema para el sector porque están ad portas de empezar la temporada alta y los turistas argentinos siempre han sido una fuente importante de ingreso de divisas para el turismo chileno.

Homologación de vacunas

Antes del anuncio del BCRA la principal preocupación que existía en el vecino país era que se bajen los requisitos para el ingreso de turistas y, principalmente, que se apure el trámite para homologar vacunas (Chile es el único país que lo pide) porque demora demasiado tiempo y hace caer la cantidad de reservas.

Cifras de Fedetur, prevén que este año la temporada alta genere un ingreso de divisas por US$ 100 millones, prácticamente el doble del ejercicio anterior, pero lejos de los US$ 1.300 millones de un año normal.

Según el gobierno chileno el promedio de demora en el trámite para homologar las vacunas es de 16 días, pero en el sector aseguran que es más lento. Hasta el 15 de noviembre habían 213.000 solicitudes, de ellas, más de 140 mil de no residentes, y 71.000 de chilenos residentes en el exterior.


Esta nota habla de: