Las razones por las que el túnel Las Leñas puede superar a Cristo Redentor y Agua Negra

En medio de la visita de Alberto Fernández a Chile se volvió a mencionar el túnel que podría construirse en el sur provincial. En qué etapa se encuentra, cuál será el momento clave del proceso y cómo pueden cambiar el movimiento entre ambos países.

Durante la visita de Alberto Fernández a Chile, a pesar de la ausencia del gobernador Rodolfo Suarez, se volvió a hablar de la conectividad entre Mendoza y el vecino país. En medio de las conversaciones se manifestó la posibilidad de que el Ente Binacional para el Proyecto Túnel Las Leñas (Ebileñas) se reúna en el primer semestre de este año.

No se trata de una reunión más, porque es un proyecto que -de resultar factible- puede llegar a ser una mejor alternativa que el Sistema Cristo Redentor y Agua Negra, en San Juan.

Factibilidad de la obra

Ya se hizo el estudio de prefactibilidad y se avanza en la segunda de seis etapas del de factibilidad, el cual está a cargo y es financiado por Chile. A priori, aún faltando algunos pasos cruciales, el túnel tiene factores que lo hacen superador frente Cristo Redentor y Agua Negra en cuestiones como el tiempo, los períodos de operación y las rutas de acceso.

Según explicó a Memo el inspector fiscal del estudio, el geólogo chileno Yarhel Jeréz, lo que se está haciendo hoy es el análisis del "macizo rocoso" y del polígono en el que se está analizando instalar el emplazamiento.

El paso Las Leñas podría llevar a que San Rafael crezca hasta tener medio millón de habitantes

Se analizaron varios corredores tentativos, se seleccionaron algunos alternativas adecuadas y finalmente se eligió un corredor cuyo portal del lado argentino estaría a 75 kilómetros de El Sosneado y saldría del lado chileno en el río Cortaderal, en la localidad de Coya, a 55 kilómetros de la ciudad de Rancagua.

 

Se estima, según dijo Jeréz, que en octubre estará terminado el estudio de factibilidad y allí se entraría en una parte fundamental del proceso. Los estudios de ingeniería básica y de geología profunda. Hasta ahora se hicieron sondajes en la cordillera de unos 100 metros del lado chileno y de 300 del argentino, pero en la geología profunda los sondajes deberían llegar hasta los 2.000 metros.

 De acuerdo a lo que explicó el profesional trasandino, allí se podrá conocer qué nivel de dificultades puede tener la obra y el trazado que se seleccionó. De allí saldrán datos claves para definir con qué sistema se podría construir y cuánto podría costar.

Jérez explicó que sólo el 11% del túnel se ubicará a 1.400 metros desde el punto más alto de la cordillera y el 89% restante a menos de mil metros en los 10.6 kilómetros de recorrido que se proyectan.

Menos demoras y más tiempo de funcionamiento

Lo que hace especialmente importante el trabajo que se está haciendo en la cordillera, es la alternativa que puede llegar a representar el túnel y cómo puede cambiar la situación de conectividad y el transporte de cargas entre ambos países.

Una agenda pluralista entre Mendoza y Chile

El primer factor que favorece a Las Leñas es la cota a la cual se encontraría el portal del túnel. Se calcula que estaría a 2.450 metros de altura, por debajo de Cristo Redentor y Agua Negra, ambos por encima de los 3.000 metros. En ese sentido, implica un menor impacto de las condiciones climáticas en su funcionamiento, aunque Yarhel Jeréz explicó que no se puede asegurar en un cien por ciento que sea nulo.

El ministro de Infraestructura, Mario Isgró, supervisó esta semana el aporte de Mendoza a los trabajos geológicos en la zona.

En cuanto a las cotas de nieve tiene muchas mejores condiciones que Cristo Redentor y las rutas de acceso no serán tan complejas, porque no tendría caracoles u otros recorridos similares. Se calcula, preliminarmente, que los vehículos podrían circular entre 60 y 80 kilómetros por hora en zonas sin caminos tan sinuosos. Ese factor, también hace que en el caso de que se registren nevadas, el despeje de la ruta sea mucho más rápido.

El tiempo será otro punto a favor. De acuerdo a los datos del inspector fiscal, los estudios indican que el recorrido entre Buenos Aires y el puerto de San Antonio en Chile, a través de Las Leñas demoraría una hora y media menos que por Cristo Redentor. Eso sin mencionar que por la cota de nieve no se registraría la cantidad de cierres que existen hoy y que hacen que se acumulen cientos o miles de camiones en algunos períodos del año.

¿Y de cuánto tiempo estamos hablando?

Si para octubre está listo el Estudio de Factibilidad, luego vendría la geología profunda, pero los plazos de esa etapa se definirán en base a la propuesta que debe entregar el consultor a cargo de los trabajos actuales y del financiamiento.

Según explicó Jeréz, los sondajes que son parte del análisis geológico sólo se pueden realizar en verano y, seguramente, tomarán varios veranos para realizarse en caso de tener financiamiento en el corto o mediano plazo.

Por eso, para conocer los resultados estamos hablando de varios años, a lo que después se suma la construcción en sí, que no demora menos de seis o siete años, dependiendo siempre del financiamiento y de la coordinación de ambos países. De esta manera, pensar en el túnel Las Leñas operativo es pensar en más de una década por lo menos. Aunque parece un plazo largo, para este tipo de obras es un tiempo acorde a la magnitud de la obra.

Sin embargo, de seguir resultando positivos los estudios que se están realizando, sería una alternativa con beneficios que deberían llevar a mantener el proceso en avance y sin detenciones, como las que están sufriendo hoy los vecinos sanjuaninos con Agua Negra y que movilizaron a sus autoridades durante la visita del presidente al vecino país.

Aunque faltan pasos claves, el túnel Las Leñas se levanta como una obra fundamental para la conectividad entre Argentina y Chile.

Esta nota habla de:
Más de Economía