Néstor Nardella, de los dos lados del escenario (y también detrás de escena)

El multifacético productor Néstor Nardella le puso su nombre a su trabajo y, de tal manera, no puede despegar una cosa de la otra. Aquí responde a las preguntas que permiten trazar un perfil de quién este mendocino con 35 años de trayectoria en una cadena de negocios que tienen que ver entre sí y que conforman un círculo virtuoso.

Equipo Memo

Es el mendocino que puede estar arriba del escenario, aplaudido, o abajo, aplaudiendo. Y en ambos sitios cabe de igual manera. Es aquel que puede responder a las preguntas. O hacerlas. Néstor Nardella es multifacético y su personalidad es uno de los capitales principales, más allá de que insista en adjudicarle su permanencia a la formación adquirida.


Alejandro Chocrón: "Vas al exterior y Mendoza tiene mejor imagen que el país"

Es licenciado en Marketing, licenciado en Administración de Empresas, se posgraduó en Dirección Estratégica, Diplomado en Estilos y Estrategias del Management Moderno de Harvard University (EEUU), y obtuvo una diplomatura en  Dirección de Organizaciones Sin Fines de Lucro de The Peter Drucker Foundation (EEUU). Fue becario de Rotary International en Inglaterra. 

Pero fundamentalmente, desde hace más de 35 años, es director general de Néstor Nardella Producciones, una de las empresas de organización de eventos y espectáculos más importantes del interior del país. Además su actividad como docente universitario, speaker de Marketing, consultor y asesor de Empresas, lo ha impulsado también a ser jefe comercial de la revista Punto a Punto de Mendoza.

Le puso su nombre a su trabajo y, de tal manera, le toca responder a cuerpo completo:

- Acredita una trayectoria variada, siempre dependiente de la mirada de la gente, ya sea como productor de espectáculos, experto en márketing, comunicador y hasta como protagonista de un stand up, entre otras cosas. ¿De dónde surge esa necesidad de validarse con el aplauso, permanentemente?

- Surge de la veta histriónica que está en mis genes desde mi llegada a este mundo, sumado al amor, valores y educación que me dieron mis padres. Ambos me hicieron crecer en un ambiente lleno de música y arte, alentándome a encarar siempre desafíos que causaran buenos efectos en la gente y me dieran, al mismo tiempo, satisfacción personal por dejar huellas lindas en la vida. El aplauso es un verdadero acto de amor de la gente hacia las buenas acciones que uno hace. Como se dice desde siempre, "el aplauso es la verdadera paga de los artistas". Al mismo tiempo, cuando no existe el aplauso, te da la posibilidad de mejorar, de revisar qué se puede cambiar y así causar efectos positivos en la sociedad. En mi caso personal me pone muy feliz el tema de los aplausos no por la validación en sí, sino más bien por saber que hago cosas que le hacen bien a las personas.

 - Entre sus múltiples contactos famosos a lo largo de la carrera, ¿de quién cree haber obtenido más herramientas con quién fue más empático o -al revés- en quiénes cree haber dejado huella?

No sé si yo habré dejado huella en algún famoso. Quizás sí. Lo que sí puedo decir es que el haber entrado en la historia del rock nacional por haberle hecho a mis 18 años la última entrevista a Luca Prodan, el cantante de Sumo, y mi amistad con Luis Alberto Spinetta me marcaron para toda la vida. 

Alejandra Muscolini, creativa: Exportar contenidos porque son buenos y no por tener mano de obra "barata"

- ¿Cómo ve en la actualidad la proyección económica de Mendoza como sede de grandes shows, eventos o espectáculos? ¿El público es más "fácil" que antes? ¿Hay para todos los gustos o hay que insistir mucho para que los mendocinos se sumen y aguardar la llegada de gente de otros lugares?

- Actualmente la proyección económica de Mendoza, como sede de grandes shows, está creciendo a pasos agigantados. No es que el público ahora sea más "fácil" que antes; lo que está pasando es que ahora el público en general tiene acceso a más y mejor información, y al instante, por eso la sociedad mendocina se inclina cada vez más a consumir grandes espectáculos. Yo creo que en un par de años más, vamos a estar al mismo nivel que Córdoba, respecto de la presentación de shows grandes en el interior del país. 

Obviamente que, como la vida misma, hay para todos los gustos. Pero insisto, los que estamos en esta profesión ya no tenemos que insistir tanto para que los mendocinos se sumen a la llegada de grandes propuestas artísticas. Además, el público de Mendoza es muy buen público. Dicen que es "difícil", pero yo creo que no es así, el mendocino es un público muy inteligente y exigente, y eso es muy bueno para que lleguen artistas de todos lados. 

- ¿A qué actividades cree que debería dársele más importancia desde instancias estatales o de promoción?

No me cabe ninguna duda que se deben reforzar las políticas de estado que apoyen la actividad artística y cultural en general, no sólo para los artistas que vienen del exterior o de Buenos Aires, sino también para los artistas de Mendoza que son excelentes y que en la autogestión cultural, se les hace muy difícil trabajar sin el apoyo estatal. El Estado tiene que invertir mucho más en cultura. 

Jorge Nelson Ripa, un "caballero de la buena mesa" y pionero del comercio exterior

- ¿Cómo ve a Mendoza hoy y con qué Mendoza sueña?

- Veo a Mendoza como una de las provincias más lindas de la Argentina. Con lugares maravillosos para visitar, paisajes de ensueño, clima ideal y una agenda de actividades impresionantemente variada, en la que cada vez hay más desarrollo y crecimiento en cuestión de turismo, vinos, gastronomía, convenciones, eventos deportivos y espectáculos. Realmente tenemos la infraestructura y los servicios suficientes para que la provincia no sólo pueda ser disfrutada por los mendocinos, sino también para que vengan personas de todo el mundo. Y sueño con una Mendoza cada vez más posicionada en la mente de los consumidores locales, nacionales e internacionales, como una gran ciudad de esas que la gente diga "quiero estar allí".

Esta nota habla de:
¿En dónde hacés rendir tu plata?

Tenés que saberlo