Duro diagnóstico: ni el vino ni el turismo traerán los recursos para enfrentar la crisis hídrica

Hace algunas semanas Memo destacó las palabras del empresario Sebastián Halpern en torno a la crisis del agua en Mendoza y apuntó a la minería como una vía de solución. Ahora hizo un duro diagnóstico respecto a la situación del recurso.

En medio de la crisis hídrica que llegó al nivel de sequía extrema en muchos cauces de Mendoza, se siguen analizando soluciones y se avanza en medidas como la gestión sobre la demanda que impulsa el Departamento General de Irrigación para intentar mejorar el rendimiento. Sin embargo, el diagnóstico es lapidario, la única forma de enfrentar lo que se viene es avanzar en el riego tecnificando con un plan para los próximos 30 años.

En ese sentido, el empresario Sebastián Halpern, con más de 20 años de experiencia en sistema para el uso de agua, de riego y con amplio conocimiento sobre el recurso hídrico local, destacó que pensar en medidas a corto plazo es hablar de un plan a 20 o 30 años, porque el tiempo pasa muy rápido.

Hace algunas semanas Memo destacó las palabras de Halpern en el aniversario de su empresa, cuando destacó la necesidad de avanzar con la minería para conseguir los recursos que se necesitan para tener un mejor aprovechamiento del agua.

Este sábado reiteró esa posición, pero puso sobre la mesa los duros números que muestran que hay que tomar medidas urgentes.

Halpern, el empresario que propone minería para tener mejor administración del ambiente

En conversación con Radio Nihuil, dijo que el riego tecnificado no llega al 10% de las superficies cultivadas de Mendoza. En ese sentido, explicó que avanzar en medidas de corto plazo para mejorar esa cifra es hablar de 20 o 30 años, porque el tiempo pasa muy rápido.

En cuanto a medidas concretas e inmediatas, dijo que hay una falta decisión y exigencia, porque se debería cobrar lo que el agua lo que vale y empezar a exigir el reuso de agua.

Halpern considera que se debe trabajar en revisar la legislación actual y empezar a armar un plan para tecnologizar el riego en todo Mendoza, lo que sería tomar decisiones de corto plazo pensando en el largo plazo.

El empresario señaló la necesidad de empezar a buscar soluciones "de lo macro a lo más chico", destacando que sólo el 12% o 13% del agua de Mendoza se utiliza para el consumo humano y más del 80% recae en la agricultura, por lo que es ahí donde se debe apuntar. "En el uso agrícola hay que empezar a tomar medidas más fuerte de corto plazo pensando en el largo plazo, porque 30 años se pasan rápido", explicó.

Miles de millones de dólares para obras

Una cuestión que está clara tanto para el sector privado como para el Departamento General de Irrigación es que la crisis hídrica y el mejor uso del recurso se logra con inversiones en obras, pero no existen los recursos para hacerlo.

Por eso, el diagnóstico de Halpern es claro y señala que para "esto hace falta un plan de Gobierno donde hay que poner minería sobre la mesa. Para hacer este tipo de programa cuántos miles de millones de dólares hacen falta, muchos. Ni vender vino, ni de hacer turismo darán esos recursos, hay que hacer otras actividades".

En ese sentido, agregó: "La Cordillera de los Andes es igual del lado oeste que del lado este, tenemos la misma riqueza. En minería en San Juan se utiliza solamente el 1% del agua. Hay que empezar a hacer minería en Mendoza y esas regalías aplicarlas fundamentalmente a obras hídricas que necesita la provincia".

Los empresarios quieren gobernar Mendoza, sin intermediarios ni "gerentes" políticos

El empresario recalcó que "si no empezamos a concientizar a la gente y a ponemos la minería sobre mesa" no se puede lograr el objetivo de lograr las obras que son necesarias según todos los análisis. "No va a salir de otro lado todo el dinero que hace falta", indicó.

Finalmente, Halpern destacó que no alcanza con ver cómo regulo el agua o la administro, porque sin las obras y los recursos para las mismas no se llegará a las soluciones. Destacó que en Europa se cobra 25 centavos de euro el metro cúbico de agua y acá lo necesario es llegar con agua presurizada a la puerta de las fincas y cobrar lo que corresponde.

Sólo con esas medidas se logrará mejorar en un 50% el rendimiento del recurso, tanto para regar más hectáreas o para cuidarla y almacenarla para los momentos en que se necesite.


Esta nota habla de: