The Economist, detrás de una tapa: Ganadores y perdedores de la pandemia

The Economist dice en su última edición que "debido a que los gobiernos y empresas de los países emergentes a menudo solicitan préstamos en dólares, sufren en tiempos de tensión económica, cuando sus monedas suelen caer frente al dólar".

La revista británica The Economist de esta semana se centra en los ganadores y perdedores de la economía mundial en la pandemia. Y si bien no resulta una novedad el asunto que aborda, sí lo es que pueda hablar de "ganadores" en circunstancias tan adversas.

Uno de los periodistas seniors de la publicación, Henry Curr, sostiene que "la pandemia de covid-19 acelerará el cambio en la economía mundial y eso trae tanto oportunidades como peligro".

En uno de sus artículos, enfocado en los cambios que está produciendo el coronavirus, señala que "el contagio económico parecía más amenazador que el patológico". Y da cuenta de que "aunque la propagación del covid-19 se produjo principalmente en China, el daño apareció a lo largo de las cadenas de suministro que producen los bienes del mundo, en particular automóviles y productos electrónicos de consumo". 

Una de las ilustraciones de The Economist en esta edición.

Ocurre que "China es el segundo mayor exportador de piezas del mundo, por lo que cuando sus fábricas cerraron, los fabricantes de todo el mundo se enfrentaron a retrasos. Incluso antes de que el virus despegara en Corea del Sur, Hyundai había detenido la producción debido a la escasez de piezas importadas. El Foro Económico Mundial (cuya fiesta anual en Davos personifica la globalización) aconsejó a las empresas que acercaran la producción a los clientes", señala The Economist en su nueva edición.

En cuanto al futuro de los países emergentes, la publicación da cuenta de "un futuro incierto".

Al respecto dice que estos países "dependen del comercio más que los ricos, especialmente de las exportaciones de turismo y productos básicos. Tienen menos trabajos profesionales que se pueden realizar desde casa, lo que hace que el distanciamiento social sea más costoso". 

Clic en la imagen para navegar por The Economist.www.economist.com/weeklyedition/2020-10-10

Agrega que "debido a que sus gobiernos y empresas a menudo solicitan préstamos en dólares, sufren en tiempos de tensión económica, cuando sus monedas suelen caer frente al dólar. Eso crea inflación, lo que dificulta recortar las tasas de interés para respaldar sus economías. Y sus gobiernos tienen menos capacidad para pedir prestado para gastos de atención médica de emergencia o para rescatar a trabajadores y empresas. Parecía seguro que la pandemia los enviaría a una crisis financiera".

"Sin embargo -agrega The Economist- ha resultado más fácil contener la crisis financiera que la enfermedad. El virus ha proliferado en algunos países de ingresos medios como Brasil, India y Sudáfrica, chocando con la pobreza y la atención médica irregular. El PIB de los mercados emergentes probablemente se contraerá este año en la mayor cantidad registrada. En el segundo trimestre, la producción de India fue, sorprendentemente, casi un cuarto más baja que en 2019. Pero en su mayoría han mantenido el acceso a los mercados de capital, recaudando 124.000 millones de dólares durante la primera mitad de 2020, según el FMI. Sus divisas y reservas de divisas han estado bajo menos presión que durante la crisis financiera, el "taper berrinche" de 2013 o la liquidación de 2018.

Esta nota habla de: