La dieron por muerta y la enterraron, pero estaba viva en un clínica mendocina

El hecho ocurrió cuando una familia fue notificada del fallecimiento de una anciana. Por los protocolos de coronavirus les dieron el cajón cerrado. La enterraron, pero resultó que estaba viva.

La Clínica Santa María de Mendoza aprobó el jueves el certificado de defunción por covid-19 de María Dora Farro (71) y fue enterrada en una ceremonia breve y con la familia más estrecha. 

Sin embargo, luego del entierro de la que supuestamente era su familiar, recibieron una llamada de parte de la fallecida manifestándoles que estaba internada en el hospital y pedía ver a sus hijos.

El insólito hecho se registró, en teoría, por las medidas del protocolo de covid-19 en casos de fallecimientos, lo que implica la entrega de un cajón cerrado sin posibilidad para velarla. Finalmente sepultaron a otra persona que aún no se sabe quién es.

Los parientes de Dora ya iniciaron acciones legales para que se corrobore que la mujer no está muerta, porque ya se emitió su certificado de defunción.

Uno de sus hijos recibió el llamado y después del impacto inicial salió de su casa a la clínica donde lo esperaba su madre y ahí pudo comprobar que era real y que estaba viva.

Shirly Hernández, nieta de la mujer, compartió la historia en su página de Facebook para denunciar el equívoco y para evitar que la situación le vuelva a ocurrir a otra familia. .

Dora fue internada por un principio de neumonía y las autoridades del hospital no permitieron a sus familiares ingresar por los protocolos covid-19.


Esta nota habla de:
Más de Hechos