Anuncios de urgencia y poco claros

Los anuncios del ministro Massa dejaron medidas para afrontar la urgencia, pero sin detalles. Nada en materia de reformas estructurales.El análisis de Rodolfo Cavagnaro.

Rodolfo Cavagnaro

El ministro de economía Sergio Massa hizo sus primeros anuncios y, salvo excepciones, la mayoría de los anuncios quedaron en eso y faltaron los detalles para saber cómo se darán. Entre los pocos anuncios concretos, y en relación al frente fiscal, lo más importante fue la decisión de no pedir más adelantos al Banco Central, es decir, que no se siga emitiendo para cubrir el déficit.


Una por una: las medidas que anunció Massa y qué propone para terminar con los planes sociales

No obstante, surgen dudas acerca de la forma en que se disminuirá el gasto para conseguirlo. En principio, la principal fuente de ahorro estaría en las tarifas de servicios públicos. Massa anunció unan modificación en los criterios de selección. Dijo que hay 4 millones de hogares que no pidieron. Y a los que lo hicieron les cubrirán una cuota de consumo básico, pero si lo superan, se les aplicará la tarifa plena y, según los especialistas, serán aumentos muy importantes.

No obstante, no mencionó ninguna medida para bajar otros gastos, pero anunció rebajas impositivas para estimular a sectores exportadores, cuyas medidas deben ser aprobadas por el Congreso. En realidad, quedan muchas dudas acerca de qué forma el gobierno conseguirá frenar. Conociendo el paño, habría que pensar que hasta fin de año se apoyarán en la inflación, aunque buscando mayor actividad económica porque eso les asegura mayor recaudación.

Otro de los elementos en los que se apoyará la gestión de Masa es en la reducción de los planes sociales. Harán auditorías para saber quién cobra y tratarán de transformarlos en trabajo. Habrá que ver cuál es la reacción de los líderes de las organizaciones sociales que son los que viven de las mismas.

En cuanto a la situación fiscal, anunció que habrá un canje voluntario de títulos de deuda que vencen en los próximos 90 días y dijo que ya había un 70% de aceptación y que vencía el martes el tipo para sumarse. Hay que recordar que el 60% de los títulos están en organismos estatales, por lo que lo meritorio sería que consigan la aceptación de un mayor porcentaje del sector privado.

En materia cambiaria, Massa descartó cualquier mega devaluación, aunque podría haber un ritmo mayor en el sistema de devaluaciones diarias que hace el BCRA. Además, para fortalecer las reservas, avisó que se habría acordado con exportadores del agro, de la minería y las industrias de conocimiento, un anticipo de 5.000 millones de dólares, que ingresarían en los próximos 60 días.

En este caso queda la duda de las razones que llevaría a estos exportadores a anticipar liquidaciones. En definitiva, el campo liquida todos los meses entre 4.000 y 5.000 millones. No dijo cómo se haría ni que incentivos tendrán estos exportadores (podrían tener un tipo de cambio diferencial). Por eso también son anuncios poco claros. De igual forma habló de préstamos de organismos financieros internacionales por 2.700 millones adicionales, pero no se conocen las condiciones ni los tiempos de ingreso.

En términos generales, las medidas anunciadas son para enfrentar la urgencia, no afronta ningún programa que implique reformas de fondo (aunque sabemos que son de largo plazo, pero alguna vez hay que empezar). En realidad, suena como un plan de emergencia para llegar a las elecciones. Todo dependerá de la credibilidad del mercado, pero, a primera vista, sueña como un paquete de medidas populistas disfrazadas de desarrollistas (como los planes de crédito para las empresas).

Simplemente algunas medidas para postergar la crisis. Mientras tanto, los trabajadores y la clase media deberán afrontar los aumentos tarifarios y tasas de inflación muy altas en julio, agosto y setiembre, en principio. Todo dependerá de la paciencia de la población.

Esta nota habla de: