Concluyó el cese de comercialización

Las organizaciones del campo Coninagro, SRA, Federación Agraria Argetnina y Confederaciones Rurales Argentinas, distribuyeron un comunicado en el final del cese de comercialización dispuesto por el campo.

Mesa de Enlace

A pocas horas de concluido el cese de comercialización, es necesario hacer un balance. Los productores han tratado de poner de manifiesto las necesidades de quienes todos los días ponemos esfuerzo, responsabilidad y producimos en Argentina. La medida de fuerza ha sido un modo de expresar el ahogo en el que estamos inmersos los productores agropecuarios. Se mostró el compromiso que mantuvieron los productores con la paz social, lo que permitió llegar a toda la ciudadanía con el mensaje de concientización acerca del riesgo que implica para todos los argentinos la creciente voracidad fiscal que atenta contra la producción y el desarrollo del país, tan necesario en este momento.

El hecho de que haya transcurrido sin sobresaltos, marca una actitud positiva y superadora por parte de los productores. Destacamos, particularmente, el hecho de que no se dejaran llevar por las provocaciones ni por la escalada discursiva que se impulsó desde algunos sectores. Las formas de manifestación del descontento del sector marcan responsabilidad y respeto irrestricto con la institucionalidad.

Los productores seguiremos proponiendo un esquema tributario basado en el impuesto a las ganancias y que permita un tratamiento impositivo diferenciado y progresivo, mejorando la propuesta de segmentación ofrecida por el Gobierno. Estos principios que nos caracterizan deben constituirse en la plataforma que proyecte la participación de todos los actores del gran entramado agropecuario. Pues para superar cualquier obstáculo, es necesario el camino del diálogo sincero y franco y así poder construir una Argentina mejor para los próximos años

Esta nota habla de:
Más de Opinión
Con permiso, divinidad

Con permiso, divinidad

Que las infinitas identidades y sus respectivos derechos humanos no queden supeditadas a dogmas milenarios religiosos parece una obviedad a recalcar, pero la reflexión de hoy permite enfatizar y repetir, casi insistentemente, lo imperativa que resulta la conversación sobre la separación de la iglesia y el Estado.