Fernández se apuró en felicitar a Castillo y demora su repudio al autogolpe

La Cancillería no repudió el golpe de Estado en Perú, solo manifestó su "preocupación" por lo que llamó como "crisis política". Fernández que se había apurado en hacerse amigo del golpista, no ha dicho nada.

La Cancillería argentina emitió un escueto comunicado en Twitter para referirse al golpe de Estado que dio el ahora destituido presidente del Perú, Pedro Castillo. En él, no condena la disolución del Congreso decidida por el exmandatario, sino que manifiesta su "preocupación". Le denominó "crisis política" en lugar de autogolpe.

De tal manera, aplica -sin novedad- su reiterada doble vara: tolerancia hacia gobiernos antidemocráticos pero amigos, e intolerancia total hacia los que les resultan políticamente repugnantes, aunque sean democráticos.

La Cancillería que conduce Santiago Cafiero dijo: "Argentina lamenta y expresa su profunda preocupación por la crisis política que atraviesa la hermana República del Perú, y hace un llamado a todos los actores políticos y sociales a que se resguarden las instituciones democráticas, el estado de derecho y el orden constitucional".

Fernández y Castillo.

Sin embargo, pasadas varias horas desde los hechos, y ya con Castillo destituido por el Congreso, que resistió la disolución  y votó la vacancia en el cargo de Presidente, es el presidente Alberto Fernández el que no ha dicho "esta boca es mía". Sorprendería si no se supiera esto de la doble vara de la que hablamos y se observa en su errática política exterior. Es que cuando Castillo ganó las elecciones, Fernández se apuró en felicitarlo.

Critican en Perú que Fernández haya reconocido de antemano a Castillo como presidente electo

En aquel momento fue el propio gobierno del Perú el que le pidió a Alberto Fernández que acatara las formalidades internacionales y que no proclamara a un mandatario que la justicia electoral peruana todavía no consagraba como tal. El amigo se mandó una barbaridad, pero sigue siendo amigo.

Un dato sobre la permanente búsqueda de abrazos del mandatario argentino, con quien sea: cuando asumió Castillo, Fernández acudió a estrecharlo en sus brazos. En declaraciones al canal C5N, el Presidente sostuvo que su par de Perú es un "hombre singular en la política", porque es un "maestro rural que expresa exactamente lo que es un maestro rural del interior del Perú"; está "muy comprometido con los sectores más postergados". Después de destacar que la "mayoría del país lo apoyó" y vio en Castillo una "esperanza y expectativa", Fernández dijo que con el nuevo mandatario tienen "miradas similares".

Esta nota habla de: