Los "antitodo", esos que no entienden la realidad que estamos enfrentando

Hay tantas formas populares de decirlo, pero ninguna suena bien para escribir una columna medianamente digna. No basta con el problema que tiene la provincia, los "antitodo" siempre van a encontrarle el problema a lo que a ellos no les parece y que buscan imponer.

Francamente hay personas que viven en un mundo paralelo o simplemente no son capaces de mirar un poquito hacia el costado para ver la realidad que están viviendo otros mendocinos. La realidad actual de la provincia es muy compleja, más compleja que en el 2002 y con perspectivas menos alentadoras, pero aún así los "antitodo" siguen gritando a través de los canales paralelos y se niegan a formar parte de los espacios que la democracia -con sus imperfecciones- establece para que todas las voces sean escuchadas.

Bastó que se pusiera en marcha el Consejo Económico, Ambiental y Social de Mendoza para que aparecieran las voces que, puntualmente, ven en el desarrollo de este órgano un nuevo intento de avanzar con la minería u otras actividades. Lo cierto es que sí, que el espacio va a tener que discutir el tema, hablar del desarrollo de la minería, pero en un contexto muy diferente al que prefieren los que se atribuyen la voz del pueblo y que reniegan de todo este tipo de espacios.

Nos guste o no, este espacio nace en la Legislatura, que es el lugar en el que se supone que están los representantes del pueblo y que a través de una ley permitieron y avalaron que se avanzara con su creación. El problema es que para algunas cosas la Casa de las Leyes sirve y para otras no, dependiendo de los intereses de turno.

La insólita amenaza del activista Leiva contra el gobierno de Suarez

Ahora, más allá de los reclamos, la instancia legal para el diálogo existe y tiene un amplio espectro de participantes, de todos los ámbitos, por lo que el que se sienta afectado puede recurrir a la persona de su sector que está sentada en el Consejo y manifestar sus diferencias, porque para eso se creó el órgano.

La cuestión es que para algunas personas lo mejor es no discutir nada y seguir con el status quo permanente que tanto ha relegado a Mendoza en cuestiones de desarrollo y de política. Volviendo al punto de la minería, consideran que no hay que hablar del tema porque "la calle" ya habló y con eso calculan que "ya está todo dicho", incluso amenazando y lanzando la idea de que este tipo de discusiones pueden significar que el gobernador no termine su mandato. Un total locura.

Claramente hay personas que no se dan cuenta que la pobreza va a llegar al 50% y que ese número es aún mayor si consideramos sólo a los niños. O sea, tenemos a los chicos, a los que tienen que ser el futuro con hambre. Pero eso no importa y para algunos personajes "ya está todo dicho", "Mendoza no tiene nada que discutir" y tenemos que seguir viviendo de lo poco y nada que se está produciendo en la provincia.

No es tan difícil de entender, con lo que tenemos no alcanza y hay que buscarle la vuelta a la situación. Suarez quiso avanzar con la minería, pero las campañas del miedo le bajaron la iniciativa, pero aún así siguió existiendo el problema de falta de recursos y alternativas en una matriz productiva desgastada, profundizándose por el efecto de las cuarentenas en las economías provinciales y la nacional.

Los ecopolíticos no creen en quienes integrarán el Consejo Económico, Ambiental y Social

La vuelta a esto se le va a buscar en el CEAS, donde se va a discutir de Minería y de mil ideas más que se vayan a generar para intentar proyectar los próximos 30 años de la provincia, lo que no significa que todo vaya a ser llevado adelante. Hay que recordar que se trata de un consejo consultivo cuya visión no es vinculante, pero que puede legitimar ciertas discusiones que en otro ámbito no son posibles de sostener, como hemos visto en reiteradas ocasiones.

El CEAS, por ejemplo, va servir también para discutir el futuro del cuidado del agua en Mendoza, porque contrariamente a lo que dicen los slogan, la Ley 7.722 no es la protectora del agua y el agua de Mendoza sí se negocia y tiene dueños. Por eso, es fundamental, entre otras cosas, discutir la forma en que se va a optimizar el uso del recurso que hoy es altamente malgastado, en algunos casos, por los mismos "antitodo" que desde las sombras operan para cuidar sus intereses.

Basta de poner palos en la rueda y oponerse a todo, no hay una que les venga bien, pero tampoco se les cae una idea. Si no les gusta una alternativa vayan y díganlo, pero también vayan y ofrezcan opciones que permitan el desarrollo de Mendoza con 50% de pobreza.

Esta nota habla de:
Más de Opinión
Homenaje a los honestos
Opinión

Homenaje a los honestos

Quiero homenajear hoy a aquellas personas honestas que integran la clase dirigente.