Otorgar un crédito fiscal a los donantes de órganos

Sally Satel y Alan D. Viard proponen un sistema de incentivos para incrementar la donación de órganos. Sally Satel es académica titular en el American Enterprise Institute y una recipiente de un riñón. Allan D. Viard es académico titular emérito de American Enterprise Institute.

Según la Sección 301(a) de la Ley Nacional de Trasplante de Órganos (NOTA) de 1984, es un delito federal que "cualquier persona adquiera, reciba o transfiera de otro modo a sabiendas cualquier órgano humano a cambio de una consideración valiosa para su uso en el trasplante humano si la transferencia afecta el comercio interestatal".

El Congreso adoptó la NOTA con nobles intenciones, buscar evitar una situación en la que solo los pacientes más ricos pudieran permitirse comprar órganos que provendrían principalmente de "proveedores" de bajos ingresos. Desafortunadamente, la prohibición de la compensación de donantes ha dificultado abordar la escasez de órganos para trasplantes en el país.

Durante décadas, la comunidad de trasplantes ha realizado esfuerzos educativos, mejorado sus esfuerzos de adquisición en el momento de la muerte de los posibles donantes y probado una variedad de otros enfoques para aumentar el suministro de órganos para trasplantes. Sin embargo, el número de donantes vivos y fallecidos no ha aumentado significativamente. Se necesita un incentivo más potente para los donantes.

Creemos que la prohibición de compensación financiera por la donación de órganos es responsable de decenas de miles de muertes innecesarias. Los imperativos fiscales también obligan a la reforma. La diálisis le cuesta a Medicare alrededor de $100.000 por paciente por año. Con cerca de 600.000 pacientes de diálisis en el país, el gasto total representa aproximadamente el 7% de todo el presupuesto de Medicare.

Crédito fiscal / Es hora de intentar otro enfoque. El entonces congresista Al Gore (D-TN), quien encabezó la adopción de NOTA, habló en ese momento de usar "un sistema de vales o un crédito fiscal para el patrimonio de un donante" si "los esfuerzos para mejorar la donación voluntaria no tienen éxito". Desafortunadamente, esta sensata idea ha sido olvidada por mucho tiempo por los legisladores, al menos a nivel federal.

Varios estados han adoptado incentivos fiscales para los donantes de órganos, pero esos incentivos parecen ser demasiado pequeños y mal publicitados para aumentar significativamente las donaciones. Es probable que incentivos más grandes y mejor publicitados tengan efectos significativos. Un análisis de costo-beneficio de 2016 publicado en el American Journal of Transplantation concluyó que un pago de $45.000 a los donantes eliminaría la lista de espera para riñones.

Nosotros proponemos un crédito fiscal federal de $50.000 para donantes vivos que deseen salvar la vida de un extraño mediante la donación de un riñón, y un crédito fiscal federal de $5.000 para donantes fallecidos de riñones, intestinos, páncreas, hígado y pulmones. El crédito sería reembolsable en efectivo para las personas que no adeudan impuestos sobre la renta, y no se eliminaría paulatinamente en los niveles de ingresos altos. No habría cambios en la restricción de NOTA sobre los pagos por parte de los receptores de órganos y otras personas y organizaciones privadas; seguiría siendo ilegal que los receptores compraran órganos.

El crédito estaría disponible solo para una donación calificada en la que los riñones de los donantes se distribuirían a las personas en la lista de espera. Las personas que quieran donar un riñón a un familiar u otra persona específica no recibirían el crédito fiscal.

Los posibles donantes que esperan recibir el crédito fiscal serían evaluados cuidadosamente para determinar su salud física y emocional, como lo son todos los donantes ahora, y se podría implementar un período de espera de seis meses antes de que se implemente el procedimiento para disuadir las donaciones que podrían ser impulsivas o realizadas bajo coacción.

Como salvaguarda adicional contra donaciones mal consideradas por parte de personas financieramente desesperadas, no se otorgará ningún crédito en el año de la donación. Un donante vivo recibiría un crédito fiscal anual de $5.000 los primeros cinco años después de su donación, y los $25.000 restantes se acreditarían en el sexto año después de la donación. Si el donante fallece antes de que se reciba el crédito completo, el resto se reclamaría en su declaración final de impuestos sobre la renta, beneficiando el patrimonio del donante.

Esta propuesta no solo salvaría vidas, sino que también sería fiscalmente responsable. Tal programa reduciría los ingresos fiscales en varios miles de millones de dólares al año, pero le ahorraría al gobierno decenas de miles de millones de dólares al año al reducir la cantidad de personas que se someten a diálisis, lo que reduciría los gastos de Medicare.

¿Mercantilización? / Aunque algunos han objetado que un crédito fiscal para los donantes "mercantilizaría el cuerpo", esas preocupaciones están fuera de lugar. A los receptores no se les permitiría comprar órganos; en cambio, los donantes recibirían una compensación del gobierno por contribuir al bien público. Cuando se realiza un trasplante, se paga a los cirujanos y hospitales, así como a las agencias que obtienen y transportan los órganos en el caso de órganos cadavéricos. Actualmente, la única entidad en todo el proceso que no recibe ninguna compensación por su contribución es el donante, que también asume un mínimo de riesgo y una gran cantidad de costos.

En el corazón del reclamo de "mercantilización" está la preocupación de que los donantes no serán tratados con dignidad. Pero nuestro sistema de salud brinda dignidad cuando respeta la capacidad de las personas para tomar decisiones en su propio interés mientras protege su salud y expresa gratitud por su sacrificio. La verdadera indignidad es continuar con el status quo mientras miles de personas mueren cada año por falta de un órgano.

Lecturas:

  • "A Cost-Benefit Analysis of Government Compensation of Kidney Donors", por P.J. Held, F. McCormick, A. Ojo y J.P. Roberts. American Journal of Transplatation 16(3): 877-885 (Octubre de 2016).

Descargá el Artículo de la revista Regulation (edición del verano de 2022) aquí.

LOS AUTORES. Sally Satel es académica titular en el American Enterprise Institute y una recipiente de un riñón. Allan D. Viard es académico titular emérito de American Enterprise Institute.

Esta nota habla de: