Wenceslao Pedernera, beato y discípulo de Angelelli: el asesinato de un vecino

Gustavo Capone trae al presente la historia en Rivadavia del riojano Wenceslao Pedernera, un catequista católico vinculado a los sectores obreros y populares de la Iglesia.


Todo está guardado en la memoria

El reciente 24 de marzo hemos conmemorado un nuevo aniversario del golpe de Estado perpetrado en 1976. Sin dudas, el momento más duro de la historia contemporánea argentina. Recordamos el Día de la Memoria, por la Verdad y la Justicia. Pero revisar la memoria no es solo repensar ese pasado trágico. Es también revisar y reflexionar sobre lo pendiente.

Y lo pendiente es dar luz, y visibilizar todo lo que hemos hecho y hacemos en pos de la verdad y la justicia. Pero también exponer lo que nos falta. Una deuda con la verdad fue no poner en valor cientos de historias cercanas (de vecinos), como si lo local no tuviera la suficiente capacidad de generar contenidos, con sus causas y consecuencias, para poder interpretar los grandes y dramáticos sucesos acaecidos en el país. Siempre nos tentamos, sintiéndonos más cómodos, con configuraciones desde lo macro. Desde arriba hacia abajo. Y sin querer, o sin saber, subestimamos las referencias locales. El quiebre del orden constitucional y avasallamiento de los derechos se presentó en todos los escenarios y dimensiones. He aquí el caso de un obrero de finca, padre de familia, militante barrial, que fue acribillado brutalmente con más de 20 balazos delante de su mujer y sus hijas.

"El puntano" que trabajaba en la bodega Gargantini

Sí, ese es Wenceslao Pedernera. Uno de los tantos que llegó a Rivadavia a ganarse "el mango" con la uva. Y se quedó no más. Había nacido en La Calera, San Luis, y se vino al este mendocino buscando una alternativa laboral que mejorara su presente. Era un típico "golondrina". Recaló en la prospera firma "Gargantini". Corrían los años 50. Por entonces, en tiempos de vendimia, la empresa rivadaviense llegaba a albergar hasta 1.200 operarios. Ese carril Florida del distrito Los Campamentos en torno a donde vivió más de una década era un hervidero. Camiones, tanques, tractores, micros, carretas, peones en bicicletas, decenas de emprendimientos vitivinícolas, frutihortícolas y oliviticos, almacenes, ferreterías, carpinterías, redondeaban un paisaje creciente y productivo. La zona invitaba a quedarse.

Fue allí donde conoció a Don Emiliano Cornejo, contratista de Gargantini, a la postre su suegro. Y no solo comenzó a trabajar con él, sino que también se casó con "la Coca", su hija, de cuyo matrimonio nacieron sus tres niñas rivadavienses: "la María Rosa, la Susana y la Estela".

Aquellos emprendedores como Gargantini, eran esos benefactores patrones que hicieron: escuelas, barrios, bibliotecas, clubes, centros de salud, una maternidad, y además una capilla. Y fue en esa capilla, donde tras una "novena" a la Virgen de la Carrodilla, Wenceslao comenzó su prédica barrial y evangelizadora motivado por los misioneros que cada tanto visitaban la capillita. En ese contexto, conoció a dos santarrosinos: Carlos Di Marco (recientemente fallecido por coronavirus) y Rafael Sifré que trabajaban en la animación del cooperativismo rural. Posteriormente, también perseguidos y secuestrados.

El Movimiento Rural Diocesano. "Con un oído en el pueblo y el otro en el Evangelio"

"Yo a los curas no los quiero". Cuentan que le habría dicho a "la Coca". Pero vaya si el amor es más fuerte. No solo "lo casaron" por iglesia, sino que al poco tiempo daba catequesis, y seducido por la prédica de Angelelli se incorporó al Movimiento Rural de la Acción Católica.

Angelelli con Pedernera.

Es en La Rioja donde su tarea evangelizadora se multiplicará. Había dejado todo lo conseguido en Rivadavia y se mudó con su familia a Anguinán donde realizaba trabajos para una finca. Más tarde se mudó a Sañogasta y de ahí a la parcela "La Buena Estrella". Por ese entonces, y paralelamente, en Mendoza el obispo era Olimpo Santiago Maresma, quien ostentaba un perfil netamente más conservador, llevando adelante una pastoral menos comprometida con la opción popular como sostenía y promovía Angelelli.

Pedernera optó por ese camino. Ahí centró su militancia pastoral. Animando la promoción del trabajo cooperativo, la defensa de los derechos de los peones y la mejora de sus condiciones de vida. Se quedó en La Rioja junto a una Iglesia que había optado por estar junto a los pobres y marginados. Por ende, se convirtió en sospechoso y perseguido.

Marzo de 1976. El comienzo del fin

Ese otoño fue igual en todo el país. La impunidad y la tortura comenzaron a ser la moneda corriente que invadió nuestra nación, signando días oscuros, impregnados de terror, atentados, persecuciones, secuestros y muertes.

Aquellos militares dividieron el país en cuatro zonas estratégicas. Una zona para cada Comando de Ejército, ejecutando un poder paralelo a los de factos ejecutivos provinciales.

Al General Luciano Benjamín Menéndez, Comandante en Jefe del Tercer Cuerpo del Ejército, le tocó la "faja paralela a los Andes", que incluía a la provincia de Mendoza y La Rioja, entre otras.

Confusión, complicidad y muerte

El desenlace final estará lleno de trágicas circunstancias. Lo perseguían. Pero el objetivo de aquel "grupo de tareas" era buscar al cura francés de la parroquia de Chilecito, André Serieye. No pudieron encontrarlo. La pesquisa siguió y se dirigieron hasta Sañogasta, donde residía Wenceslao. Llegaron al anochecer, él les abrió la puerta. "No sé dónde está", respondió cuando preguntaron por el cura francés. Ese fue el final. Lo mataron frente a su esposa y sus tres niñas. Lo acribillaron sin mediar otro comentario. "No le dieron tiempo a terminar de comprender, a entender de qué se trataba la cosa. Llenaron su cuerpo de balas y allí quedó, tendido en el umbral del sueño que comenzaba a acariciar. A mi madre alcanzó a decirle: no odien; perdonen". (testimonio de Susana, su hija).

El asesinato fue en la madrugada del 25 de julio, a cuatro meses del comienzo de la dictadura. Una semana antes, el 18 de julio habían matado en Chamical, luego de secuestrarlos y torturarlos, a los sacerdotes Murias y Longeville, seguidores de Angelleli. El 4 de agosto el mismo obispo Enrique Angelleli también será asesinado en medio de lo que pretendió ser un hecho disfrazado como un accidente de tránsito, cerca de la localidad de Punta de Los Llanos, cuando regresaba hacia la capital riojana.

Tres días después de la muerte de Angelelli, un grupo de sacerdotes le dirigió una carta a Raúl Primatesta, arzobispo de Córdoba y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, instándolo a hablar en defensa del clero. El cardenal aconsejó la "prudencia de las serpientes" y recordó que "hay un tiempo para hablar y un tiempo para callar". Mientras tanto el cardenal Juan Carlos Aramburu señaló: "Para hablar de crimen hay que probarlo y yo no tengo ningún argumento en ese sentido". Sin embargo, y sobrepasando los pedidos de silencio de la misma curia, algunos prelados como Carlos Horacio Ponce de León, Jaime de Nevares, Jorge Novak y Miguel Hesayne denunciaron el asesinato.

Beatos y mártires

Recientemente la Iglesia Católica beatificó (2019) a Enrique Angelelli, Obispo de La Rioja, a Carlos de Dios Murias, franciscano conventual, a Gabriel Longueville, sacerdote misionero, y al catequista Wenceslao Pedernera. Todos asesinados por la dictadura, restañando así una herida generada por la injusticia y el olvido.

Wenceslao Pedernera.

En Rivadavia siguen viviendo hijas y nietos de Wenceslao. Él también escribió la historia. Son esa grandes historia locales que siempre quedan pendientes.



Esta nota habla de:
Más de Opinión
Escuchá y pasalo: "Decretar el uso obligatorio de cerebros"
Podcast

Escuchá y pasalo: "Decretar el uso obligatorio de cerebros"

La vuelta de Gabriel Conte a "La Picada" de los mediodías en "Te digo lo que pienso" por Radio Nihuil, el programa de Ricardo Montacuto, junto a Santiago Montiveros y Pablo Gerardi. La salida de la internación, la pandemia, las discusiones y el fondo de las cosas.
Respeto

Respeto

Jorge Fontana reflexiona ante una campaña atroz: Un "algo habrá hecho" gigante, fenomenal, explícito, repugnante, recorre y atraviesa esos comentarios en los que la empatía y el respeto están totalmente ausentes.