Bielsa desató una tormenta política en Chile al revelar que ese país renunció a crédito para el túnel de Agua Negra

El embajador argentino en Chile, Rafael Bielsa originó un fuerte conflicto en Chile cuando dio a conocer que ese país había renunciado a un crédito de BID para encarar su parte del túnel de Agua Negra con San Juan. Las aclaraciones de los funcionarios trasandinos y del embajador en Argentina, Nicolás Monckeberg.

El embajador argentino en Chile, Rafael Bielsa, despertó una fuerte disputa en el seno del gobierno chileno al denunciar que ese país había desistido del préstamo otorgado por el BID para la concreción del túnel Agua Negra, entre Coquimbo y San Juan, agregando que esta decisión no fue informada a la Argentina ni al gobierno regional chileno que pretende ser beneficiado por la obra.

Cristóbal Leturia, secretario de Obras Públicas del gobierno de Sebastián Piñera, respondió que la información mencionada por el representante argentino siempre ha sido pública y que a su vez, "no es relevante" para el proyecto. 

Bielsa, consultado por el diario digital Región Binacional, afirmó que el crédito del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, otorgado para la concreción del Túnel Agua Negra, fue desechado por Chile. "Ese crédito fue formalmente rechazado por Chile. Lo tenemos documentado. Y Chile no ha informado oficialmente a Argentina ni a la Región de Coquimbo", indicó Bielsa y abrió un fenomenal revuelo. 

En esa misma entrevista, Bielsa señaló que la información se originó a raíz del interés de él mismo en su calidad de embajador, para saber si este préstamo seguía activo, ante lo cual recibió la respuesta que señalaba que Chile país había rechazado tal préstamo. "Nosotros informamos de inmediato a la Cancillería, porque el hecho de denunciar un crédito bilateral existiendo una entidad binacional que es el resultado de un tratado aprobado binacionalmente, constituye por lo menos una transgresión, al principio de buena fe en la interpretación de los tratados que consagran la convención de Viena. Además de muchas otras normas que se vulneraron", afirmó a Región Binacional

Los dichos del embajador argentino originaron una tormenta de críticas por parte de diversos actores regionales hacia el gobierno de Piñera, que lo ven como un gran retroceso no sólo para la concreción de la megaobra, "sino además porque inevitablemente, terminará dañando las relaciones de amistad y confianza con la República Argentina", según la interpretación que hizo el diario El Día de Coquimbo.

Ese medio, tomando las palabras del argentino, consideró que "se perjudica a la región por una decisión centralista". 

Bielsa con el gobernador sanjuanino Uñac, principal interesado en que la obra se haga.

La presidenta del Consejo Regional de Coquimbo, Adriana Peñafiel, señaló que si bien, aún no cuentan con una información oficial por parte del gobierno, esta decisión "nos parece que afecta de una manera gravitante en lo que es una aspiración muy sentida de la comunidad regional como es la construcción del túnel de Agua Negra". 

Por su gravedad, Peñafiel aseguró que este tema deberá ser analizado al interior del consejo durante la próxima semana, con el fin de "tomar acciones y ver las gestiones que tendremos que hacer ante las autoridades centrales con la finalidad de que se nos informe, y al mismo tiempo, presentar el sentir de la comunidad regional", afirmó. 

Por su parte, desde el mundo parlamentario de la zona también hubo reacciones. El diputado Matías Walker apuntó sus dardos directamente al presidente Sebastián Piñera, afirmando que éste, "le ha hecho mucho daño a la Región de Coquimbo". "Nunca hubo real voluntad de este gobierno por avanzar en el proyecto, siempre hubo dudas respecto del monto de la inversión, aun cuando estuviera aprobado un préstamo por parte del BID. Lo lamento mucho, porque ya había iniciado el proceso de licitación internacional con los principales consorcios en materia de construcción a nivel del hemisferio", señaló. 

Argentina envía embajador a Chile seis meses después de haber sido designado

En tanto, el senador Jorge Pizarro, quien hace unos días atrás, cuando comenzaron a surgir los primeros trascendidos que indicaban que Chile había renunciado al crédito del BID, envió un oficio dirigido al ministro de Obras Públicas, Alfredo Moreno, aseguró que esta decisión es "de la máxima gravedad", pues se hace de manera inconsulta con la región y con la propia comisión binacional constituida sobre la base del actual Tratado de Integración y Cooperación de Maipú, del año 2009. 

"Este gobierno desde el inicio, se caracterizó por dilatar o derechamente no darle continuidad a proyectos importantísimos para la región, que además, tiene implicancias en la relación bilateral con Argentina. Eso es limitar el futuro de la región y lo que es más grave, es la forma clandestina de tomar decisiones", aseguró Pizarro. 

Se sumó al debate abierto por el representante argentino el exintendente de la región durante el segundo gobierno de Michelle Bachelet, Claudio Ibáñez, quien señaló que las declaraciones del embajador Bielsa "son un verdadero balde de agua fría". 

Para Ibáñez, el hecho de que Chile haya tomado esta decisión sin consultar a su contraparte, es complejo, porque aquí se denota un problema dice, "de dialogo, de relaciones internacionales, y con las promesas planteadas por ambas naciones". Junto con destacar el fuerte avance que el proyecto tuvo durante la segunda administración Bachelet, el exintendente salió al paso también con algunas cifras sobre el financiamiento de la megaobra. 

"Argentina coloca el 72% de los 1.500 millones de dólares que implica sacar adelante este proyecto de inversión, mientras que Chile pone aporta con apenas el 28%, pago que además, no se cancela en un año, sino que en al menos 10, periodo en el que incluso podría llegarse a una negociación". Es más. Explicó que Argentina, ante las aprensiones de Chile, se mostró dispuesta a financiar aquellos montos que sobrepasaran el presupuesto original de la obra. "Entonces", dice, "teniendo claras las reglas del financiamiento, que Chile se eche para atrás revela que no hay ninguna voluntad política para concretar el proyecto. Al final, no se la juegan por la región, que es el resultado final de todo esto. No hubo un esfuerzo, no hubo interés, tampoco hubo voluntad desde el principio porque este es un trabajo que lleva más de 20 años", subrayó. 

Ante la avalancha transversal de críticas al gobierno chileno por rechazar el préstamo del BID para el Túnel de Agua Negra, el diario El Día, conversó en con el subsecretario de Obras Públicas, Cristóbal Leturia, quien aseguró que lo dicho por el embajador Rafael Bielsa, siempre ha sido de conocimiento público y que la renuncia al crédito no es relevante del proyecto en sí. 

- El embajador de Argentina en Chile, Rafael Bielsa, aseguró que Chile había renunciado al crédito del BID sin avisarle a la República Argentina. ¿Cuál es la aclaración que el MOP tiene que hacer respecto a este tema? 

- Primero que todo me gustaría aclarar que hay un compromiso profundo para que la provincia de la San Juan y la región de Coquimbo tengan una conexión. Dicho esto la estructura de la solución en sí, si es el túnel de Agua Negra o si es algo parecido o algo mixto, es una respuesta de ingeniería, no es una respuesta política. Sabemos que el paso de Agua Negra es uno de los pasos de mayor altura de todo Chile, es de altísima complejidad por la morfología de las montañas, estamos en plena cordillera de los Andes, y los problemas geológicos de la misma cordillera hacen que la solución deba ser tomada por un profundo estudio de ingeniería. Pero en lo que nosotros sí estamos comprometidos es que exista un paso, independiente de cual sea esta solución, y que por cierto, y es lo que hemos dicho siempre, ese compromiso jamás ha dejado de estar arriba de la mesa. Ahora, esto (los dichos del embajador) se plantean como si fuera una novedad, pero es una cuestión muy antigua. Efectivamente, Chile no tenía la necesidad de tener este crédito, y por lo mismo, el año pasado, por ahí por julio, se dejó de tomarlo, porque el hecho de que el túnel se vaya a construir en varios años más, tener hoy día el crédito implicaba que nosotros tuviésemos que pagar intereses por su no desembolso. Eso es lo que se quería evitar. Y que por cierto, es lo mismo que hizo Argentina cuando, producto de los problemas que hay hoy día por la crisis del Covid, pidió que todos los créditos que estén vigentes también puedan ser redestinados para combatir el virus. A lo que voy, es que no solo no es ninguna novedad, sino que no tiene nada que ver con las decisiones que tenemos al respecto con la conexión entre San Juan y Coquimbo, que es seguir en la búsqueda de una solución. Esta es una decisión absolutamente financiera que sucedió hace más de un año y que no tiene ninguna implicancia en la voluntad política de construir una conexión entre San Juan y Coquimbo. 

- Pero entonces ¿por qué esto no fue avisado al embajador en su momento por parte del Estado de Chile? 

- Lo desconozco. Esta información siempre ha sido pública. Esto sucedió hace más un año y fue una decisión solamente administrativa, de cómo administrar los pasivos contingentes del Estado de Chile y no tiene ninguna implicancia en nuestra decisión de fondo de conectar la provincia de San Juan con la región de Coquimbo. 

-Sobre ese punto, llama la atención que esa noticia se sepa el día de hoy, tanto por Argentina como por representantes regionales. 

- Como le digo, esta era información pública. No sé si la conocían o no, porque la verdad es que no es relevante, es una decisión administrativa que tiene que ver con cómo el Estado administra sus pasivos. Entonces es una información que está arriba de la mesa hace mucho tiempo, hace más de una año, y si en su momento no se consideró relevante, puede tener que ver con que no implica una pérdida del compromiso que tiene el Estado de Chile con construir un paso entre la provincia de San Juan y la región de Coquimbo. 

- Pero esta decisión entonces, ¿no fue transmitida en su momento a la República Argentina? 

Fue trasmitida al Banco Interamericano de Desarrollo que es nuestra contraparte, y desde ese momento pasó a ser información pública y disponible para todos. 

- En una entrevista a un medio regional, el ministro de infraestructura de San Juan, Julio Ortiz Andino, señaló que Chile "no tiene la decisión política de integrarse con Argentina". ¿Es así? 

- Nosotros creemos que es muy importante poder conectar la provincia de San Juan con la región de Coquimbo, y estamos buscando la mejor alternativa para que eso suceda. 

- Pero entonces ¿qué va a pasar con el proyecto del túnel Agua Negra en sí? Ud. dice que se están buscando todas las alternativas posibles, pero ¿qué va a pasar con este proyecto en específico desde ahora? 

- Es un proyecto de alta complejidad de ingeniería, es un túnel por las entrañas de la cordillera de los Andes, tiene características geológicas y morfológicas de altísima complejidad, y por lo mismo, un proyecto de tal complejidad nos obliga a analizar alternativas. Este proyecto es una de las alternativas, y al analizar otras posibles, evaluaremos si esa es la mejor opción. Este proyecto que hay hoy día, con todas sus complejidades, puede que igual sea la mejor opción, o que las alternativas sean más complejas que esas. O a lo mejor no, pero creo que eso no es lo relevante, sino tener una conexión con la provincia de San Juan y la región de Coquimbo , y por eso que se están buscando alternativas para ver cuál es la mejor solución ingenieril para realizar esta conexión. 

- ¿Se han comunicado con las autoridades trasandinas para aclarar este tema? 

- Yo me junté con el embajador Bielsa hace algunas semanas. Así que tenemos una comunicación fluida. 

- Pero el embajador afirmó que intentó varias veces obtener una respuesta por parte del MOP y después de muchos intentos, no lo consiguió. 

- Bueno, esto mismo que le estoy comentando se lo comenté a él, y no solamente a él sino que es algo que el Ministerio de Obras Públicas lo ha dicho públicamente muchas veces. Lo hemos dicho en distintas entrevistas, en una conversación contigo hace un tiempo atrás conversamos bajo estos mismos términos. Entonces nosotros hemos siempre planteado las cosas como son y creo que es importante entender que existe un compromiso de conectar la provincia de San Juan con la región de Coquimbo, y que un proyecto de ese nivel de complejidad implica necesariamente tener alternativas para ver cuál es la mejor. Tenemos la obligación de estudiar la mejor alternativa de ingeniería para ser una obra de este nivel de dificultad que sería por cierto, el túnel más complejo que se ha hecho atravesando la cordillera de los Andes.

Las explicaciones del embajador de Chile en Argentina

Nicolás Monckeberg Díaz, embajador de Chile en Argentina, ofreció sus explicaciones luego de que Bielsa desatara el revuelo del otro lado de la cordillera. Lo hizo utilizando un hilo de Twitter, apurado por la repercusión de las declaraciones del argentino:

- En relación a la información publicada en algunos medios de comunicación sobre el proyecto de túnel de Agua Negra y el préstamo del BID, quiero aclarar algunos antecedentes:

- Chile tiene un profundo interés y decisión de conectar la Región de Coquimbo con la provincia de San Juan en Argentina. Esta es la forma en que ambas naciones estamos trabajando de manera comprometida.

- Si la mejor ruta para dicha conexión incluye un túnel u otra solución de ingeniería, se determinará según los mejores estudios técnicos y así establecer cuál es el mejor trazado para aquello.

- El BID ofreció a ambos países un crédito de US20 mill para financiar estudios. Chile desestimó esta vía de financiamiento porque implicaba pagar intereses, lo que no tiene que ver con la decisión de construir el paso, ni pone en riesgo los estudios para definir la mejor ruta.

- Argentina también desistió de este crédito solicitando al BID, a través a una carta formal el 20 de abril de 2020, utilizar dichos fondos en un nuevo crédito para ser utilizado en la lucha contra el COVID.

- Que por ahora Chile y Argentina opten por prescindir de este crédito, no compromete la continuidad de los estudios técnicos necesarios para cualquier proyecto de esta envergadura.

El proyecto

El proyecto considera dos túneles de aproximadamente 13,9 km cada uno, de los cuales un 72% de la longitud correspondería al sector argentino, en tanto un 28% corresponde al sector chileno. Se contempla mejorar el acceso vial, bajando su altura aproximadamente de 4800 a 4.000 msnm en la boca del lado argentino y hasta 3.600 msnm en la boca del lado chileno.

¿Cuáles son las características técnicas básicas del Túnel de Agua Negra?
Dos túneles paralelos, uno para cada sentido de circulación: descendente desde Argentina hacia Chile y ascendente de Chile a la Argentina, de 13,9 km de longitud. El portal argentino está a 4.085 msnm de altitud, y el portal chileno a 3.620 msnm, lo que otorga al túnel una pendiente media de 3,37%.

Separación entre túneles: variable entre 40 y 50 m

Trazado vial interior con curvas de muy altos radios

Calzadas de 7,50 m de ancho, con sendos espacios laterales para circulación peatonal y servicios. Altura libre de circulación vehicular de 4,80 m. Sección transversal típica de cada túnel: 70 m2.

Galerías peatonales de conexión entre túneles, para emergencias, separadas 250 m entre sí, a lo largo de todo el trazado. Galerías de interconexión vehicular, para emergencias, cada 1.550 m.

Sistemas de sostenimiento/revestimiento de las cavidades adecuados a la naturaleza geomecánica de los macizos atravesados.

Ventilación sanitaria para operación normal y sistema de ventilación para extracción de humos de incendio. Pozo vertical de ventilación en territorio argentino de 535 m. de altura de excavación y 4,5 m. de diámetro interno. Galería de ventilación en territorio chileno de 4,75 km de largo y 36 m2 de sección transversal.

Cavernas de ventilación en los extremos del pozo y galería de ventilación antes mencionados.

Hidrantes para el combate del fuego a todo lo largo del trazado.

Centro Integrado de control de tránsito para vigilar su seguridad y tener bajo control aspectos esenciales para la circulación como la ventilación sanitaria, la iluminación y la visibilidad interior. Sistemas de última generación de detección automática de incidentes, cámaras de televisión y comunicaciones.

Edificaciones contiguas a los portales para servicios de bomberos y socorristas, con los equipamientos necesarios.

Caminos de acceso de calzadas separadas en la zona de influencia de ambos portales.

Esta nota habla de: