Preocupante: Chile posterga Libertadores y concentra su atención en los aeropuertos

No se trabaja aún en ningún protocolo para apertura de fronteras terrestres, lo que es malo para el turismo receptivo de Mendoza. El vecino país inició el lunes un nuevo protocolo para la recepción de turistas, pero sólo lo aplicará en los aeropuertos y posterga a los chilenos, residentes y parientes directos que ingresan a través del Complejo Los Libertadores.

Hasta ahora lo único oficial referido a las fronteras terrestres con Chile es que permanecerán cerradas hasta el 30 de noviembre. De este modo, no habrá reactivación del turismo receptivo en Mendoza y tampoco habrá posibilidad de que los mendocinos piensen en cruzar al vecino país.

Sin embargo, lo más llamativo y preocupante para el sector es que el ejecutivo trasandino incluso decidió dejar fuera de las nuevas medidas de ingreso al país al complejo Libertadores y los otros pasos terrestres que tienen con la Argentina y Perú, concentrando su atención en los aeropuertos.

A pesar que no están abiertas las fronteras, a través de Libertadores y otros pasos en el norte y sur del país, pueden ingresar chilenos, residentes y parientes directos que necesitan cruzar la cordillera para ver a sus familias o hacer trámites (decenas de personas piden salvoconducto a diario en el consulado de calle Belgrano). Sin embargo, aunque desde el 1 de noviembre se anunció un cambio en las condiciones de ingreso al vecino país, del nuevo protocolo se excluyó a todos los que ingresen por una vía distinta a la aérea, lo que los obliga a hacer cuarentena.

Desde el lunes se puso en marcha la actualización del Plan Fronteras Protegidas, la cual establece que las personas que ingresen al país podrán interrumpir su cuarentena de 5 días cuando tengan el resultado de un PCR realizado en el vecino país. Es decir, canjear los días por aislamiento durante el tiempo que demore el resultado del test.

Lo que se informó a través del Plan Fronteras Protegidas en su página web, sin especificar que era un beneficio sólo para el ingreso por vía aérea.

Aunque a través de todos los medios y las páginas oficiales, se informó de esa manera, en la letra chica del decreto, se estableció que quedan excluidos de ese "beneficio" las personas que ingresen por una vía distinta a la aérea. De esta forma, los que van por Libertadores no tienen en la frontera la opción de hacer un PCR, lo que sí pueden hacer en los aeropuertos.

Lo que dice la letra chica del decreto trasandino.

Esta medida obliga a los chilenos, residentes y parientes a hacer cuarentena de manera obligatoria, pero además confirma -según comentaron funcionarios y exfuncionarios trasandinos- que hoy la prioridad no es la apertura de fronteras o el diseño de un protocolo de apertura de los pasos terrestres.

Por eso, aunque el decreto de cierre se extendió durante todo el mes, la medida podría continuar, en base al aumento de casos y el escaso interés que están mostrando las autoridades del gobierno de Sebastián Piñera por reactivar el tránsito con Mendoza.

Así, a menos de dos meses del inicio del verano y de la mayoría de los períodos de vacaciones, los chilenos no pueden -por ejemplo- proyectar una visita a Mendoza por la incertidumbre que existe respecto a las fronteras y, quizás en menor medidas, los mendocinos tampoco pueden pensar aún en las playas chilenas para pasar las vacaciones.

Aunque la vía aérea y la conectividad entre Santiago y Mendoza está habilitada, de acuerdo a cifras oficiales del 2019, por la vía aérea ingresaron a la provincia la mitad de los turistas que lo hicieron por la vía aérea. Además, del total de extranjeros que vinieron, el 49% llegó a través del Sistema Integrado Cristo Redentor.

De esta forma, la falta de interés y atención que le están prestando las autoridades trasandinas a los pasos terrestres, es una tema que preocupa y que, por ahora, tampoco ha sido tratado a nivel de Cancillería o de la Embajada Argentina en Chile.


Esta nota habla de: