El parte médico del papa Francisco

El sumo pontífice fue intervenido en la noche del domingo en el Policlínico Gemelli de Roma.

El papa Francisco, de 84 años, continúa en estado "satisfactorio" tras la operación en el colon a la que fue sometido el domingo y por la que deberá estar internado al menos hasta el próximo lunes, informó hoy el Vaticano.

"El curso postoperatorio de Su Santidad el Papa Francisco sigue siendo regular y satisfactorio", informó el vocero papal Matteo Bruni en un comunicado.

Según Bruni, Francisco "ha seguido comiendo regularmente y ha suspendido la terapia parenteral".

"El examen histológico definitivo ha confirmado una estenosis diverticular grave con signos de diverticulitis esclerosante", indicó el vocero sobre la condición evidenciada tras la intervención del domingo, programada, y que duró cerca de tres horas con anestesia general.

Francisco "está conmovido por los numerosos mensajes y el cariño recibidos en estos días y expresa su gratitud por la cercanía y la oración", agregó Bruni.

El Papa continúa en la habitación especialmente preparada en el piso 10 del centro sanitario, donde es custodiado por un grupo de gendarmes del Vaticano y personal médico y enfermeros de la Santa Sede, además del equipo del hospital.

El sumo pontífice fue intervenido en la noche del domingo en el Policlínico Gemelli de Roma, cuando se le practicó una "hemicolectomía izquierda", que implicó la extracción de la parte izquierda del colon para tratar la "estenosis diverticular" con la que fue ingresado.

La intervención, informó el Vaticano duró cerca de tres horas y requirió anestesia general.

Según dijeron fuentes médicas y vaticanas a Télam, la operación estaba pensada para resolverse con el método de laparoscopía, pero finalmente se practicó de forma abierta, lo que alargó el tiempo de trabajo del equipo comandado por el cirujano Sergio Alfieri.

De todos modos, a menos de 24 horas de la intervención, Bruni había contado en un comunicado que el pontífice ya estaba "despierto y respirando por sí mismo"; en las mismas "buenas condiciones generales" informadas hoy.

La intervención, programada, fue hecha a inicios de julio ya que el Papa canceló sus audiencias generales de los días miércoles para todo el mes, como cada verano, y solo mantiene en agenda sus Ángelus dominicales desde el Palacio Apostólico.

De hecho, antes de la internación, Francisco había encabezado sin problemas el tradicional Ángelus desde el Palacio Apostólico y anunció su viaje de septiembre a Budapest y cuatro ciudades de Eslovaquia.

Por el momento, de todos modos, el Vaticano aún no precisó si el pontífice celebrará, ni cómo, el encuentro con los fieles del domingo 11.

Esta nota habla de: