Rubinstein, el "vice súper" de Massa: fue uno de los que advirtió sobre riesgo de hiperinflación

Rubinstein es titular de GRA Consultora, y viene advirtiendo desde hace tiempo por los encajes, además de haber pronosticado la crítica escasez de reservas que iba a ocurrir a partir de junio y proyectó un 90% de inflación anual en 2022. Fue quien habló del "riesgo de hiperinflación" en diversas entrevistas recientes.

El economista Gabriel Rubinstein será el vicemininistro de Sergio Massa y su designación deja en el camino a los otros nombres que estaban en danza: los de Mariana dal Poggetto, Emmanuel Alvarez Agis y Augusto Costa. Se trata de un macroeconomista experimentado que integró el equipo de Roberto Lavagna en el Banco Central.


Reaccionan las consultoras: un plan de Massa para "calmar y aguantar"

Rubinstein es titular de GRA Consultora, y viene advirtiendo desde hace tiempo por los encajes, además de haber pronosticado la crítica escasez de reservas que iba a ocurrir a partir de junio y proyectó un 90% de inflación anual en 2022. Fue quien habló del "riesgo de hiperinflación" en diversas entrevistas recientes.

Es un técnico experto en programación monetaria que, por ejemplo, dijo hace pocos días en el canal de noticias por cable del Grupo Clarín, TN, que si esto sigue así, "hay riesgo de hiperinflación".

Durante 8 años estuvo en Duff & Phelps, la calificadora de riesgo con sede en Chicago, fue director ejecutivo en Argentina y miembro del comité de riesgo soberano con sede en New York, hasta que la empresa se vendió a su competidora Fitch.

Tras la megadevaluación de Brasil de 1999 advirtió riesgos importantes para la economía argentina y en ese momento se sumó a los economistas locales que propuso dolarizar. Él escribió un libro sobre el tema, titulado "Dolarización, Argentina en la aldea global".

En 2004 fue designado director ejecutivo de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires y en 2006 creó su propia consultora, Gabriel Rubinstein & Asociados.

En marzo de este año cuando sonaba fuerte la posibilidad de una dolarización de la economía argentina. Al respecto, el economista dijo que su libro "Dolarización, Argentina en la Aldea Global" fue escrito cuando "había una idea básica de que la dolarización podía contribuir mucho para evitar el default, y evitar un colapso de la economía". Ese proceso finalmente sucedió dos años más tarde que fue todo el colapso de la convertibilidad, la pesificación y el corralito.

Puesto en contexto, Rubinstein aclaró que "eso tenía sentido en ese momento y de esa forma". "Ahora para dolarizar tenes que tener reservas, algo que hoy no hay", advertía. Y agregaba: "Antes de encarar un proceso de estas características hay que ver qué objetivo se persigue. Si lo que querés es bajar la inflación a 5% anual, no se necesita dolarizar".

"En esencia si bien es una regla rectora que puede tener su utilidad, no veo que sea un momento adecuado para pensar en eso. Toda la energía debe estar puesta en eliminar el déficit fiscal para poder eliminar la inflación", concluyó.

A su entender, ese es el objetivo imprescindible en este momento porque "eliminando el déficit fiscal, en poco tiempo tenés la posibilidad de tener una inflación como tienen cualquiera de los países".

Declaraciones de Rubinstein: un repaso por qué piensa de la situación

Esta nota habla de: