Frigerio quiere gobernar una provincia en la que no vive

El exministro Rogelio Frigerio, acosado por denuncias ante la Justicia por su relación sospechosa con empresas constructoras, además sufre el ataque interno desde Juntos por el Cambio en Entre Ríos, provincia que quiere gobernar.

Unos 300 dirigentes de todos los departamentos de la provincia de Entre Ríos congregaron en Gualeguay con un doble propósito: lanzar el espacio Gualeguay Cambia y desarrollar el encuentro provincial de 'Entre Ríos Cambia' que promueve a Pedro Galimberti como precandidato a gobernador de esa provincia. 

El actual diputado nacional cerró el encuentro haciendo referencia a la necesidad de hacer una revolución en la provincia para sacarla del estancamiento. "El ciclo del peronismo en todas sus variantes está agotado. Ya no pueden ni quieren hacer nada", dijo. 

Sin nombrarlo al exministro del Interior, Rogelio Frigerio, quien también aspira a la gobernación por el mismo partido, también le envió un mensaje: "Para transformar la provincia no alcanza con acreditar domicilio. A la provincia hay que amarla y el problema es que a Entre Ríos hace mucho tiempo que nadie la ama", concluyó Galimberti.

Orozco quiere que Cornejo sea candidato a vicepresidente

Frigerio se mueve con dos partidos: el PRO y el MID que fundara su abuelo, y con ellos juega con radicales, macristas y peronistas en diferentes puntos del país y de la provincia en la que nació, pero que los seguidores de Galimberti sostienen que no vive, aunque en el DNI lo acredite de ese modo.

Además, Frigerio sortea cuestionamientos judiciales por relaciones sospechosas con empresas constructoras, una situación que lo coloca justo en el lado contrario de la política en el que sus palabras dicen que está.

De allí que la puja interna en Entre Ríos promete tener escenario nacional, salvo que Frigerio aclare en la Justicia las acusaciones en su contra y también se defina partidariamente.

Esta nota habla de: