Oda a lo que representaba el viejo y maltratado teléfono público

Hermosa despedida al último teléfono público que hizo Melissa Kirsch en The New York Times: "Tus telecomunicaciones estaban contenidas en estos espacios discretos, separados del resto de tu vida. Los teléfonos públicos pueden estar casi obsoletos, pero no hay nada que nos impida restablecer algunos de sus límites en un mundo posterior a los teléfonos públicos".

El diario estadounidense The New York Times viene sorprendiendo con una serie de notas que ponen una especie de freno de mano al vértigo informativo y permite mirar alrededor.

Una de ellas fue lanzada a sus suscriptores digitales este sábado y está firmada por Melissa Kirsch quien, a raíz de la masiva convocatoria en las redes para despedir a la última cabina telefónica que estaba instalada en el Times Square de Manhattan, desarrolló toda una nota, de imprescindible lectura, sobre lo que significa hacer y recibir llamadas cuando no teníamos incorporado al cuerpo el teléfono celular y su instantaneidad histérica, frenética, viciosa (complete el lector con más calificativos, que pueden ser positivos también).

Escribió Kirsch que "recientemente, una multitud se reunió en Times Square para retirar lo que la ciudad promocionaba como el último teléfono público público de Nueva York . 'El fin de una era', declaraba el titular del comunicado de prensa, aunque la era en la que los teléfonos públicos desempeñaban un papel significativo en la vida de los neoyorquinos ciertamente terminó hace mucho tiempo.


Agregó: "Uno podría ser perdonado por sentirse un poco nostálgico. Los teléfonos públicos son vestigios del mundo analógico, antes del mensaje de texto 'Llegaré 15 minutos tarde', cuando las llamadas de larga distancia eran una consideración y las personas que hacían llamadas en público tenían sus propias cabinas privadas".

"La gente se pierde un período de tiempo en el que una llamada significaba algo", dijo a The Times Mark Thomas de The Payphone Project. "Cuando lo planeaste y lo pensaste, respiraste hondo y pusiste tu moneda".

Por eso, la autora de la nota (que al final dejaremos que ingreses a leer completa aportándote el link) señaló: "He estado considerando el refrán familiar sobre los teléfonos inteligentes, que nos han hecho la vida más fácil de navegar a expensas de nuestros modales, nuestra atención, nuestra seguridad mientras conducimos. Podemos estar físicamente presentes, pero nunca estamos realmente allí".


Definió algo central: "Los teléfonos públicos eran monotaskers estacionarios. Antes de los celulares, si querías hablar con alguien, lo hacías en casa, en el trabajo o en una cabina. Tus telecomunicaciones estaban contenidas en estos espacios discretos, separados del resto de tu vida. Los teléfonos públicos pueden estar casi obsoletos, pero no hay nada que nos impida restablecer algunos de sus límites en un mundo posterior a los teléfonos públicos".

¿Cómo podría ser esto para usted? Para mí, significaría detenerme a un lado de la carretera para enviar un mensaje de texto en lugar de dictarle mi mensaje a Siri. Saldría del flujo de peatones y entraría en la cabina telefónica de la mente para escuchar el correo de voz. No revisaría las redes sociales mientras espero que un amigo llegue a un bar. Las largas llamadas telefónicas tendrían lugar en casa, no mientras estoy dando un paseo o sentado en un banco del parque, aparentemente disfrutando del aire libre.


Esta nota habla de: