A 92 años de la llegada a Mendoza del piloto, combatiente de guerra, escritor, Antoine de Saint Exupéry

Se conmemoró el 92o aniversario de la llegada de Antoine de Saint-Exupéry a Mendoza, y se dan a conocer varios proyectos turísticos y culturales en ese sentido.

Con la presencia de Alain d'Etigny, primo de la familia d'Agay - Saint-Exupéry y de numerosas autoridades, el Consulado Honorario de Francia y el Hotel Park Hyatt organizan un emotivo acto de recuerdo de los momentos pasados por el autor del Principito en Mendoza, con la presentación de la escultura homenaje de Guillermo Rigattieri.

El acto 

  • Inició el acto con los himnos nacionales, de la mano de la Banda Militar de Música "Brigadier General Angel Maria Zuloaga" (IV Brigada Aérea). Las banderas argentina y francesa acompañaron en este acto, celebrando la amistad entre los dos países y pueblos.

  • El gerente del Park Hyatt, Miguel Angel Urmeneta, destacó la impactante historia del Hotel Plaza, que recibió personalidades de primer plano y subrayó el compromiso del Hotel para fomentar el arte. De este compromiso nace el proyecto de encargar al artista Guillermo Rigattieri una obra conmemorando el evento.

  • Gracias a la prensa de época, el editor general del diario Los Andes, Raúl Pedone contó las diversas etapas de la busqueda de Henri Guillaumet.
  • Alain d'Etigny, primo de la familia d'Agay Saint-Exupéry llegó especialmente de Chile para compartirnos lo que representa hoy para él los valores que nos dejan las obras y la vida de Antoine de Saint-Exupéry.

  • Charlotte Panouillé, cónsul honoraria de Francia, mencionó el trabajo en conjunto con las autoridades para llevar a cabo varios proyectos turísticos en San Carlos y Mendoza, a fin de iniciar una dinámica de puesta en valor histórica, turística, cultural y patrimonial, potenciando el destino Mendoza.

Al final del acto, se desveló con las autoridades presentes la original creación de Guillermo Rigattieri, homenaje poético y naif, escultura acompañada de una placa regalada por Jean-Hugues Monier y Jean-Paul Guyon, mecenas franceses.

Dijo Rigattieri: "Esta es una escultura realizada en metal, con la técnica de soldadura eléctrica, en partes de la obra se a aplicado patina policroma y en su totalidad lacas y barnices. Es una escultura narrativa donde los elementos de inspiración han sido motivados por, la soledad, la aviación la curiosidad, el coraje, la amistad y la imaginería del Principito."

Mendoza cuna de la aviación

Mario Battagion, presidente de la delegación Mendoza, Instituto Nacional Newberiano, dijo que "muy pocos saben que Mendoza es la cuna de la Aviación Argentina. 

Un colaborador del general José de San Martín llamado Andrés Tejeda (más conocido popularmente como "el molinero Tejeda"), realizó el primer intento de vuelo -en el primer cuarto del siglo XIX- del que se tengan noticias, no solamente en la Argentina, sino en todo el continente americano. Para llevar a cabo sus ensayos utilizó un par de alas construidas con cañas, recubiertas con una lámina muy delgada de cuero y plumas (una suerte de ornitóptero), con las que se arrojaba desde distintas alturas: techo de una casa, torre de su molino y finalmente, de lo alto del campanario de la Iglesia de Santo Domingo, ocasión en la que efectuó un vuelo en planeo de unos 50 metros de longitud.

El 26 de febrero de 1911, el aviador italiano Ricardo Ravioli, realizó, con su monoplano Bleriot el primer vuelo en esta provincia, en el parque General San Martín, ante una multitud de alrededor de 10.000 personas. 

En mayo llegó el piloto italiano Bartolomé Cattaneo y en julio el francés Marcel Paillette, en tanto que en diciembre Mario Casale, hizo sus primeras exhibiciones; y, además, en 1912, en un taller ubicado en la calle Pedro Molina esquina Alberdi de Guaymallén, instaló su taller de aviación.


El viernes 13 en que un avión se estrelló en el Lago del Parque San Martín

El 2 de agosto de 1915 fue fundado el Aeroclub Mendoza. El 28 de mayo de 1919, el teniente del arma de Ingenieros Benjamín Matienzo, (junto con los aviadores Pedro Zanni y Antonio Parodi), se propuso cruzar por primera vez la Cordillera de Los Andes desde la ciudad de Mendoza. ? Luego de despegar, debido al mal tiempo, Zanni y Parodi decidieron regresar, no así Matienzo, que continuó con el viaje, lo que le costaría la vida. Su cadáver fue encontrado recién el 18 de noviembre a unos 20 kilómetros de Las Cuevas.

El 1 de abril de 1921, la piloto francesa Adrienne Bolland traspuso la Cordillera de los Andes uniendo Mendoza con Santiago de Chile, fue la primera mujer en hacerlo."

Mendoza y la Aeroposta Argentina

"La aviación para unir a las personas y los continentes". Es la idea principal de Pierre Georges Latecoere, cuando crea en Toulouse la primera aerolínea que une Francia, África y Sudamérica, la Aeropostale. El último obstáculo, para llegar a Chile, será superar la Cordillera de los Andes.

A partir de 1929, los pilotos y sus mono-motores descansan en la provincia de Mendoza, antes de despegar hacia el cruce de los Andes.

Los pioneros, Antoine de Saint-Exupéry, Henri Guillaumet y Jean Mermoz fueron los encargados de construir la leyenda de la aviación en tierra mendocina.

El desafío es perpetuo, los pilotos repiten sus proezas, encargados de trasladar el correo cualquiera sean las condiciones.

Antoine de Saint-Exupéry en Mendoza: los hechos históricos

- 12 de octubre de 1929. Antoine de Saint-Exupéry llega a Argentina acompañado por Jean Mermoz y Henri Guillaumet, una semana después del primer vuelo Aéropostale, Buenos Aires -Comodoro Rivadavia (escalas San Antonio Oeste, Trelew,)

- 13 de junio de 1930. Henri Guillaumet despega del campo de Colina, Chile, a pesar del terrible clima, para su 92º cruce de los Andes, a los mandos de su Potez 25 F-AJDZ. Atrapado en los vientos de una tormenta de nieve y sin visibilidad alguna después de buscar un pasaje en la montaña durante dos horas, quedando sin gasolina, decide aterrizar en las afueras de la Laguna del Diamante. Durante el aterrizaje, la nieve se acumula delante de sus ruedas, frena su avión que capota y termina boca abajo. Varado por la tormenta de nieve, pasa las dos primeras noches envuelto en su paracaídas, en un refugio que cavó en la nieve bajo el ala de su avión volcado

- 15 de junio de 1930. Antoine de Saint-Exupéry llega a Mendoza, se aloja en el Hotel Plaza (hotel Park HYATT hoy en día) y suma sus esfuerzos a los de los equipos de rescate del lado chileno y argentino de la cordillera. Sus compañeros de equipo recorren incansablemente la Cordillera en busca de Guillaumet, quien dispara un cohete al paso de uno de los aviones pero no es visto. Las autoridades locales creen que toda esperanza se pierde en invierno "la Cordillera no devuelve sus presas".

- 16 de junio de 1930. Guillaumet decide partir a pie, después de haber escrito en la cabina de su avión: "Al no haber sido visto, me voy hacia oriente. Adiós a todos, mi último pensamiento será para mi esposa" . Camina 5 días y 4 noches en condiciones dantescas. Al final de sus fuerzas se encuentra con un niño de 14 años, Juan García, y su madre.

Benjamín Matienzo: cuando a los patriotas les decían locos

- 20 de junio de 1930. Los servicios de emergencia son advertidos por el padre del adolescente; Guillaumet es conducido por el subcomisionado José Castro en su Ford T que rápidamente lo lleva a la villa cabecera de San Carlos. Saint-Exupéry es advertido en Mendoza "Guillaumet está vivo".

Alrededor de las 17:40, Antoine de St Exupery que había despegado de Mendoza con dos mecánicos vió a Guillaumet y aterrizó en un campo. Los dos hombres caen en los brazos del otro. Guillaumet declara: "Lo que hice, te lo juro, ninguna bestia lo habría hecho jamás". La hazaña, que los habitantes de los valles resumen a la perfección "Es imposible", construye la leyenda de este hombre discreto en medio de los grandes nombres de la Aéropostale.

- 1931: publicación de Terre des Hommes, Tierra de Hombres que inmortaliza este episodio.


Un emotivo acto conmemoró el 92 aniversario de la llegada de Antoine de Saint-Exupéry en Mendoza

Los saludos

"Con gran emoción la familia de Antoine de Saint-Exupéry se une a este homenaje que se rinde en Mendoza al amigo de Guillaumet y director de Aeroposta Argentina en 1930 y agradece a todos los protagonistas de este memorial. Este episodio del rescate de Guillaumet (por él mismo), lo cuenta Saint-Exupéry (el escritor) en un maravilloso capítulo de Terre des Hommes del que hemos conservado la famosa frase que susurra el desaparecido de la cordillera de los Andes al final de sus fuerzas. al oído "lo que hice te lo juro, ningún animal lo hubiera hecho jamás". Y el autor concluye: "El coraje de Guillaumet es sólo un efecto de su rectitud". Si buscábamos una definición de humanidad, la habremos encontrado aquí. Estamos con todos ustedes durante este acto". Muy calurosamente. Olivier d'Agay










Esta nota habla de: