Adrián Toledo, el enólogo de Vicentin: "Fue un error comunicar que tomar vino era una cosa complicada"

Ignacio Borrás, el "vendimiador móvil" por el mundo a quien la pandemia lo dejó quieto, luego de sus crónicas desde Europa empezó una serie de diálogos con enólogos para Memo y los trae en primera persona. Hoy, Adrián Toledo, de Sottano y ahora, de Vicentin.

Ignacio Borrás

¡Buenas a todos! esta semana tengo el agrado de poder compartir con ustedes la entrevista realizada a Adrian Toledo, enólogo de bodega Sottano y Colosso Wines del Grupo Vicentin.

- ¿Qué te llevo a estudiar Enología?

- Toda la vida me sentí atraído por este mundo, me crié en la casa de una bodega y soy la tercera generación de mi familia que está ligada a este mundo. Mi abuelo trabajaba como productor, mi papá trabajó muchos años en una bodega y mis dos hermanos también se dedican a esto, hice la tecnicatura en Don Bosco y aunque mi familia quería que estudiara otra cosa con el tiempo demostré que esto era lo mío y comenzaron a apoyarme. Cuando empecé la facultad también trabajaba en la bodega donde vivíamos en Rivadavia.

- ¿Qué hubieses sido de no seguir esta carrera?

- Yo fui a una escuela técnica química en Junín. La química siempre me gustó y también me gustaba la biología, por lo que en un punto había ganado una beca para ir a San Luis a estudiar la carrera de Biología Molecular, pero en un punto no me veía haciendo eso toda mi vida porque me apasionaba muchísimo más la enología.

- En ese tiempo de estudio y trabajo, ¿tuviste algún mentor?

- Cuando trabajaba en el este, lo hacía junto con mi padre, así que él fue mi primer mentor. Luego cuando entré en el año 2005 a Sottano, mis asesores eran Luis Barraud y Andrea Marchiori, ellos fueron los que me enseñaron sobre la elaboración de vinos más Premium por lo que también fueron unos mentores para mí.

- ¿Cómo llegás a bodega Sottano?

- Yo trabajaba en el este en una bodega que producíamos unos 40 millones de litros al año, pero siempre me llamó más la atención de la elaboración Premium de vinos (manejo de viñedos, uso de barricas, mayor seguimiento de los productos) y ahí comencé a buscar un nuevo proyecto y contacté con la familia Sottano. Comenzamos de cero con ellos, con 36 barricas y una capacidad en tanques de acero inoxidable de 225.000litros hasta llegar hoy a las 1.300 barricas y casi al 1.000.000 de litros.

- ¿Esto de empezar en un proyecto desde casi que nace te hace sentirle un cariño aun mayor no?

- Sin dudas es mi segunda casa, aunque en ciertas épocas del año es mi primer casa (época de vendimia) y claramente los vinos son como hijos.

- ¿Cómo fue para vos teniendo ese cariño a la bodega cuando Vicentin decide comprarla?

- La verdad es que fue muy bueno, las cosas siguen igual que antes pero al llegar otra gente fue como un refresh que nos volvió a dar un impulso.

- ¿Te fue difícil el cambio de cuando trabajabas en el este en una bodega más industrial a pasar a una bodega un poco más Premium?

- No me fue difícil, pero sí tuve que volver a aprender algunas cosas. Si obviamente fue un cambio importante y gracias a Luis y Andrea pude adaptarme rápidamente.

- ¿Cómo ves vos hoy en día la industria vitivinícola argentina?

- Bien, la veo muy bien, estoy muy conforme con lo que estamos haciendo. El consumidor está aprendiendo mucho, investigando, preguntando, etc. y esto ayuda a que entiendan porque existen también diferentes tipos o gamas de vinos. Las calidades de los productos tanto industriales como Premium han mejorado muchísimo y estamos logrando marcar nuestro camino y nuestro estilo, que es lo que lograron las grandes zonas del mundo.

- Hablando de las grandes zonas del mundo. ¿Vos creés que en Argentina vamos camino a dejar de hablar tanto de varietales y comenzar a nombrar mas las zonas?

- Creo que vamos en ese camino pero estamos todavía en el proceso de investigación. Hoy se están determinando zonas que son muy bonitas o buenas pero que no llegan a tener todo el potencial que deben tener para ser llamadas terroir. Yo creo que se puede hablar de terroir cuando el lugar es mucho más fuerte que el varietal o el trabajo del hombre, a mi me ha pasado en Gualtallary por ejemplo que cosechamos y elaboramos de muchas formas distintas pero siempre la uva termina dando las mismas características, esos lugares son los que debemos potenciar como terroir.

- ¿Cómo ves a los consumidores de hoy en día?

- Dentro de la gama de consumidores que tenemos en la bodega, creo que hay una nueva generación que esta habida de estudiar, aprender e investigar sobre el mundo del vino y esto los lleva también a ser más exigentes en lo que quieren y entender mejor lo que hay dentro de la botella. Creo también que descubrieron dentro del vino todo un mundo por conocer con un millón de variantes que por ahí en otras bebidas no es tan así.

- Cómo creés que es la forma de aprovechar ese interés de esta generación para ganar más consumidores?

- Comunicando es el mejor camino, acercarnos al consumidor. Pero también debemos aprender de los errores ya que hace unos años atrás lo que comunicábamos sobre el vino eran cosas más complicadas, asustábamos al consumidor y le complicábamos todo, (que la temperatura, que el vino, que la copa, que el descorche, etc.) esto hacía que la gente se alejara, entonces ahora tenemos que comunicar que lo más importante es disfrutar el vino como a uno le gusta, obviamente si se pueden tener las cosas para mejorar la experiencia genial pero basta de alejar al consumidor porque no tiene la copa o esas cosas.

- Si tuvieses que elegir una palabra que identifique tu forma de trabajar y vinificar, ¿cuál sería?

- Hay dos palabras que me gustan y busco siempre que son equilibrio y diferenciación. Me gusta que se note la diferencia entre líneas de producción dentro de un mismo varietal y tienen que estar bien marcadas, que se note esta diferencia es importante para que podamos entender porque hay precios distintos entre las mismas.

- ¿Tu top 3 de cepas tintas y blancas?

- En tintas serian Cabernet Sauvignon (sobre todo los de la primera zona, Agrelo, Perdriel), el Malbec también tiene que estar (si es de la zona de Gualtallary mejor) y por último el Syrah.

En los blancos primero tengo al Viognier, el Torrontes salteño, y los Chardonnay (pero que no estén muy concentrados, con madera y maloláctica)

- Si tuvieras que elegir una persona con la que te gustaría sentarte a tomar un vino, ¿quien sería?

- Creo que elegiría un enólogo de los de antes, de los que ya no están. Para que vea lo que estamos haciendo y como cambio todo en los últimos años, que pueda decirme que piensa de lo que se está haciendo ahora con respecto a lo que se hacía antes.

- Cómo ves la industria a futuro?

- Lo veo bien, creo que vamos a tener que seguir buscando e investigando para lograr bases más solidas, pero tampoco nos podemos pasar toda la vida en esta etapa. Hay cosas que se van descubriendo y se tienen que empezar a afianzar, la clave a futuro en cuanto a ventas creo que es la comunicación, y en cuanto a producción es la investigación y la búsqueda. Es importante mirar afuera y escuchar también un poco lo que pasa en el mundo y seguir el camino que empezaron los enólogos que tiene un poco más de trayectoria.

DEGUSTACION:

THE TROUBLE MAKERS "EL APOSTADOR" BLEND

  • VARIEDAD

    Blend (60% Malbec (el peral)/ 20% Bonarda (el peral) / 10% Cabernet Sauvignon)

Nota de sabores

VISTA: Rojo intenso, profundo con tonos violáceos, brillante de lagrimas finas y caída rápida.

NARIZ: frutado, frutas negras y cassis, por detrás aparecen aromas mineral a grafito especiado clavo de olor, avellana.

BOCA: De gran concentración, ciruelas, moras con chocolates, especiado, buena persistencia, recuerdo a ahumados y cuero, mantecoso; muy gustoso.

OPINION PERSONAL: un blend fresco y agradable, fácil de tomar. Con características únicas aportadas por el terroir, a pesar de que tiene un porcentaje bajo de bonarda se deja sentir. Vino ideal para tomar sin miedo, en cuanto a maridaje es muy versátil dadas sus características o incluso para tomarlo solo.





BANDA DE LOS TRES SUCIOS "EL TRAMPOSO" CABERNET FRANC

100% Cabernet Franc

VISTA: Rojo intenso con tonos violáceos, de lágrimas finas y caída más lenta.

NARIZ: Aromas de eucalipto fresco, pimienta blanca, pimiento verde por detrás encontramos paso a frutos rojos, cerezas, frambuesas.

BOCA: entrada picante, fresco, seguido de finas frutas rojas dulces y pimientos, excelente combinación de fresas de menta y pimienta; taninos redondos elegantes e intensos, muy buena concentración, persistente y elegante.

OPINION PERSONAL: muy buen ejemplar de Cabernet Franc de la zona de Chacayes, en nariz fresco y diverso ideal para ir descubriendo de a poco, en boca si bien es muy característico de la zona también tiene sus distinciones con otros cabernet franc y es que no se le nota tanto el pimiento verde lo que lo hace muy interesante para degustar y descubrir, ideal para maridar con carnes blancas o pastas, o también con unas carnes rojas a la parrilla. Es un vino que permite también ser guardado un par de años.

COLOSSO MALBEC

100% Malbec, 24 meses de barrica de roble francés de primer uso.

VISTA: De color rojo rubí, profundo con tintes violetas muy intensos, lágrimas gruesas y de caída lenta.

NARIZ: Explosión de frutos rojos donde se destacan la frambuesa, ciruela , cerezas maduras, regaliz. Se encuentran también por su paso por barrica aporta aromas tostados, a tabaco y café bien combinados con la fruta.

BOCA: Entrada equilibrada, Se destacan taninos firmes y elegantes en buena combinación con su acidez. Gran untuosidad que llena la boca con astringencia moderada, mantiene la frescura de la uva a pesar de su paso por barrica, y deja un sabor final con una acidez muy agradable.

OPINION PERSONAL: creo que es un vino que tiene un potencial de guarda muy grande, con gran frescura, su crianza nunca afecto las características del varietal, de hecho tanta guarda en barrica sorprende para bien a la hora de probar un gran reserva, es un vino que preferiblemente debe ser tomado acompañado de una comida ya que si no suele cansar el paladar.

BLANC DE MALBEC

100% Malbec

VISTA: tonos a piel de cebolla bien definido y brillante con lágrimas finas y de caída rápida.

NARIZ: muy perfumado notas florales a violetas posteriormente encontramos suaves notas fruta de mora, durazno, frutilla, finalmente encontramos aromas canela.

BOCA: Entrada dulce, untuoso, expresivo en cuanto a frutas como frutillas y moras, redondo en boca con un final un tanto salino pero agradable.

OPINION PERSONAL: 100% recomendable para salir de lo habitual, probar algo distinto. Encontramos un vino que tiene la frescura de un vino blanco mezclado con la estructura de un vino tinto, súper interesante de descubrir. Sin dudas un vino para tener siempre una botella en la cava, en cuanto a maridajes creo que es súper versátil ya que podría ser combinado con un postre o con unas buenas pastas y hasta con una ensalada.

Las gracias

Quiero agradecer a Adrián que nos dio la oportunidad de conocer un poco mas de él y compartir una charla muy amena y que dejo algunas enseñanzas, una persona muy abierta a compartir sus conocimientos y vivencias y que logra expresar a través de sus vinos la diversidad y equilibrio del que el siempre habla. En cuanto a los vinos son muy recomendables probar todas las líneas que ofrece la bodega ya que encontramos grandes vinos producto de grandes trabajos y excelente terroir.

¿Salud! Y hasta la semana que viene.

Ignacio Borrás

Esta nota habla de:
Más de Economía