Aumento de tarifas: ahora surgieron diferencias dentro del kirchnerismo

Meses atrás la disputa fue entre el kirchnerismo y Guzmán. Ahora, surgieron diferencias dentro del entorno de la vicepresidenta entre dos actores clave de los que depende el aumento del gas y la luz.

En 2021, la actualización de tarifas generó fuertes disputas entre el kirchnerismo y el ministro Martín Guzmán. De hecho, el funcionario de Economía había decidido echar a Federico Basualdo, quien logró permanecer en el cargo gracias al respaldo de la vicepresidenta.

En el año que comienza persisten diferencias sobre la actualización de tarifas, pero esta vez entre integrantes del Instituto Patria. Por un lado, el propio subsecretario de Energía Eléctrica, Basualdo, y por el otro el interventor del Enargas, Federico Bernal.

En noviembre, Bernal les ofreció una mejora a las empresas de sus márgenes de entre 31% y 55%, allanando el camino para la suba de tarifas de gas. Por el contrario, Basualdo, eligió una estrategia institucional opuesta frente a las compañías eléctricas. 

Basualdo garantizó que el aumento de las tarifas eléctricas no superará el 20% para los hogares, pero aún no se reunió con Edenor y Edesur, las dos distribuidoras del AMBA, ni con las empresas eléctricas del interior del país. Tampoco fijó fecha para la audiencia pública.

Todo lo contrario hizo Bernal con el gas. Según publicó EconoJournal, "entre las empresas de gas, el escenario está relativamente claro. Las empresas plantearon sus necesidades tarifarias para 2022 a fin de poder cumplir con la cadena de pagos y reactivar su plan de inversiones".

Basualdo y Bernal.

"En esa dirección, reclamaron una suba promedio de tarifas del 80% para este año, con un impacto final en la factura de los usuarios de entre un 23% y un 30%. Bernal ofreció una mejora del margen de distribución del 31% (menos de la mitad de lo que plantearon los privados). A las transportistas les ofreció un aumento del margen del 55% porque en 2021 sus tarifas se mantuvieron congeladas. Los privados aspiran a conseguir algún punto de aumento más, pero las condiciones de borde de lo que les espera está claro", publicó el sitio energético.

Sin embargo, "para los eléctricos, en cambio, la desorientación es total. Desde la Subsecretaría de Energía Eléctrica, Basualdo controla la operatoria del Ente Regulador de la Electricidad (ENRE), que formalmente está cargo de la interventora Soledad Manin, una de sus colaboradoras más cercanas. Ni Basualdo ni Manin convocaron aún a los representantes de las empresas distribuidoras. Este medio relevó entre las principales empresas del segmento y todos los directivos consultados negaron haber iniciado algún contacto con funcionarios del área de energía eléctrica del gobierno".

Esta nota habla de: