Cómo detener el pánico global y evitar otro 2008

Hace solo dos semanas, Silicon Valley Bank, un banco mediano de California, quebró. Ahora, una de las firmas con más historia de Europa se ha deshecho.

Después de la histórica venta masiva de Credit Suisse a UBS durante el fin de semana, la pregunta ahora es si el banco de 166 años es la última pieza del dominó o la primera.

Hace solo dos semanas, Silicon Valley Bank, un banco mediano de California, quebró. Ahora, una de las firmas con más historia de Europa se ha deshecho.

A partir de esto, los mercados de todo el mundo están en pánico y, ante esto, la probabilidad de más acuerdos es alta.

Si aprendimos algo de la crisis financiera de 2008, es que los bancos y los reguladores deben adelantarse a los problemas antes de que se propaguen. Después de que Bear Stearns fuera vendido a JPMorgan Chase en marzo de 2008, los funcionarios del gobierno comenzaron a presionar a Lehman Brothers para que hiciera un trato. Pero la gerencia y el directorio de Lehman se negaron durante meses, hasta que fue demasiado tarde.

Algunos bancos regionales de todo Estados Unidos se involucraron en una de las prácticas riesgosas de Silicon Valley Bank: comprar bonos a largo plazo con tasas de interés bajas, cuyo valor ahora ha caído a medida que las tasas de interés han aumentado. El caos actual tiene menos que ver con el contagio del colapso de esa empresa y más con las pérdidas incrustadas que se esconden en los balances de los bancos. Un estudio dice que hasta 190 bancos-prestamistas más podrían fallar.

Tras el anuncio de compra, caen hasta 60% las acciones de Credit Suisse y UBS

First Republic, que ha atraído a potenciales interesados ??como Morgan Stanley, debería venderse o recaudar más capital rápidamente, después de que una inyección de efectivo de 30.000 millones de dólares por parte de los bancos más grandes no logró asegurar a los mercados. Pero su gerencia aún cree que vale más que el mercado, mientras que los compradores creen que podrían obtenerlo por menos.

Una historia similar se está desarrollando en otros bancos regionales bajo presión en la costa oeste, incluido PacWest. Y algunos posibles compradores piensan que si esperan lo suficiente, podrían obtener ayuda financiera del gobierno de los EE. UU., o al menos algunas garantías sobre responsabilidades legales. (El gobierno ya recibió un golpe de $ 2.5 mil millones por la venta de Signature a New York Community Bancorp). Pero no está claro qué puede ofrecer el gobierno, ya que muchos de los poderes que utilizó en 2008 fueron eliminados por la revisión Dodd-Frank de reglas bancarias.

La única buena noticia es que parece, al menos anecdóticamente, que la corrida de depósitos no asegurados de muchos de los bancos regionales se ha detenido, o al menos se ha desacelerado. (Según los informes, los clientes han retirado $ 70 mil millones de First Republic ). Si es cierto, les convendría a los bancos salir públicamente y describir su posición de depósito en detalle. Eso podría ayudar a comenzar a restaurar la confianza en un sector que lo necesita con urgencia.

Fuente: Dealbook, The New York Times

Esta nota habla de:

Tenés que saberlo