Leandro Azin, de Casarena: "El Malbec resulta una bestia cada vez que lo probás"

Ignacio Borrás, el "vendimiador móvil" por el mundo a quien la pandemia lo dejó quieto, luego de sus crónicas desde Europa empezó una serie de diálogos con enólogos para Memo y los trae en primera persona.

Ignacio Borrás

Después de mucho tiempo sin escribir y justo terminando una de las vendimias más raras que me toco vivir, decidí volver al ruedo, pero ahí estaba la incógnita, sobre de qué iba a hacerlo. Primero descansé la cabeza unos días y ahí charlando con un gran amigo salió la idea de realizar entrevistas a enólogos que conozco para contar también un poco de esas personas que dejan su huella en esto que tanto amamos todos y es el vino y su forma de ver este mundo.

Como dije, esto salió de una conversación con un amigo y el cual decidí que fuera el primero ya que le tengo un gran cariño como persona y es un gran ejemplo a seguir en su forma de trabajar, él es Leandro Azin enólogo de Casarena. A continuación les dejo las preguntas que fueron saliendo de esta charla y estoy seguro que van a poder disfrutar tanto como yo.

- ¿Qué te llevó a estudiar Enología?

- Mi papá es enólogo del secundario, y cuando yo empecé la secundaria en familia no sabíamos si iba a poder tener la posibilidad de realizar una carrera universitaria. Después por suerte y esfuerzo de mi viejo pude realizarla. Igualmente, él quiso que fuéramos a un colegio técnico (técnico en Enología) con mis hermanos para poder pelearla con herramientas en la vida en el caso de que no pudiéramos seguir estudiando. Asimismo, por lo que te decía anteriormente, desde los 15 años empecé a trabajar en bodegas (laboratorio y trabajos de bodega) y nunca más me separé de esto. Con estos trabajos más la ayuda de mis viejos pude pagarme la facultad. Así que básicamente fueron las raíces y el hecho de conocerlo desde adentro, aunque también el amor por ensuciarme un poco las manos al estar en contacto con el vino.

- ¿Qué hubieses sido si no fueras enólogo?

- Me lo han preguntado alguna vez, y la verdad es que me encanta la Medicina. Tengo muchos amigos médicos, y es algo de lo cual me hubiese gustado ejercer.

- ¿Cómo ves la vitivinicultura de Mendoza?

- Es una de las industrias más competitivas que existen en el mundo. Está lleno de vinos, de etiquetas, y eso te lleva a ser muy perfeccionista si querés resaltar. Desde afuera se ve como un arte y como vida de relax, y cuando lo vivís desde adentro te das cuenta lo difícil que es llegar bien alto en lo enológico y crecer. Es un ambiente muy lindo y con una gran gratificación que no necesariamente es económica, pero que sin duda es un estilo de vida que a muchos nos gusta vivir. Es algo hermoso sobre todo en Mendoza, con un gran ambiente que está creciendo muchísimo, donde los secretos se han ido descubriendo y pasan a estar más en respetar cada viñedo, cada terroir y en las manos de los enólogos.

- ¿Si tuvieras que elegir una palabra para tu estilo de vinificación cual sería?

- Creo que la palabra sería "respeto". En este caso, yo soy muy respetuoso con el trabajo que se hace en el viñedo, con la fruta con la elegancia de la misma, me gustan los vinos mas naturales no los que son demasiado manoseados, me gusta ser respetuoso con la naturaleza y trabajando desde el viñedo te das cuenta que no se necesita más que eso para lograr grandes vinos ya sean jóvenes o de guarda.

- Contanos un poco de la bodega Casarena

- Casarena es un proyecto que pertenece a Dartley Family Wines. Dentro de esto tenemos varios proyectos. Uno es Casarena, también tenemos Mythic y Rama Negra, y algunos proyectitos que vamos a lanzar dentro de poco. Casarena es 100 por ciento Luján de Cuyo. Nació como la primera marca de esta familia y llego de la mano de la compra de esta bodega en Mendoza, una bodega muy antigua que posee mucha historia. Lo que podemos resaltar es que el dueño siempre soñó con su bodega en Australia, pero al probar vinos australianos y vinos argentinos, los mendocinos le volaron la cabeza y al conocer la provincia se terminó de enamorar y nos deja muy bien a nivel internacional.

En la bodega contamos con cuatro fincas, todas en Luján. Si tuviéramos que hablar del ADN o huella digital de la bodega, es buscar resaltar estas fincas y sus uvas por sobre todo lo demás.

- Proponés el ADN o huella digital de tus vinos son el resaltar el terroir y la uva ,y no la madera, ¿a qué se debe esto?

- Creo que mientras más juega el papel principal el enólogo más atrás queda el terroir. Este pensamiento lo tengo ya que trabajé mucho tiempo para una bodega francesa y, para Cuvelier Los Andes y la verdad que ellos me enseñaron el respeto por la fruta y por la tierra, que cada viñedo es único, que el terroir es una convergencia del viñedo, la tierra y el microclima del mismo. Es muy importante destacar que cada uno es único y a todo esto lo termina de marcar el manejo humano de su viñedo. Yo suelo usar maderas pero que buscan resaltar la fruta (utilizamos roble francés) dentro de nuestras líneas se pueden encontrar vinos con 12 o 18 meses de barricas pero en los cuales se nota el crecimiento de la fruta, que no tapan aromas en nariz pero que resaltan sabores en boca.

¿Qué opinión tenés sobre los puntajes de los críticos del vino?

- Creo que hay mucha polémica al respecto pero creo que son muy importantes a nivel comerciales, ya que al existir tantas etiquetas y tantos vinos en el mundo uno nunca terminaría de probarlos todos, por esto mismo es importante ponerles un puntaje para guiar a la gente y que estos puedan aprender. Siempre el paladar de uno puede ir por el gusto de unos u otros críticos, pero es bueno que sea categorizado, esto sin dejar de destacar que creo personalmente que es también de suma importancia que la gente se anime a probar a descubrir que es lo que a cada uno le gusta ya que los gustos son variados y personales. Una idea a pensar es crear paneles de cata que sean de varias personas y que las muestras a degustar sean catadas a ciegas, para evitar estímulos o influencias externas a lo que está dentro de una botella.

- ¿Si tuvieras que elegir un top 3 de varietales cuál sería?

- No puedo elegir variedades porque me encantan muchas bien fermentadas pero si tuviese que destacar creo que en primer lugar, y sabiendo que no es una variedad sino un conjunto, me quedo con los blend, ya que marcan la personalidad del proyecto del viñedo, o de la zona, esto también termina de resaltar la personalidad del proyecto, y grupo de trabajo, fuera de esto elegiría sin duda el Malbec, ya que es una bestia cada vez que lo probás, y por algo es nuestro emblema a nivel país. Después de esto también me gustan los Cabernet Franc, Petit Verdot, Tannat, etc.

- ¿Como ves la enología argentina a futuro?

- La veo cada vez más competitiva y que cada vez se resaltan más los vinos de alta gama, pero también los vinos jóvenes que están súper frescos y frutales, también se están haciendo vinos mucho mas tomables, más ricos. En las ferias es cada vez más difícil encontrar vinos con defectos o que rechazarías.

- ¿Cuál creés que es la forma de ganar más consumidores a futuro?

- Veo que sin dudas esto va de la mano del marketing y que este es el que te lleva a probar la primera copa de vino. La segunda va a ser por la calidad de lo que este dentro de la botella. Creo que ahí también entra el enólogo y su equipo y lo que nosotros tenemos que hacer es concentrarnos en la calidad y también cuidar el boca a boca de nuestros consumidores.

- ¿El vino se toma solo y en copa?

- ¿Por qué? ¿Quién lo dijo? ¿Dónde está escrito? No, se toma como uno quiera, como uno más lo disfrute. ¿Querés tomarlo en vaso? Hacelo, sé libre perdamos el miedo o el tabú de decir estas cosas lo más importante es disfrutar lo que estamos tomando y como nos guste.

- ¿Tenés algún proyecto personal fuera de tu trabajo en Casarena?

- Sí, pero todavía no fue lanzado. Es con dos amigos que son médicos. Es un proyecto que se viene trabajando desde el 2012 aunque la primer añada que planeamos sacar a la venta es 2017, son poquitas botellas (3.500 botellas) es un vino de muy alta gama el cual se llama "Corazón abierto". Le ponemos mucha pasión y nació con la idea de que la gente que trabaja con nosotros lo disfrute y viva una vida mejor, desde el productor que son pequeños. Los vinos son Malbec, Cabernet Franc, y dos Blend. También cabe destacar que no es algo que lo hagamos por rentabilidad, sino para ayudar a gente y con el dinero recaudado queremos ayudar a chicos que tienen algunas enfermedades.

Probando

Para finalizar esta entrevista, dos vinos de la bodega: en este caso son dos Malbec de fincas distintas, las cuales como se dijo más arriba, pertenecen a Luján y vamos a tener una opinión de cómo un mismo varietal cambia tanto por su terroir.

Finca Naoki:

Enclavada en una zona prejuzgada como imposible para viñedos por la escasez de agua y la presencia de cemento indio en su suelo. De la vocación por el trabajo y la poética de los desafíos, transformaron sus terrazas en una finca modelo. A la vera de la famosa Ruta 40, mira tranquila hacia la cordillera de los Andes.

Características:

Se destaca la abrupta pendiente Este - Oeste, que ofrece oportunidades excepcionales para los micro-terroir: distintas zonas de exposición solar, diferentes impactos térmicos y un suelo particularmente rústico, rocoso y con cementaciones de calcáreo que pueden llegar a ser impenetrables. Condiciones en extremo diferentes a otras zonas de Agrelo, lo que hace de esta finca un sitio único para las diferentes expresiones enológicas.

Año de Plantación: 2010 Altitud: 950 m.s.n.m.

Finca Lauren:

Está enclavada en la zona más fría de Agrelo. Allí la variación de temperatura entre la noche y el día es marcada, lo cual permite que la vid tenga un descanso nocturno durante la época de crecimiento. Las condiciones del suelo permiten la adaptación de diferentes varietales que expresan en nuestros vinos el terroir de manera sobresaliente.

Características:

Se destaca la profundidad de su suelo, donde se pueden diferenciar distintas capas: la primera de suelo puro con textura arcillosa, una capa de transición con mayor granulometría, y una tercera capa con una textura franco arenosa. Estas características favorecen el buen desarrollo de distintos varietales.

Año de Plantación: 2006 Altitud: 918 m.s.n.m.

Ya habiendo conocido de las características de las dos fincas desde donde salen los vinos a degustar, pasamos a ello:

- En este caso son dos Malbec 2017 provenientes de finca Lauren y Naoki, lo importante de que hayan sido mismo varietal está en que podamos descubrir y resaltar lo antes hablado con Leandro sobre lo importante de cuidar y resaltar el terroir.

Malbec Single Vineyard 2017 Naoki:

A simple vista podemos encontrarnos con un color rojo-violáceo profundo e intenso lo cual nos habla de su excelente guarda, en nariz es un vino súper equilibrado con un muchos aromas florales. Encontramos también ciruela, frambuesa y en menor medida pero muy agradable los aromas aportados por la barrica, en boca tiene una entrada armoniosa un poco dulce (recordando compotas) con taninos elegantes y redondos. Aquí podemos sentir mayormente el paso por madera de este vino que ayudo a redondear esos taninos y aportar sabores tostados, deja un final muy agradable y persistente.

Malbec Single Vineyard 2017 Lauren's:

Como con su primo de Naoki, en este vino encontramos un color rojo-violáceo profundo e intenso. en nariz, un perfil totalmente distinto, encontramos mucha fruta negra como los arándanos. También se siente la ciruela típica en los Malbec pero en este caso más fresca. Posee aromas especiados que recuerdan a la pimienta negra. En boca, podemos apreciar la mineralidad con una entrada no tan dulce, con taninos un poco más presentes en este caso, también podemos observar la untuosidad que nos recuerda a la manteca muy agradable en mi opinión y en donde también podemos sentir como la madera muy lejos de opacar resalta todos los sabores aportados por la fruta, deja un final muy agradable que sin dudas invitan a tomar más de una copa.

Las gracias

Para finalizar esta nota primero debo agradecer a Leandro, que se tomó el tiempo para compartir con nosotros un poco de él y de su trabajo. En lo personal, creo que es una gran persona y con la cual puedo darme el gusto de compartir muchas charlas varias veces pidiéndole consejos sobre este mundo que compartimos y con el cual siempre he podido contar y me ha sido de gran ayuda, también destacar que sin dudas su forma de trabajar y sobre todo sus vinos llevan su huella personal.


Esta nota habla de: