17 de abril, Día Mundial del Malbec

" ¡Salud, por el Malbec y por Mendoza, que sigue dando al mundo razones para enamorarse de nuestro vino!", desea Marcelo Calabria, en esta nueva edición de "Vinos & comidas" en Memo.

Juan Marcelo Calabria

Es muy posible que en los próximos días y durante todo el mes de abril veamos en diferentes lugares emblemáticos de nuestra provincia la referencia al Malbec World Day - Día Mundial del Malbec. Esto se debe a que, en la vastedad de Mendoza, donde el sol besa las uvas con pasión ardiente, el Malbec se alza como un estandarte de nuestra identidad; así el 17 de abril, no es un día cualquiera en el calendario mendocino; es el día en que celebramos el espíritu de una cepa que ha encontrado en nuestras tierras su máxima expresión.


Viñedos y vinos que hacen historia

Así en nuestra provincia por Ley N° 8539 en el año 2013 se instituyó "el día 17 de abril de cada año, como el "Día del Malbec", en consideración al varietal emblemático de nuestra provincia", iniciativa impulsada por Wines of Argentina, institución con sede en Mendoza, que desde 1993 promueve la marca y la imagen país del Vino Argentino en el mundo. La fecha no es casual, ya que refiere al 17 de abril de 1853 fecha en que se presentó en la legislatura el proyecto de ley para el establecimiento de una quinta modelo y escuela de agricultura en la provincia. Haciendo un poco de historia respecto a esta fecha recordemos que, en 1841 Domingo Faustino Sarmiento, durante su exilio, impulsó en Chile la formación de la Quinta Normal de Santiago basándose en el modelo de la Escuela Normal de París, destinada al cultivo de plantas y de vides, como parte de su obra educativa y cultural que el gran sanjuanino llevó a cabo en el país hermano.


17 de abril, Día Mundial del Malbec

A partir de esta experiencia Sarmiento le propuso más tarde al gobernador de Mendoza Pedro Pascual Segura contratar los servicios del ingeniero agrónomo francés Michel Aimé Pouget a quien había conocido en Chile, quien posteriormente se radicó en Mendoza en 1853 fundando y dirigiendo la quinta agronómica de Mendoza, desde dónde a partir de sus estudios e investigaciones fue desarrollando diferentes cepas y analizando las distintas variedades de semillas descubriendo que el Malbec era especialmente apto para el suelo argentino y en particular para Mendoza, comenzando dando inició al camino de expansión y desarrollo de la viticultura en nuestro país con esta uva como "nave insignia".

En nuestros días el Malbec, con su color profundo y sus aromas que evocan recuerdos de tierra y libertad, es el protagonista de historias que se cuentan en cada copa y se retratan en cada foto, en cada recuerdo. En este día, recordamos la visión de Sarmiento y el legado de Pouget, quienes vieron en este varietal una promesa de futuro para nuestra vitivinicultura. Cada botella de Malbec es un poema líquido que narra el viaje de una uva transformada por la alquimia de la paciencia y el saber hacer de nuestros viticultores. Es un viaje que comienza en el viñedo, se nutre del terroir y culmina en el paladar de quien sabe apreciar su carácter único.

Hoy, el Malbec es más que un vino: es un embajador de Mendoza ante el mundo, llevando consigo la historia y la pasión de un pueblo que ha sabido convertir sus desafíos en oportunidades. Es el reflejo de un trabajo colectivo que se celebra en cada vendimia, en cada brindis. En el Día del Malbec, las bodegas abren sus puertas y los corazones se unen en un brindis colectivo. Es un día para compartir, para disfrutar de la gastronomía que acompaña a este varietal y para rendir homenaje a la tierra que nos da tanto. La historia del Malbec es también la historia de Mendoza, tejida con la misma fuerza y resistencia que las vides que se aferran a nuestro suelo. Es una historia de superación, de cómo una cepa francesa encontró en Argentina su mejor versión.


Cuáles son los principales compradores externos de Malbec

Así, en estos días, emblemáticos para el vino mendocino y argentino, levantamos nuestras copas, no solo para celebrar un vino, sino para celebrar una cultura, una pasión y un modo de vida que el Malbec ha ayudado a definir. ¡Salud, por el Malbec y por Mendoza, que sigue dando al mundo razones para enamorarse de nuestro vino!

Y si de brindis se trata, entre los cientos de excelentes vinos mendocinos, recomendamos en esta oportunidad un exquisito Gran Guarda Malbec de Bodega Sin Fin: "elegante Malbec de Luján de Cuyo, criado 12 meses en barricas de roble francés, invita a disfrutar las bondades de nuestra cepa emblemática argentina", y por supuesto no se pierdan de visitar la bodega donde serán atendidos de maravilla, tal como nos sucedió a nosotros hace algún tiempo atrás. Salud y a disfrutar Mendoza.

Esta nota habla de:
¿Quién no se puede quedar afuera del debut en la Copa América?