Mauricio Ortiz, el equilibrista del vino en Bodega Antucura

El paseo de Ignacio Borrás por las bodegas de Mendoza para conocer un poco mas sobre sus enólogos, sus porqués, el presente y futuro del vino y como siempre, las degustaciones. Hoy, Mauricio Ortiz, de Antucura,

Ignacio Borrás

¡Buenas a todos! Una semana más de entrevistas y a la vez una semana menos en este especial 2020 que hemos vivido y que a todos nos ha cambiado un poco. 

Para esta semana quiero compartir con ustedes la entrevista realizada a Mauricio Ortiz enólogo de bodega Antucura, ubicada en Vista Flores, Valle de Uco, Mendoza.

Ortiz empezó por el principio, como hacermos en todas las entrevistas: qué camino lo llevó hasta la Enología.

- Mirá, fue muy loco la verdad. Yo no tenía la seguridad de que me podía gustar la Enología. Cuando empecé a estudiar, y hasta tercer año de la universidad no me gustaba el vino. Lo que sí tenía claro es que me gustaba mucho el estar en una bodega, y sin ninguna duda quería estar encerrado en una oficina, prefiero el aire libre y la naturaleza.

- Contanos algunas de tus experiencias laborales.

- Trabajé en Saint-Emilion en Chateau Barde-Haut y en Chateau Clos l`Eglise en Pomerol, y uno de los dueños de esos chateau es Patrick Lèvèque. Después trabajé cinco años en Bodega Poesía, que queda en Maipú, de ahí viaje a Napa, California, a realizar una vendimia en Staglin Family Vineyard.

- ¿Has tenido algún mentor?

- Creo que Patrick Lèvèque fue un mentor para mí, pero no tanto él como persona, sino que con el aprendí mucho de la vida y de la vitivinicultura francesa que hoy en día es el estilo de vinos que busco realizar, donde las características organolépticas estén muy presentes y dándole protagonismo a la uva sin intervenir demasiado en el proceso.

- ¿Tenés una palabra que te defina a vos a la hora de elaborar un vino?

- Equilibrio. Tanto en el trabajo como en mi vida me gusta mucho el equilibrio. Trato de hacer las cosas sin irme a los extremos, ya que pienso que en cualquier aspecto de la vida son malos. Y en los vinos, trato de que sean equilibrados, que no sean súper alcohólicos o súper ácidos; tampoco que tengan mucha madera.

- ¿Cuáles elegirías como tus tres varietales favoritos?

- Primero, el Merlot, Cabernet Franc y Malbec. Sobre todo porque me encanta elaborarlos y tenemos grandes ejemplares en Argentina.

- A futuro, ¿cómo ves la industria vitivinícola?

- En algunas cosas me preocupa y en otras tengo grandes esperanzas. Me preocupa mucho el productor, suele ser el más golpeado pero al que menos bola se les da, entonces no sé hasta qué punto va a ser rentable que sigan teniendo viñedos. También me preocupa el tema del agua, cada vez tenemos menos reservas de agua. Y me da esperanza que se ha repuntado bastante el consumo de vino, cada vez la gente se interesa más por conocer de vino, y creo que cada vez tenemos mejores profesionales.

- ¿Como fue la vendimia 2020?

- De los últimos años, una de las mejores a nivel técnico. Tenemos vinos con muy buena acidez por lo tanto muy buenos colores y excelente madurez polifenólica, esto nos va a hacer tener para mí la mejor de las últimas cinco temporadas.

- Con tus experiencias en Francia y trabajando en Argentina,  ¿cual crees que es la diferencia entre las dos?

- Creo que nosotros tenemos a favor la diversidad que tenemos en cuanto a terroir. Podemos elaborar el tipo de vinos que queremos y lograr grandes potenciales. Sin dudas, ellos en eso tienen mucho más acotado el tema de los terroir. Y creo que hoy tenemos profesionales que no tienen nada que envidiarle a los del resto del mundo.

- ¿Por qué creés que pasamos de un consumo de 90 litros anuales por persona que teníamos en los 90 a los 20 litros anuales por persona que tenemos hoy?

- Antes se hacía cantidad. Nuestros padres o abuelos tomaban vinos frescos con poco alcohol en damajuanas y más o menos en el 95 cambiamos nuestros estilo a uno más francés, donde encontramos vinos con más madurez de la uva, más madera, más alcohol. Entonces la gente pasó a tomar vinos mas premium, pero en menor cantidad por lo antes nombrado. También tuvimos el error que toda la industria quiso pasar a elaborar vinos premium y descuidamos en su momento el consumo interno. Hoy, gracias a Dios, hemos vuelto a elaborar vinos con menos alcohol, sin madera, más frescos y fáciles de tomar lo que nos ayuda a recuperar de a poco el consumo.

- ¿Creés que hubo un cambio entre la generación de los enólogos más grandes y los enólogos más jóvenes?

- Sí, creo que ese cambio fue más dado por el consumidor que por los enólogos, es un poco de lo que hablábamos antes, al tener todos vinos caros el consumidor se volcó a la cerveza lo que nos hizo volver a plantearnos las formas y estilos que estábamos elaborando. Lograr un equilibrio y entender que podemos elaborar vinos con gran calidad, fáciles de tomar y que sean más económicos.

- ¿Cual crees que es la forma de ganar consumidores?

- Tenemos que tener precios accesibles, ya que esto es un parámetro importante hoy en día y teniendo vinos bebibles. Con esto me refiero a que sean fáciles de tomar, tenemos un montón de gente que no le interesa saber cuál es la cualidad más especifica del vino, es más el 95% de la gente toma el vino porque le gusta sin ponerse en un papel tan crítico.

- ¿Qué opinás de los nuevos envases?

- Bienvenidos sean mientras sean envases que no modifiquen la calidad del vino. La lata ya demostramos que no cambia en nada al vino. Ahora tenemos que apuntar a que las bodegas apuesten a estos envases en alguna de sus líneas. Los bag in box nos ayudan también a poder mantener el vino de la mejor manera posible fuera de la bodega y que al consumidor le dure bastante tiempo en su casa sin ponerse malo.

- ¿Creés que en su momento fue un error comunicar que el vino se tomaba de tal forma o en copa?

- Si, totalmente fue un error. Mucha gente pregunta : "¿Cómo hay que probar el vino?". O te dice: "Yo no tomo vino porque no sé de vinos", y creo que el vino al consumidor le tiene que gustar y disfrutarlo como ellos quieran. Después a los apasionados del vino si hay que dejar que sean enroscados.

- Contanos un poco de Bodega Antucura.

- Para Anne-Caroline Biancheri la idea de formar una familia representaba la decisión de emprender una vida concebida desde los valores, los paisajes y los aromas con los cuales quería ver crecer a sus hijos. Y empezó por la tierra. En busca de este lugar, llegó a la región de Vista Flores, ubicada al pie de la Cordillera, en el Valle de Uco mendocino. Una zona privilegiada por la belleza de sus paisajes que conjugan las mejores condiciones geográficas y climáticas para la elaboración de vinos emblemáticos. Y así nace Antucura

- ¿Con qué varietales cuenta la bodega?

- En nuestros viñedos tenemos Cabernet Sauvignon, Malbec, Pinot Noir, Syrah, Petit Verdot y Cabernet Franc.

- Como para cerrar esta entrevista y pasar a la degustación, ¿si tuvieses que elegir una persona de difícil acceso (puede ser un familiar que ya no este, un personaje de la historia o un famoso) con quien te gustaría tomarte un vino?

- Aparte de la pasión que tengo por la enología, soy un apasionado del básquet. La verdad me encantaría compartir un vino con Manu Ginóbili. Creo que es una persona que es ejemplo tanto en el deporte como en su vida personal, siempre se lo ve humilde y dispuesto a enseñar lo que sabe.

Degustación

Antucura Barrandica Malbec 2019 

Varietal: 100% Malbec (Valle de Uco, Mendoza)

Crianza: sin paso por madera.

Vista: de color rojo intenso con tonos violáceos, con lágrimas finas de caída rápida.

Nariz: vino muy aromático y frutado, destacan la ciruela y la mora, por detrás aparecen algunas notas florales.

Boca: entrada equilibrada, media dulzona, con una acidez agradable, re aparecen sabores a frutos rojos donde destaca la frutilla, sus taninos maduros son agradables y ayudan a la persistencia final.

Opinión personal: Un Malbec muy fresco y equilibrado, buen exponente de los Malbec de la zona de Valle de Uco. En nariz muy frutado y expresivo donde se destaca los frutos rojos, en boca su entrada dulzona es agradable ya que es corta y después nos encontramos con una acidez que le otorga gran frescura, reaparecen los sabores frutales donde destaco la frutilla. Un vino para tomar solo o acompañado de unas buenas ensaladas.

Antucura La Folie Blend 

Varietal: Merlot, Petit Verdot, Syrah, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc.

Crianza: 50% del blend pasa 12 meses en barricas de roble francés y 50% del blend queda en tanques de acero inoxidable.

Vista: de color rojo con tonalidades violáceas de gran intensidad, de lágrimas finas con caída lenta.

Nariz: gran intensidad aromática, aromas a fruta fresca, como la frambuesa, por detrás aparecen aromas a vainilla aportados por su paso por barrica.

Boca: entrada equilibrada, de taninos bien trabajados, aparecen sabores a frutas como la frambuesa y la cereza, de final persistente y agradable.

Opinión personal: Un excelente blend donde se destaca la mano del enólogo a la hora de elegir los porcentajes a colocar de cada uno de los varietales para lograr un equilibrio donde todos estén presentes y destaquen algo. También la elección de que el 50% del vino tenga paso por madera y el otro 50% no le da un equilibrio perfecto donde la madera acompaña y potencia las características de los varietales. En nariz, un vino para descubrir de a poco y dejar que nos vaya sorprendiendo con sus aromas. En boca súper sabroso con taninos redondeados. Un vino súper jugoso que sin dudas invita a tomar más de una copa y tener más de una botella en casa para sorprender. Ideal para acompañar unas pastas o alguna carne no tan grasa asada.

Antucura Blend Selection 2014 

Varietales: Malbec, Cabernet Sauvignon y Merlot (Vista Flores, Valle de Uco, Mendoza).

Crianza: 18 meses en barricas de roble francés.

Vista: color rojo intenso con tonalidades bermellón, de lágrimas gruesas de caída lenta.

Nariz: aromas muy delicados donde destacamos frutos rojos maduros como cereza y cassis, también encontramos notas a chocolate y especias aportado por la barrica.

Boca: entrada suave y equilibrada con buena estructura, taninos redondos, encontramos sabores a compota de ciruelas, dulces de cerezas y también notas de chocolate, sobre el final de la boca encontramos sabores especiados que ayudan a su persistencia.

Opinión personal: Blend muy bien logrado. Al tener los tres varietales en igual proporción se logra el equilibrio justo, nos encontramos una combinación de varietales muy francesa que recuerda a burdeos. En nariz nos encontramos mucha fruta roja madura, por detrás aparece un pimiento asado muy agradable. En boca encontramos mucho equilibrio, con una entrada suave, los taninos presentes no llegan a ser molestos y aportan a la untuosidad en boca, destaca el sabor dulce de ciruela mezclado con notas a chocolate aportadas por su paso en barrica. Un vino para ser acompañado de una comida como por ejemplo carnes rojas asadas, o una buena comida al disco. Ideal para tener más de una botella en casa y cada tanto ir descubriendo su evolución.

Agradecimientos

Quiero agradecer a Mauricio por recibirme en la bodega. No tenía la suerte de conocerlo personalmente pero encontré un profesional de primera pero por sobre todo una excelente persona, la charla fue como si nos conociéramos de toda la vida y destaco que siempre estuvo dispuesto a compartir sus conocimientos y experiencias fuera de esta entrevista incluso. A Bodega Antucura por proporcionarme los vinos incluidos en esta degustación, los cuales recomiendo totalmente por su precio calidad.

¡Salud! Y hasta la semana que viene.

Ignacio Borrás.







Esta nota habla de:
Más de Economía