Según Arroyo, sin el IFE y el ATP la pobreza sería del 51%

El funcionario nacional dijo que el gran problema es la inflación, aunque reconoció que los planes del Gobierno para ayuda de trabajo equivalen a la mitad del salario mínimo.

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, dijo que las cifras de la pobreza en la Argentina serían mucho peores si el Gobierno nacional no hubiera aplicado el IFE y el ATP. De acuerdo al funcionario nacional, la cifra de pobreza hubiera llegado al 51% y la de indigencia a 27,9%.

Según consideró Arroyo el problema de la Argentina no es la falta de actividad sino el aumento de la inflación. En este sentido, dijo que el problema es la intermediación en las cadenas productivas. 

"Si hay un rebrote vamos a encarar medidas sociales excepcionales, adicionales a las que están vigentes", afirmó y recordó que en el segundo trimestre del año pasado, cuando se lanzaron el IFE y el ATP la pobreza había subido al 49% y la economía había caído 19 puntos.

Reconoció que "la situación es claramente crítica", porque mientras se necesitan "$57.000 para no ser pobre y $24.000 para no ser indigente", el programa Potenciar Trabajo "arranca de un ingreso de base que son $10.800.  "A partir de ahí el gran tema es mejorar los ingresos", señaló el funcionario.

"Está lejos, pero es la mitad del salario mínimo y hay 850.000 personas hoy que tienen el programa Potenciar Trabajo, que arrancan cobrando ese dinero", detalló.

Esta nota habla de: