Un Wine Bar mendocino busca desembarcar en ciudades del mundo

Bendito Rufián, ubicado en Guaymallén, propone un concepto desestructurado en el mundo del vino, sirviéndolo tirado en copa". La idea, llegar con su franquicia a lugares como Perú, Miami, Colombia, Montevideo, Santiago de Chile, Buenos Aires y San Pablo.

El Wine Bar que abrió sus puertas en plena pandemia con la idea de descontracturar el mundo del vino, lanzó a través de un evento, su franquicia con el fin de desembarcar en el país, pero también en las principales ciudades del mundo. Se trata de Bendito Rufián, ubicado en La Barraca Mall de Guaymallén.

Abrió con la intención de darle al cliente una perspectiva diferente de lo que ya había en Mendoza respecto a la oferta del vino. Según contó Javier Moyano, quien emprende este negocio junto a Pablo Ocaña, Marcos Menegazzo y José Candeloro, la marca decidió expandirse a través del modelo de franquicia cuando captó que las peculiaridades de la misma fueron bien recibidas por los mendocinos.

"Bendito Rufián creó un concepto desestructurado en el mundo del vino a través de un sistema dispensers para servir vino tirado en copa", dijo el socio fundador y agregó: "Pero esta no es la única particularidad de Bendito, ya que trabaja exclusivamente con marcas de autor. Se trata de una propuesta mucho más atrevida de lo que se conocía en Mendoza respecto al vino. A eso se le suma la especialidad en carnes ahumadas, así como también en cafetería y la música chill out que invita a vivir una experiencia única".

La franquicia de Bendito Rufián

Marcos Menegazzo explicó sobre la idea de franquiciar la marca: "Como socios fundadores consideramos que este concepto puede ser exitoso en otras ciudades del mundo, ya que en Mendoza la oferta es amplísima. Para otros puntos sería realmente una novedad".

Por su parte, Jorge Bliman destacó el profesionalismo con el que se trabaja, el valor humano, la calidad del servicio y de los productos. "El modelo de negocio de Bendito Rufián está muy bien planteado. Un bar de vinos de autor combinado con tecnología, especialidad en carnes ahumadas y cafetería, cumple las expectativas de una amplia gama de público. Y desde ese punto de vista, el concepto puede tener potencial para expandirse tanto a nivel nacional como internacionalmente".

Mientras que Nicolás Suraci explicó: "En Mendoza hemos hecho un trabajo tan grande en la industria vitivinícola, que cada vez que pisamos otras ciudades del mundo nos reconocen por eso. Por ende, poder ofrecer una marca que está relacionada al vino, pero desde un concepto diferente promete éxito no solo a nivel local, sino también nacional e internacional".

Y cerró: "Mendoza hoy es sinónimo de calidad de vinos. Entonces, que haya un Wine Bar con el concepto de vino tirado, de autor y especialidades en gastronomía, sin dudas hace que tengamos más chances de desembarcar en otras ciudades como: Perú, Miami, Colombia, Montevideo, Santiago de Chile, Buenos Aires y San Pablo, entre otras".

Esta nota habla de: