El caso Bonarrico y el manejo avieso de la información

"Personalmente me ha producido una enorme desazón el accionar de las autoridades a las que consideraba, siempre con suma cautela, gente honesta y comprometida con sus deberes", reflexiona en esta columna de opinión Eduardo Da Viá..

Eduardo Da Via

El bochornoso 'caso Bonarrico' ha sacudido el cómodo statu quo tanto parlamentario como ejecutivo, limitándose cada uno a tratar de lucir lo más sacrificado posible en pos del bienestar social, bienestar que, por otra parte debiera ser el sumo objetivo y la razón de ser de todos y cada uno de los miembros del aparato gubernamental, pero sin acciones concretas que justifiquen sus puestos en la sociedad. Sus bonachonas caras, entre las que se destaca la del pastor de mentas, son las máscaras que se colocan para disimular sus mentiras y sus verdaderos apetitos.

Cansados estamos de saber los esperanzados votantes que somos meros escalones por donde trepan los políticos, obviamente pisoteándonos sin piedad alguna, hasta apoltronarse en los respectivos sillones desde donde, teóricamente comenzarán a luchar titánicamente por una mejor calidad de vida de sus necesitados ciudadanos, en especial de los que menos tienen, aquellos que a diario chapotean en el lodo de la miseria para mantener la cabeza al aire y poder subsistir un día más esperando alcanzar el nivel de ciudadano digno prometido a vivas voces desde los estrados a los cuales se encaramaron oportunamente, los hoy ya devenidos en legítimas autoridades, para propalar esperanzas vanas, sabedores de estar mintiendo procazmente.

Lo que en realidad hacen a diario es tratar la oposición, de desacreditar al oficialismo, practicar una oposición destructiva sin tener para nada en cuenta si los proyectos oficialistas son de provecho para los gobernados; todo lo contrario mientras más útil más peligroso porque es la manera de asegurar la permanencia de la facción actualmente en el poder, restando chances a la vuelta de la oposición perdidosa.

Subsidiazo: Ética Pública investigará el caso y su titular se negó a preopinar

El gobierno debe fracasar necesariamente para poder arribar los verdaderos salvadores.

Esta ha sido la oportunidad venida del cielo literalmente, de la mano de un pastor evangelista.

¡Qué tétrica casualidad!

La palabra evangelista viene del griego koiné ?????????? (euangelos, ?? = "bueno, buena", ??????? = noticia, mensaje), que significa aportador de buenas noticias, fundador de buenas nuevas.

En el Antiguo Testamento, el Dios de Israel se compara con frecuencia con un pastor. El uso de la palabra pastor proviene del empleo bíblico de la misma. El Antiguo Testamento utiliza la palabra hebrea ??? (ra?ah) más de 170 veces para describir tanto los cuidados y alimentación de las ovejas como en Génesis 29:7, como para describir los cuidados y alimentación espiritual de las personas como en Jeremías 3:15: «y os daré pastores según mi corazón, que os apacienten con ciencia y con inteligencia»

En el Nuevo Testamento el sustantivo griego ?????? (poim?n) y el verbo ???????? (poimaino) suelen traducirse, respectivamente, como «pastor» y «pastorear». Ambas palabras son usadas un total de 29 veces, la mayoría de las veces para referirse a Jesús. Por ejemplo, Jesús se denomina a sí mismo el «buen pastor» en Evangelio de Juan 10:11. Las mismas palabras se emplean en el relato del nacimiento de Jesús en el capítulo 2 del Evangelio de Lucas para referirse literalmente a pastores de ovejas.

Oficial: salió el decreto que deroga el subsidio de $18 millones para la fundación de Bonarrico

Nada más lejos del verdadero significado ut supra expresado, por parte de este lenguaraz gordinflón, político con oscilantes adhesiones a distintas plataformas según su propia conveniencia, y para colmo, cosa habitual entre pastores evangelistas, junto con un selecto conjunto de adláteres, manejan dineros de los incautos feligreses y del poder público para volcarlos supuestamente en beneficio directo de los necesitados.

En este lamentable episodio de la política mendocina, se trata de una cifra significativa que gentilmente le asigna el poder público, mediante decreto 684/22 rubricado por el vicegobernador Mario Abed, a cargo del Poder Ejecutivo en temporaria ausencia del titular, más la confirmad de dos ministros, firmantes también del decreto, Victor Ibañez de Gobierno y Raúl Levrino de Seguridad.

Aquí hay tema para rato, pero seamos concisos y señalemos no entender la premura para la firma del decreto en ausencia del Gobernador, como si de una urgencia social se tratara, y por otra parte, la no participación del ministerio que a mi entender estaría más calificado para decidir el otorgamientos de fondos a un individuo con destino a supuestos beneficios sociales, cual es el Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes con la Dra. Ana María Nadal como titular.

Es una verdadera incógnita para mí la participación del ministro de Seguridad en el otorgamiento del subsidio y lamento percibir un tufillo a complicidad, claro, admito haber tenido Covid en 2019, y el percibir olores inexistentes pudiera ser secuela de mi enfermedad.

Además de Abed: ¿qué ministros avalaron el subsidio a Bonarrico que derogó Suarez?

Los destinos del dinero nunca fueron dados a conocer por el beneficiario. Lo que me hace suponer, después de más de 80 años transitando este país, que el destinatario más probable es el mismo "pastor" y sus colaboradores.

Personalmente me ha producido una enorme desazón el accionar de las autoridades a las que consideraba, siempre con suma cautela, gente honesta y comprometida con sus deberes.

Pero ésta ha sido la largamente esperada oportunidad del Justicialismo para abroquelarse a pesar de los numerosos diferendos internos que los carcomen y erigirse en impolutos jueces, siendo que con absoluta seguridad, sabían de antemano las componendas del siempre sonriente y aun así repugnante pastor, con el poder provincial.

Claro, como la pulcritud y la inocencia son calificativos de los que con justicia, valga la tautología, no goza el justicialismo, no habían abierto la boca, enredados como están en la estéril lucha interna y en la más estéril aun empresa de querer demostrar que a nivel nacional son un gobierno ejemplar, a pesar del desastre administrativo y de la absoluta incapacidad para detener la deletérea inflación, que como en la Divina Comedia, va haciéndonos caer en el infierno de la pobreza a pesar de trabajar y no robar, como lo hacen la mayoría de los argentinos que hasta ahora tienen trabajo estable, pero que ven decaer su poder adquisitivo día a día.

El lenguaraz Bonarrico les abrió la puerta para que incluso se atrevan a hablar de denuncia penal etc. cuando la segunda Presidente, porque tenemos dos en paralelo, caso único en el mundo democrático, enfrenta decenas de causas por valores que transforman los 18 millones del Bonarrico en míseros centavos.

El gobierno provincial le entregará $18 millones a la fundación del exsenador Bonarrico

Mal Bonarrico, mal el Gobierno, mal la oposición; y ante esta terrorífica suma de males, nosotros, los contribuyentes, eventuales esperanzados votantes, no tenemos otra posibilidad que mirar y escuchar asombrados como los unos y los otros se burlan de nosotros o, lo que es aún peor, nos ignoran por completo.

Tenemos el legítimo derecho a saber que destino tiene cada centavo del erario público que sale de las arcas gubernamentales, por la simple razón de que es NUESTRO DINERO el que manejan, incluidos sus desproporcionados salarios; debemos ser informados en detalle de los destinos elegidos con las justificaciones verdaderas que lo expliquen.

La derogación del decreto, lamentablemente no restaura la confianza, que a mí al menos, me merecía el Gobernador Suarez, supiese o no de la existencia del mismo firmado por su supuesta mano derecha, el vice gobernador; pero ni él ni todo el ejército de políticos ocupando cargos para su propio beneficio, habrán de sufrir las consecuencias.

El Justicialismo feliz, rebosante de honestidad y de preocupación por su querido pueblo, "LO MEJOR QUE TENEMOS" según palabras del General Perón.

Mientas tanto el "affaire" Bento transcurre a paso de tortuga descerebrada, y nadie dice nada.

Antes de terminar quiero referirme a una verdadera paradoja, así como este Bonarrico es el paradigma del Mal Pastor, les cuento que existe una afección muy grave, casi siempre mortal, que se llama "síndrome del Buen Pastor".

El PJ denunciará penalmente a Ibañez y Bonarrico por el subsidio millonario

Síndrome llamamos los médicos aun conjunto de signos y síntomas que caracterizan un cuadro determinado, en este caso es una complicación pulmonar en pacientes portadores de insuficiencia renal avanzada. Se la conoce con el mencionado nombre por la sencilla razón de que se trata del apellido de un distinguido colega norteamericano, que en el año 1919 describió la enfermedad y cuyos nombre y apellido eran Ernest Goodpasture, todo junto, de ahí mi traducción más arriba, pero que nada tiene que ver con lo religioso sino que simplemente es un apellido que uno podría desglosar y traducirlo, aunque tal como es, todo junto, no tiene significado especial.

Lástima que el desfachatado protagonista de este éste lamentable escándalo se llame Bonarrico en vez de Goodpasture y que actuase como tal pero traducido.

Esta nota habla de: