Minería de Chubut: ¿cuál es el rol de los políticos?

Escribe para Memo el geólogo Eddy Lavandaio: "Ya son casi veinte años en los que los mal llamados líderes políticos (funcionarios, legisladores y punteros) decidieron esconderse y ceder sus lugares y tribunas a los predicadores del ecologismo internacional que se ha caracterizado por oponerse al desarrollo económico y social de muchos lugares del país en perjuicio de miles de familias argentinas".

Eddy Lavandaio

La Legislatura de Chubut decidió abrir una ventana (un poco menos que una puerta) para atraer posibles grandes inversiones destinadas a poner en marcha la minería metalífera en la parte central de su territorio.

Inmediatamente se produjeron violentas manifestaciones callejeras en las que se puso de relieve el intenso y profundo odio que anida en esas personas hacia el trabajo de los mineros. Tal como lo explicamos recientemente (libro "Minería: Perón y después", Editorial Dunken 2021) esas manifestaciones y ese odio son el resultado de un adoctrinamiento (eufemísticamente llamado concientización) muy bien organizado y financiado desde el año 2002 en adelante.

Ya son casi veinte años en los que los mal llamados líderes políticos (funcionarios, legisladores y punteros) decidieron esconderse y ceder sus lugares y tribunas a los predicadores del ecologismo internacional que se ha caracterizado por oponerse al desarrollo económico y social de muchos lugares del país en perjuicio de miles de familias argentinas. Bien vale aclarar que esos políticos se escondieron pero no renunciaron a cobrar los buenos sueldos que pagamos entre todos los ciudadanos. En definitiva, son veinte años de dominio ecologista por encima de los partidos políticos.

Antimineros quemaron el diario El Chubut en Trelew

Sería muy oportuno que los responsables del gobierno provincial nos informen cuál ha sido la evolución económica y social de Chubut en esos veinte años.

¿Se crearon nuevas fuentes de producción? ¿Aumentó el empleo privado? ¿Se redujo el empleo público? ¿Aumentó el superávit fiscal? ¿Disminuyó la pobreza? ¿Bajó la desocupación? ¿Desapareció la precarización laboral? ¿Se incrementó el empleo formal y mejoraron los sueldos promedio de los trabajadores privados?

Si las respuestas fueran negativas, significarían que el odio inoculado no sirvió para nada bueno y abrirían la posibilidad de que los propios políticos muestren a la población esos resultados para convencerlos de su error.

Antimineros prendieron fuego la Casa de Gobierno de Chubut

Pero si las respuestas fueran positivas, deberíamos pensar seriamente en echar a todos los políticos y dejar que nos gobiernen los ecologistas.

EL AUTOR. Eddy Lavandaio. Geólogo - Matrícula COPIG 2774A.


Esta nota habla de: