De dulce y de agraz: las dos noticias que recibió la Argentina con respecto al FMI

Por un lado se confirmó que en agosto recibiría más de US$3.000 desde el organismo. Sin embargo, también se deslizó la idea de que el acuerdo por los US$45.000 millones que le debe el país al organismo se postergará para el próximo año.

En medio del avance de la pandemia y en lo que parece ser un respiro en cuanto al aumento de casos de la segunda ola, la relación con el FMI sigue siendo una de las preocupaciones del gobierno nacional. Esta semana hubo una buena y una mala para la Argentina, aunque la mala puede traer más problemas que los beneficios que llegarían con la buena.

En primera instancia el directorio del Fondo Monetario Internacional (FMI) tratará el próximo viernes 25 de junio una iniciativa inédita, que contempla la aprobación de la asignación de 650.000 millones de dólares en reservas a los países miembro.

Esta medida hará que a la Argentina le corresponderán cerca de 3.450 millones de dólares. Fondos que serán girados a los países a fines de agosto.

El vocero del Fondo, Gerry Rice, expresó que "esta asignación sin precedentes de Derechos Especiales de Giro de $ 650 mil millones, es con mucho la más grande en nuestra historia".

De hecho, el principal objetivo de la ampliación de la moneda que decidió el FMI es proveer de liquidez a países con escasas reservas y problemas de financiamiento.

La Argentina tiene un 0,67% de cuota en el FMI, le corresponderá al menos unos 3.450 millones de dólares, que automáticamente pasarán a engrosar las reservas. Precisamente el kirchnerismo aprobó en el Senado aprobó en mayo un proyecto de declaración para tratar de ponerle límites a Guzmán y pedir que se usen para financiar la puesta en marcha de políticas públicas y no al pago de deuda como la del Club de París

La mala con el Fondo

A pesar de ese dinero fresco que le entrará a la Argentina, por otro lado llegó una mala noticia porque el Fondo Monetario Internacional estima que el acuerdo para refinanciar u$s 45.000 millones con la Argentina finalmente se cerrará en 2022, y no este año.

De acuerdo con fuentes citadas por la agencia Bloomberg, según entienden en el organismo internacional, el presidente Alberto Fernández no ve mayores incentivos para alcanzar un acuerdo en el corto o mediano plazo.

Esto porque en el FMI no esperan avances en un plan económico y en materia de austeridad fiscal, sobre todo con las elecciones de medio término de noviembre de por medio.

Además, en el organismo analizan la relación interna en el gobierno. Por un camino va el ministro de Economía, Martín Guzmán, quien en abril último precisó que lo importante para la Argentina es "hacerlo bien, más que rápido". Sin embargo, por el otro ven la postura del kirchnerismo -y que se mantiene- de que no se puede pagar porque no hay plata.

Esta nota habla de: