Desde Asinmet, con los tapones de punta a los "manipuladores" que detractan Portezuelo

En una extensa charla, el referente de Asinmet criticó el manejo de la información que hizo la FEM respecto a un documento en contra de Portezuelo del Viento. Julio Totero disparó contra empresarios, políticos y juristas.

Portezuelo del Viento cada semana trae alguna noticia "bajo el agua". En esta ocasión, se trata de lo ocurrido semanas atrás cuando la Federación Económica de Mendoza (FEM) emitió un documento en contra de que la obra hidroeléctrica avance. Ahora, desde Asinmet, salieron con los tapones de punta por la "manipulación" que aseguran hubo al respecto.

Primero, el documento que supuestamente estaba firmado por 32 entidades que de una u otra manera están vinculadas al sector, sólo tuvo el apoyo de 12 de esa treintena. Así lo afirmó Julio Totero, dirigente de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de Mendoza, que además envió el material para respaldar sus palabras.

La historia, siempre según el relato del referente de Asinmet, empezó justamente en la reunión de la FEM. "Allí se discutió el tema Portezuelo pero para mí estuvo manipulado lo que ocurrió. Las exposiciones a favor de ese documento, que está en contra de Portezuelo, fueron defendidas por un par de gerentes de cámaras como Nicolás Vicchi de Acovi y Juan Manuel Gispert de la Cecitys", nombró Totero.

Para él, si bien la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas tiene intereses porque sin agua no pueden vivir, la posición tan ferviente en contra que manifestó la Cámara Empresaria de Comercio, Industria, Turismo y Servicio no tenía sentido y respondía a otros temas internos de fondo.

"El otro sector que defendía la nota era el vinculado a las constructoras. La Cámara de Constructores Independientes (Cecim) tenía dos argumentos erróneos que les expliqué. Estaban hablando sobre supuestos de consultorías acerca del costo total de la obra. Decían que costaría 150 millones de dólares y no es así. Llegaban a un valor de 1.600 millones de dólares para la licitación. Y decían que a Mendoza le faltaban casi 600 millones de dólares, que eso lo iba a sacar la Provincia de la obra pública de los próximos cinco años. Y nos íbamos a quedar sin obra pública para escuelas y hospitales. A ese punto dramatizaron", se explayó.

El sector político y los juristas en contra

Por otra parte, el empresario metalúrgico como parte del diálogo con Memo también se refirió el grupo político Olascoaga que "está encabezado por Arturo Lafalla y Eduardo Sancho, entre otros. Es toda gente muy respetada y con la que tengo diálogo permanente. Pero en este tema puntual no se ha podido conversar, se pusieron en una fundamentación muy radicalizada. Aunque también hay gente dentro del grupo que no está de acuerdo con ellos", reconoció.

Seguidamente, señaló a los juristas, como por ejemplo Mathus Escorihuela que "decía hace un año atrás que no había problemas legales y que estaba todo resuelto con La Pampa. ¿Por qué ahora sale a decir lo contrario? Ya no sé qué los moviliza a los abogados que tienen esta posición, que es totalmente extemporánea. Porque además la justicia no se ha caracterizado por hacer justicia", disparó.

Así, Totero describió toda la situación como "una ensalada enrarecida bastante compleja". Y aprovechó para remarcar que la posición de Asinmet es marcar que lo que está realmente en juego con la construcción del embalse es un modelo de provincia de base agrícola-

"El agro es un sector al que hay que estar ayudando permanentemente y es muy importante en Mendoza. Pero hoy no se puede destinar todo al sistema agrícola, sí a obras que generen recursos posteriores que se puedan destinar al sostenimiento de otras actividades menos rentables", opinó.

Y siguió: "Con Portezuelo tiene que empezar ese círculo virtuoso de obras que permitan que con esos se empiece a hacer el Baqueano sobre el río Diamante, Los Blancos sobre el Tunuyán y Gateado I, II y Uspallata sobre el Mendoza. De manera, tendríamos cuatro o cinco centrales hidroeléctricas nuevas en un período de 20 años y el agua de todos los ríos de la provincia, regulada".

El problema de la pérdida de agua en el río Atuel

Mientras se avanza con la obra más esperada del siglo, para el dirigente de Asinmet hay que ir estudiando el tema trasvase y resolver los problemas de pérdida de agua en el río Atuel. "Si volcamos agua en el Atuel como está actualmente, lo único que haremos será colocar agua en un colador. Se pierde el 66% de su caudal por infiltración y mal uso. Hay que trabajar en impermeabilización y riego tecnificado", remarcó.

Para ir cerrando su visión de todo el tema, Totero también marcó que es fundamental la capacidad de repago de la obra y la tarifa del megawatio obra generado es crucial: "El Nihuil por ejemplo cobró 38 dólares el megawatio generado pero los nuevos proyectos hidroeléctricos van a cobrar tarifas de entre los 70 y 130 dólares, como por ejemplo Añacuá y Techín en Tambolar (San Juan)".

Según la cuenta que sacó para graficar, la cantidad de megawatios generados al año daría más de 60 millones de dólares anuales. "Y si sumás las regalías son 8 millones más. Por lo tanto, Mendoza recibiría alrededor de 70 millones por año, lo que implicaría que en 15 años se recuperaría el 100 por 100 de la inversión. La capacidad de repago es altísima para una obra de esta magnitud", concluyó el referente. 

Esta nota habla de: