Experimento Xiomara: el expresidente Zelaya y el gobierno de su esposa por "izquierda y derecha"

Entrevista exclusiva con Manuel Zelaya, el expresidente de Honduras que fue derrocado en 2009 y cuya esposa resultó ganadora de las elecciones realizadas semanas atrás.

G. Conte y S. Montiveros

Recientemente, la izquierda volvió a imponerse en Honduras después del golpe de Estado que sufrió Manuel Zelaya en 2009. Ahora, su esposa Xiomara Castro resultó electa presidenta y asumirá el 27 de enero de 2022 como la candidata más votada de la historia (50,63%).

Curiosamente, el matrimonio más representativo de la izquierda de Honduras es uno de los más ricos del país. Así lo admite el propio Zelaya, en una entrevista con Tormenta de Ideas, por radio Nihuil, en donde no reniega de su fortuna y justifica su giro al "progresismo".

Manuel Zelaya y Néstor Kirchner.

Escuchala haciendo click aquí o podés leer el desgrabado completo:

-¿Qué representa el triunfo de Xiomara Castro, que por otra parte es su esposa, después de todos estos años en que usted fue desalojado del poder?

-Los procesos electorales son hechos culturales e históricos que se pueden interpretar de muchos significados, pero si la evaluación se tiene que hacer desde el punto de vista del pueblo, de la capacidad del pueblo de análisis y de tomar decisiones, lógicamente hay una mayoría bien definida en Honduras que nos da un respaldo, específicamente a Xiomara. Es la candidata que participó por segunda vez desde el golpe de Estado y es la mujer que se fue a la calle contra el golpismo y que ha dado un mensaje de reconciliación y paz para el país que realmente le dio esperanza.

-Qué difícil debe ser retomar la agenda en un país donde la institucionalidad ha sido quebrada en muchas oportunidades y con una pobreza creciente ¿Cuáles son las perspectivas?¿Cómo piensan afrontar el cambio que ustedes creen necesario para Honduras?

-Tendría que aclararle que yo soy el coordinador del partido y asesor de la presidenta. La que toma las decisiones es ella, la que eligió el pueblo, y sobre el futuro es ella la que tendría que contestarle. Yo puedo contestarle sobre sus planteamientos, sobre lo que ella propuso en campaña, sobre cuales son los valores y principios que argumentaron en todo el proceso electoral.

-¿Y cuáles son esos argumentos?

-El programa está basado en un proceso de reconstrucción democrática del país, en la transformación de una dictadura que está actuando en el país hacia un proceso de democracia real, directa, participativa, más allá de la democracia liberal que es representativa. Transformar la forma en que se gobierna, ese es el proceso medular de la candidata, hoy presidenta electa. Asimismo la revisión del modelo neoliberal que durante estos 12 años se ha profundizado. Se han privatizado casi todos los servicios públicos, se han privatizado de una forma muy cuestionable, porque no se someten a verdaderas licitaciones, sino que se privatizan encarecido todos los productos básicos. Bajo esta posición política se ha logrado sumar diferentes sectores de derecha, de izquierda, de centro si se les quiere llamar así y sectores conservadores que se han sumado a la campaña de Xiomara. Eso lleva de por sí a la elaboración de un plan mínimo de gobierno que se basa en retornar a un sistema de justicia, de derecho que estuvo interrumpido durante doce años. Una lucha frontal contra la corrupción y al mismo tiempo tratar que las formas del Estado vuelvan a ser democráticas. Eso requiere transformación de leyes, de transformación de artículos muy importantes de la Constitución para volver a convertir a Honduras en un estado abierto y democrático que le sirva al pueblo para sus aspiraciones.

-Quería preguntarle por los países que limitan con Honduras y cuyos gobiernos están acusados de ser antidemocráticos. Dos gobierno de ideologías distintas. ¿Quería saber su posición sobre el gobierno de Ortega en Nicaragua y sobre Bukele en El Salvador?

-Vuelvo a hacer la diferencia entre mis opiniones y lo que será el futuro de las relaciones internacionales. Nosotros como prácticas de soberanía e independencia respetamos a las demás naciones y tratamos de no inmiscuirnos y especialmente con nuestros vecinos. Con Nicaragua tenemos casi mil kilómetros de frontera y con El Salvador tenemos exageradas relaciones históricas y muy importantes para nosotros. Entonces respetamos la independencia y soberanía para mantener los ideales de la región que es la integración económica, social y posteriormente política.

Manuel Zelaya y Cristina Kirchner.

-Más allá de eso le pregunto a usted como expresidente que tuvo apoyo de Nicaragua para por lo menos llegar a la frontera cuando usted fue derrocado. ¿Para usted Daniel Ortega es un dictador, como acusa parte de la dirigencia política de América Latina?

-No sé qué opina usted, pero nosotros actuamos en base a principios de autodeterminación, de soberanía popular. Hace poco Donald Trump dijo que en la campaña de Biden había hecho fraude, se tomaron violentamente el Capitolio y entonces yo no tendría por qué opinar de esto, porque es un tema que resuelven las leyes de Estados Unidos. Lo resuelve también su sistema de justicia y el presidente Biden ha enviado misiones en este momento a Honduras, muy diferentes a las que envió Donald Trump porque hace cuatro años Estados Unidos vino aquí a imponerlos un fraude electoral y hoy Biden ha venido a pedir que se respete la voluntad popular. Entonces por qué tiene usted que opinar los problemas internos de otros países. Ustedes están acostumbrados a eso porque son periodistas y habla de lo que se le ocurre y es un derecho a la libertad de expresión. Pero nosotros, como usted dijo soy un expresidente, tengo algún tipo de deferencia en cuanto a las opiniones de otros países y respeto eso mucho para poder convivir.

-Usted no quiere hablar de otros países, pero en 2009 todo el mundo habló de lo que pasó en Honduras.

-Hay extremos, por ejemplo nosotros estamos en contra de la guerra, de las invasiones, de las masacres, de los golpes de Estado, de los escuadrones de la muerte. Extremos en defensa de los Derechos Humanos y la defensa de la carta democrática interamericana, que es importante para nuestros países. Otra cosa es inmiscuirse en los procesos internos de las sociedades.

-Usted ha establecido vínculos internacionales muy fuertes ¿Piensa asumir algún rol concreto en el gobierno de su esposa?

-Me agradaría que investigara eso, porque todavía no ha empezado el gobierno y así me ayuda a investigar. Estoy igual que usted, esperando que ella tome decisiones.

-¿Está esperando que le ofrezca algo de alguna manera?

-Sí.

-Usted hizo nos informó de algo que desconocíamos, que una amplia alianza acompaña a la señora Castro. Aquí hemos hablado con muchos expresidentes y algunos de ellos nos decían que hoy por hoy no existe izquierda y derecha y que se busca identificar a los gobiernos de otra manera. ¿Está de acuerdo con esto?

-Hay un poder hegemónico que gobierno no solamente nuestros gobiernos y que es el sistema de estado capitalista. Eso no se puede negar nadie. Ese poder hegemónico es ideológico, material y tiene componentes estructurales. La destrucción hoy de la naturaleza y la explotación inmisericorde de todos los recursos naturales se debe precisamente a la falta de planificación de los estados, porque han  confiado en que sea el mercado el que tenga a cargo la responsabilidad respecto al futuro de la humanidad. Nosotros lo que hemos enfrentado son monopolios y oligopolios, acuerdos comerciales que violentan los proceso de integración de buscar salidas éticas y sociales a los problemas de la sociedad. Claro que debe haber un debate y debe darse sobre la realidad, porque ninguna teoría sirve sin la realidad. Esa praxis es la que debe orientar la clasificación.

-Algunos analistas de izquierda han señalado que tanto su esposa Xiomara Castro y usted provienen de familias capitalistas, vienen del partido liberal y dieron un giro a la izquierda. ¿Qué los llevó a cambiar su forma de pensamiento?

-Las generalizaciones se usan para hacer calificaciones, pero muchas veces generalizaron los conceptos sobre la realidad. Es absurdo llamar capitalista a alguien que está con una carreta vendiendo algo, eso es un emprendedor. Yo pienso que venimos de familias que han tenido históricamente tierras, o sea que se les ha llamado feudalistas, aunque nuestras familias han sido muy generosas con la distribución de tierras y en casi todas nuestras propiedades habitamos con aldeas y convivimos con comunidades enteras. El partido que me llevó a la presidencia de la República es de centro derecha, yo lo ubiqué en centro izquierda porque considero el sistema salvaje del capitalismo ya no representa soluciones, ya está agotado en la historia. El sistema que dominando hoy el mundo de dejarlo todo al interés comercial y olvidarse que existen los seres humanos, es un sistema de hacer justicia totalmente inadecuado, inhumano, entonces ante esa realidad yo me ubiqué en la práctica del gobierno en una centro izquierda. Lo digo claramente, porque los sectores conservadores me dijeron es peligro que en un país conservador se ubique en centro izquierda. Entonces les dije quítele lo del centro que es como indefinido y entonces se comenzó a hablar de izquierda. Entonces nosotros hemos hecho una alianza táctica, tenemos gente valiosa de centro y Xiomara Castro encabeza ese proceso de alianzas, porque las alianzas no se hacen entre pares, se hacen con posicionamientos ideológicos disímiles y divergentes en muchos casos. Entonces hemos buscado donde encontrarnos, los puntos de coincidencia. De eso se trata este proceso con componentes fuertes de izquierda, también conservadores y de centro que se está visualizando para el progreso de Honduras.

Esta nota habla de: