El político mendocino que fue "vocero y amigo" del Gral. Baduel, compadre y ministro de Chávez, que murió ayer

Quien fuera considerado el mentor de Hugo Chávez, su "amigo del alma", ministro de Defensa y quien lo salvó en una intentona de golpe de Estado, murió en la prisión a la que Chávez lo condenó cuando planteó divergencias. Su "vocero para América Latina" es un político mendocino que ha pasado por todos los partidos y ahora es candidato.

La familia del general Raúl Isaías Baduel, quien fuera compadre y ministro de Defensa de Hugo Chávez, se enteró de su muerte por la red social Twitter. El fiscal general del régimen chavista, Tareck William Saab, anunció su fallecimiento en prisión en su cuenta esta madrugada, hora española. Padecía covid y no superó la enfermedad.

Quien fuera ministro de Defensa con Hugo Chávez tenía 66 años y llevaba en la cárcel desde abril de 2009. Recientemente había sido trasladado de la prisión conocida como La Tumba al Helicoide.

Baduel, el mentor de Chávez,  con Romano.

El político mendocino Marcelo Romano, que trabajó en Venezuela en tiempos de Chávez, fue su "vocero para América Latina" y así se presentó en donde pudo, intentando elevar la figura del militar que, siendo nacionalista, se enfrentó a su gran amigo y creador del chavismo cuando este concretó su alianza con el castrismo cubano, situación de la que Baduel fue testigo directo.

Romano le contó al diario UNO que cuando Julio Cobos aceptó ser vicepresidente de Cristina Kirchner, se fue del país. "Me harté, me fui a trabajar a Venezuela, representando a funcionarios que estaban en contra del régimen chavista. Viví allí tres años, y después regresé al país".

En algún momento sirvió de enlace del exgobernador con aquel país y lo llevó de visita.

Esto decía en aquellos tiempos en que hablaba en nombre del ahora fallecido Baduel:

El "mentor" de Hugo Chávez, Raúl Isaías Baduel, quiso detentar el poder. Su "contacto en América Latina" fue el mendocino Marcelo Romano que, tras ser candidato a intendente de San Carlos por la UCR, asesorar a Laura Montero, ser miembro del Frente Renovador de Sergio Massa, militar con Guillermo Pereyra, ser candidato al Congreso de Roberto Lavagna, cambiar hacia el sector de José Luis Ramón y se sumó con Vadillo a la "marca" Partido Verde del que hoy es candidato.

Romano dijo en su momento que acredita una "vieja amistad" con el militar venezolano y su familia, y el trabajo, inclusive, en la Venezuela en donde Chávez ya comenzaba a adherir al socialismo cubano y eso generaba una fuerte división interna y las denuncias en su contra de Baduel.

Ofició entonces de vínculo para hacer conocer fuera de Venezuela a Baduel "para contar la verdad real de la política venezolana y luchar por la libertad legal". En ese rol, Romano encabezí las gestiones ante el Estado Vaticano en la búsqueda de una intervención del propio papa Francisco en su situación, pero no lo consiguió.

"Baduel -dijo Romano cundo se lo acusó de encarar un golpe desde la cárcel en donde murió, en nombre de la familia del militar- no va a hacer nada fuera de la Constitución".

- ¿No está Baduel dentro del intento de golpe de Estado que denuncia Maduro y su gente?

- No, para nada. Los que conocemos a Baduel estamos absolutamente persuadidos de que es una patraña. Es una excusa del régimen venezolano para seguir teniéndolo dentro de la cárcel. Porque si lo transforman en un sedicioso, en alguien que se está alzando en armas contra un régimen constitucional, será la excusa perfecta para que Baduel siga tras las rejas.

Romano negó "rotunda y absolutamente" que esté detrás de una intentona de ese tipo y reafirmó: "Él ni siquiera acompañó a Chávez en el golpe de 1992. Se incorporó después a su gobierno porque jamás quiso actuar por fuera de lo que dictaba la Constitución".

Quién fue Baduel

Para el vocero del general retirado venezolano, se trata de una persona "de un grupo de cuatro militares que hizo el "Juramento de Samán de Güere", un juramento hipocrático que de alguna manera imitó lo que hizo Bolivar en el Monte Sacro, comprometiéndose a librar a Venezuela de las cadenas que la aprisionaban".

"De esos cuatro líderes -continuó su relato- que eran Costa Carles, Chávez, Urdaneta Hernández y Baduel, este último es el único que quedó con un apego a la Constitución y una defensa a ultranza de los intereses de la República. A diferencia de lo que sucedió con Chávez -acotó- Baduel nunca participó en un alzamiento armado y sí tuvo una participación manifiesta a favor de la institucionalidad constitucional".

Lo ponderó por el liderazgo ejercido en 2002 cuando rescató a Chávez de la isla de La Orchila, en donde había sido secuestrado y confinado y lo restituye en el poder. "Yo no rescaté a un amigo -recuerda Romano que dijo Baduel- sino que salve al Presidente Constitucional".

"Hizo retornar a la democracia a Venezuela que había sido sometida a un golpe de Estado por la oposición venezolana", calificó.

Ponderó que Baduel fue instituido entonces como "uno de los hombres más fuertes de Venezuela, al mando del Ejército y del Ministerio de Defensa".

La ruptura

Romano ubica el conflicto del "amigo entrañable de Chávez" Baduel cuando el entonces presidente venezolano produce un viraje ideológico. "Chávez pierde la confianza cuando le presenta a Fidel Castro y después de hablar no más de 30 minutos con Baduel, se da cuenta que es un defensor de la República y, como Fidel asesoraba a Chávez, detectó alguna especie de desconfianza y lo vio como una amenaza para su amigo Chávez. Le dio la razón para no confiar en él".

Baduel, agregó, lo abandona cuando detecta que "Chávez se encamina a transformarse en un presidente vitalicio y se opone a la reforma de la Constitución".

"Chávez -abundó Romano- pierde la primera elección de su vida cuando Baduel previamente le pide al pueblo venezolano que no abrazara la reforma constitucional. Ese día histórico del 2 de diciembre del 2007 no gana la oposición: pierde Chávez, porque tres millones de chavistas no acuden a votar por recomendación del general Baduel."

A prisión, donde muere

La última foto de Baduel en prisión data de 2018.

Al general Baduel lo condenaron en 2010 por presunta sustracción de dinero de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y abuso de poder. En 2015, después de pasar seis años y ocho meses en la cárcel militar de Ramo Verde, le otorgaron la libertad condicional.

Le revocaron la medida en enero de 2017. Un día antes de que cumpliera su condena, el régimen de Maduro lo acusó de traición a la patria e instigación a la rebelión, según informó El Nacional.

El caso de Baduel está reflejado en los informes de la Misión Internacional Independiente de Derechos Humanos de las Naciones Unidas para Venezuela, donde se da cuenta de las torturas que ha sufrido el general Baduel durante su encarcelamiento.

La hija del general Baduel, Andreína Baduel, negó que su padre tuviera coronavirus y ha acusado al régimen chavista de asesinarlo. "Nos reiteró que no se iba a prestar a las bufonadas de la tiranía", ha difundido en Twitter. Un hermano de Andreína, Josnars Adolfo Baduel, también está encarcelado.

El director de Foro Penal, Alfredo Ramos, señala en su cuenta de Twitter cómo el general Baduel es el décimo preso político que fallece en la cárcel desde 2014 y el tercero que pierde la vida este año.

Juan Guaidó, presidente encargado de Venezuela, acusó la régimen de Maduro de haber «asesinado» a quien fuera ministro de Defensa de Hugo Chávez entre 2006 y 2007. "Al general Baduel lo asesinó la dictadura. Lo secuestró, lo torturó y le negó atención médica. Tras doce años de sufrimiento, Baduel es el décimo preso político que muere a manos del régimen", dijo Guaidó en sus redes sociales.

Esta nota habla de: