Por qué afirman que hubo un "golpe institucional" contra Bolsonaro en Brasil

El general Walter Souza Braga Netto, como Jefe de Estado Mayor de Planalto, asumió la coordinación de la crisis sanitaria por el coronavirus, tomando partido por el ministro de Salud, Luis Henrique Mandetta y deja fuera de circuito al presidente Jair Bolsonaro.

Equipo Memo

Una nueva forma de interrupción del poder democrático se vive en Brasil. Se puede decir que tiene un presidente que sigue siéndolo, pero a quien la Corte Suprema de Justicia le ha impedido difundir lo que piensa en contra de la prevención del coronavirus covid-19, y con ministros que se le enfrentan decididamente, como el de nada menos que de Salud, en medio de la pandemia. 

Jair Bolsonaro podrá seguir actuando grotescamente en las redes, pero en la conducción de la crisis por el covid-19 ya no: lo reempaza directamente el jefe de la Casa Civil, el general Walter Braga Neto. Así lo confirman varias fuentes, que citamos a continuación:

- El diario O Globo, en el que el columnista especializado en poder y política Merval Pereira hizo referencia a "un presidente cercado". "En un momento tan crítico -escribió- el presidente Bolsonado ha mostrado signos de un desequilibrio emocional peligroso, lo que obstaculiza la acción del propio gobierno". Además, informó que "para mediar en la relación conflictiva con su ministro de Salud, Luis Henrique Mandetta, el general Braga Neto asumió la coordinación durante la crisis, dejándolo en el papel de interviniente informal en el Gobierno, Asegura que no hay desafíos formales para el Presidente, pero asegura que Mandetta brinde orientación oficial dentro de criterios técnicos más que políticos".

- La prestigiosa periodista argentina en Sao Paulo, Eleonora Gossman, quien habla directamente de "golpe blanco" contra Jair Bolsonado en un artículo difundido por el portal La Política Online.

- El diario italiano La Repubblica, publicó este sábado: "En este clima de tensión y miedo, las noticias del supuesto golpe 'institucional', con la aprobación de entregas operativas al Ministro de la Casa Civil, una especie de Primer Ministro, se están expandiendo. Los periódicos y sitios web brasileños no mencionan esto", dice Daniele Mastrogiacomo, periodista del diario italiano. 

- Otra versión circulante es la agitada por el periodista Horacio Verbitsky, en la que afirma que "un alto funcionario del ejército brasileño comunicó a un correlato argentino que las autoridades no están escuchando al presidente Jair Bolsonaro al tomar decisiones"."Hubo una comunicación telefónica de un alto jefe del ejército brasileño con una de Argentina, en la que el brasileño informó que habían tomado la decisión de eludir al presidente Bolsonaro en todas las decisiones importantes", dijo el comunicador sobre el programa "Habrá Consecuencias" , de Radio El Destape. Verbitsky afirmó que Bolsonaro actúa como un "monarca sin poder efectivo" y que ahora dirige el país es el general Walter Braga Netto, de la Casa Civil.

- La información fechada en Roma asegura que si bien puede ser exagerado el papel de Braga Neto, en los hechos es quien desplaza a Bolsonaro de la conducción de la crisis sanitaria. Esto sucede justo un día después de que Bolsonaro asegurara a la prensa de que "en medio de la guerra no se desplaza a un general", en referencia a que no echaría, por ahora, a su ministro de Salud, con quien defiere de cabo a rabo en cómo abordar la crisis.

El general Walter Souza Braga Netto, abundó La Repubblica en Italia, recibió el papel de 'director de operaciones'. Tendrá en sus manos la dirección y centralización de toda la administración del gobierno durante la crisis del coronavirus. Su título es 'Jefe de Estado Mayor de Planalto'. El mismo artículo explica que "la nueva misión informal fue el resultado de un importante acuerdo que involucró a ministros y comandantes militares y al Presidente de la República". Para muchos, el artículo informa que "la misión de Braga Netto no es más que una intervención o una junta militar que coordina al gobierno", dice el texto del periódico italiano.

Todo el arco político brasileño apoya a su ministro de Salud y, de hecho, los gobernadores han avanzado en contra de las directivas del mandatario, que se niega a decretar cuarentena a los trabajadores, en ejercicio de sus consignas populistas que, lógicamente, reciben respaldo en las redes sociales, el termómetro y brújula que el ahora institucionalmente desplazado mandatario utiliza.

Esta nota habla de:
Más de Poder