Suarez contó por qué quiere eliminar las salas de la Suprema Corte

Es sabido que el Poder Ejecutivo apunta a reformar el organigrama del máximo tribunal. "El 70% de las causas caen en una misma sala", se quejó el gobernador este jueves.

Finalmente, este jueves el gobernador Rodolfo Suarez contó por qué presentará un proyecto para modificar la estructura de la Suprema Corte que, entre otros puntos, contempla que ya no habrá división en salas (Civil y Comercial; Penal y Laboral; y Administrativa).

Por enésima vez, Suarez insistió con la reforma de la Constitución

"Los abogados litigantes esperan que determinada sala esté de turno para poner demandas ahí. Entonces, hoy tenemos que más del 70% terminan en una misma sala. Esto está produciendo una anomalía en el funcionamiento de la Corte", explicó el gobernador.

Entonces, ante esta situación, Suarez consideró que "lo más justo es que todas las causas se sorteen entre los jueces, con un sistema de transparencia absoluta". Así lo explicó, en pocas palabras, este jueves durante la apertura del Congreso Nacional de Derecho Procesal.

En efecto, el objetivo de Suarez y su equipo es terminar con una modalidad habitual en tribunales: sabiendo cómo están compuestas las salas, los demandantes eligen en qué fecha presentarse para obtener una sentencia que, casi con seguridad, les será favorable.

Por ejemplo, la primera quincena de un mes, una acción procesal administrativa o un planteo de inconstitucionalidad "cae" en la Sala 1 de la Corte, mientras que en la segunda parte de un mes, le toca a la Sala 2. Ocurre que la primera es afín al radicalismo y la segunda, al peronismo.

Entonces, en determinadas causas, un demandante puede llegar a tener una idea de cómo fallaría la Sala 1 compuesta por Teresa Day, Pedro Llorente y Julio Gómez; y cómo podría llegar a decidir la Sala 2, compuesta por Omar Palermo, Mario Adaro y José Valerio.

Suarez, tras el discurso de apertura del Congreso.

¿Qué plantea Suarez? Modificar la estructura y el funcionamiento de la Corte para que cuando ingresa una APA o un planteo de inconstitucionalidad, se elijan jueces por sorteo y ya no exista certezas de antemano de qué magistrados tendrán en sus manos la causa.