Ilardo quiere que más periodistas critiquen el proyecto anti "fake news"

El senador peronista criticó en las redes la ausencia de periodistas que se opongan a la iniciativa radical de sancionar lo que sean consideradas como noticias falsas. Qué piensa el presidente de Diputados, Andrés Lombardi.

Equipo Memo

El tuiteo acusador del diputado provincial Lucas Ilardo cayó, esta vez, sobre los periodistas, a quienes quiere ver cuestionando la iniciativa de los diputados radicales Andrés Lombardi y Cecilia Rodríguez que busca multar a los medios que publiquen noticias falsas, "fake news". 

"Noto un silencio llamativo del periodismo frente a un intento descarado de limitar la libertad de expresión de un Gobierno al que no le gustó uno nota de un diario. Es llamativo. Debo ser yo", tuiteó en su hiperactiva cuenta en la que todo lo controla, aprueba o condena.

"He recibido no menos de 40 fake news desde que llegó la pandemia. Hay un audio de 7 minutos que circuló hace algunos días que, supuestamente, tenía dos médicos famosos como autores, y el audio no es de ninguno de los dos, la gente lo reenvía pensando que es cierto, y eso genera pánico y altera el orden público", dijo el presidente de la Cámara de Diputados, Andrés Lombardi, en diálogo con el programa "La Picada", por 91.3 Aurora.  

Y agregó: "Quien cree o difunda una fake news intencionalmente para transmitir pánico a la sociedad será sancionado con multa de hasta $50.000 pesos o con días de cárcel. Quien lo haga y, además, tenga algún cargo de responsabilidad con opinión calificada como dirigente político o empresarial, deberá cumplir con hasta 30 días de trabajo voluntario".

La medida no cayó bien en el sector periodístico, más allá de no se cumplan los deseos de Ilardo de que todos los periodistas le den la razón a su propia crítica, y tiene un origen más allá de lo admitido por Lombardi en la entrevista.

Sucedió que varios medios de los más relacionados con el Gobierno, vienen publicando informaciones vinculadas al tema sanitario consultando a una sola fuente, o diluyendo las características de representación de algún sector político o gremial de sus fuentes en el genérico "voces de la salud". Eso originó la una desmentida del Gobierno a un artículo de Los Andes y luego, este proyecto.

El periodista de Los Andes Marcelo Zentil salió a las redes -como pocas veces lo hace- para poner en cuestionamiento el proyecto, y lo hizo en los siguientes términos: 

Sin embargo, ha habido más, como por ejemplo citar casos de personas con discapacidad aparentemente desatendidas en un nosocomio, exponerlas públicamente para captar más clics en sus sitios digitales y que esa situación no sea verdad ni se haya tomado la voz de las autoridades del hospital, ni respetado la identidad de la persona vulnerable.

Por ello la apelación a combatir las "fake news" apareció una vez más en la agenda, pero al parecer más por incapacidad propia de saber ni verificar si responden a una decisión de las empresas periodísticas o si responden a errores de periodistas poco profesionales o malintencionados.

El director de Memo, Gabriel Conte, comentó en las redes el tema, y su parecer de que lo mejor va a seguir siendo que se polemice y exponga a las noticias cuando se las crea poco calificadas o directamente, falsas, más allá del afán sancionador:

Nunca resultó positivo ponerle cepo a las noticias y, para ello, los gobiernos cuentan con instancias bastante desarrolladas de diálogo y vinculación con los medios. Por lo que se estima que llegar a imponer una ley habla, en gran medida, del fracaso de todas las partes y no solamente de una de ellas.

De todos modos, democráticamente, el proyecto de ley deberá someterse a la discusión de los legisladores antes de convertirse en ley y será allí en donde podrán conocerse los argumentos tanto a favor como en contra, o inclusive, alternativas probables.

Esta nota habla de: